La mitad de las causas por drogas en el país son por hechos menores

Cifras oficiales señalan que se usan muchos recursos para perseguir al consumidor; en la Capital, se archivan el 96% de los expedientes por tenencia simple
Gabriel Di Nicola
(0)
16 de octubre de 2016  

En la Argentina, donde el narcotráfico sigue siendo un viejo problema que, por el momento, no parece tener solución, el sistema penal invierte gran parte de los recursos humanos y económicos en combatir delitos menores de la ley drogas, como son la tenencia y consumo de drogas.

En 2015, en el país hubo 22.020 expedientes judiciales por violación a la ley de estupefacientes: el 50% fueron causas iniciadas por delitos como tenencia para consumo personal (37%) y tenencia simple (13%).

Si se excluyen a los distritos que se adhirieron a la ley de Desfederalización (las provincias de Buenos Aires, Córdoba, Salta, Formosa y Chaco) la proporción de delitos menores asciende a 53 por ciento (39% por tenencia para consumo personal y 14% por tenencia simple).

El paco es una de las drogas que más adicción genera
El paco es una de las drogas que más adicción genera Fuente: Archivo - Crédito: Ricardo Pristupluk / LA NACIÓN

Además, si se comparan los datos de 2015 con los de 2014, se advierte que el año pasado crecieron las investigaciones judiciales por tenencia para consumo y tenencia simple (50% contra 45%), pero se disminuyeron los expedientes judiciales por delitos más graves como comercio o tenencia para transporte o almacenamiento (41% contra 46%).

El estudio tiene otro dato alarmante: en 2015, sólo en la ciudad de Buenos Aires hubo 3632 causas judiciales por el delito de tenencia de estupefacientes para consumo personal. El 96 por ciento de estos expedientes judiciales termina archivado.

Así surge de un informe estadístico elaborado por la Procuraduría de Narcocriminalidad (Procunar), a cargo del fiscal federal Diego Iglesias, al que tuvo acceso LA NACION.

"La intención del trabajo fue analizar parámetros que permitieran ilustrar hacia donde se dirige la persecución penal en materia de drogas, analizando las causas judiciales de 2015.Se pudo comprobar algo que se venía observando y que es lo más preocupante: en todo el país se repite un mismo patrón, que es una baja eficiencia del sistema penal, al direccionar un parte muy importante de los recursos humanos y materiales en la persecución de los llamados delitos menores de la ley de drogas", afirmó el fiscal Iglesias.

Según el responsable de la Procunar, organismo creado en febrero 2013 por la procuradora general de la Nación, Alejandra Gils Carbó, la persecución penal de delitos menores "distrae recursos de donde se deben concentrar, que es la investigación de la narcocriminalidad: la criminalidad organizada vinculada al tráfico ilícito de drogas y sus delitos conexos".

Influencia del caso Arriola

En marzo pasado, LA NACION informó que a casi siete años de que la Corte Suprema de Justicia declarará inconstitucional la penalización de la tenencia de droga para consumo personal, fallo conocido como Arriola, las causas judiciales por este tipo de delitos habían aumentado en los juzgados y fiscalías federales de Comodoro Py.

Después del "fallo Arriola", mucha gente creyó que se puede fumar libremente marihuana en cualquier parte. Y esa supuesta "apertura" al consumo no fue tolerada por la decisión de la Corte. Según explicó en su momento el Centro de Información Judicial (CIJ) "la Corte no se expidió ni legitimó el consumo con ostentación hacia terceros, ni aquel con intención de comercializar, y sólo se refirió a la marihuana. No se consagró un permiso legal para consumir indiscriminadamente sino sólo en el supuesto que definió con rigor. No se adoptaron posiciones sobre la conveniencia de la sanción penal del consumo de drogas o su despenalización".

Según el trabajo de la Procunar, el 62% de las 20.020 causas judiciales por infracción a la ley de drogas comenzó por "la acción preventiva" de las fuerzas de seguridad.

"Este dato está profundamente relacionado con la preponderancia de causas por delitos menores, especialmente por tenencia para consumo personal, en su mayoría iniciadas por tareas de prevención dada la persecución de casos de flagrancia por parte de fuerzas de seguridad", se explicó en el informe de la Procunar.

En otras palabras: la mayoría de las causas que se inician por medio de la acción de las fuerzas de seguridad son casos donde se detienen a personas fumando marihuana en la calle.

El estudio de la Procunar dividió al país en regiones: Ciudad de Buenos Aires (CABA), región Bonaerense (sólo los delitos de comercio y contrabando), región Noreste (Santa Fe, Corrientes, Entre Ríos, Misiones, Formosa y Chaco), región Patagónica (La Pampa, Neuquén, Río Negro, Chubut y Santa Cruz), Región Centro-Cuyo (Mendoza, San Luis, Córdoba, San Juan y La Rioja) y Región NOA (Jujuy, Salta, Santiago del Estero y Tucumán).

Según el informe de la Procunar, en la región CABA durante 2015 hubo 7887 causas por infracción a la ley 23.737 (estupefacientes) y violación de artículo 866 del Código Aduanero (contrabando).

El 55% de los 7887 expediente judiciales que se tramitaron el año pasado en la ciudad de Buenos Aires en los fueros federal y en el penal económico fueron por delitos menores. En cambio, los delitos de contrabando (4%) y comercio, transporte y almacenamiento (39%) sumaron el 43% de las investigaciones.

Si se compare el año 2015 con 2013 y 2014, se redujo de forma considerable el porcentaje de causas judiciales por los delitos más graves vinculados con el narcotráfico. Mientras que en 2013, los expedientes por tráfico ilícito fueron el 46% del total y en 2014 del 44%, el año pasado sólo fue del 39%; mientras que las investigaciones por tenencia para consumo y tenencia simple crecieron.

temas en esta nota

0 Comentarios Ver

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.