Déficit de viviendas: promesas vs. realidades

Martín Grandes
Martín Grandes PARA LA NACION
El gasto previsto por el Gobierno dista de las anuncios de campaña
(0)
16 de octubre de 2016  

Una dimensión importante de la pobreza estructural es el déficit habitacional y la privación del derecho del ciudadano a una vivienda digna. En la Argentina, el déficit habitacional según datos del Censo Nacional 2010 afecta a más de 3 millones de hogares o 25% de la población. Según ese censo, 1.255.817 hogares no poseían vivienda propia (déficit cuantitativo) y otros 2.156.658 sufrían privaciones cualitativas (hacinamiento, falta de membranas o luz, letrina, entre otros problemas). En otras palabras, uno de cada cuatro hogares o cerca de tres millones enfrentan problemas de déficit habitacional, y es posible que debido a la intervención que sufrió el Indec entre 2007 y 2015, la cifra sea en realidad aún más elevada.

El Plan Nacional de Vivienda está integrado esencialmente por tres programas: 1) estímulo del crédito hipotecario privado para la clase media o media-alta; 2) el nuevo Procrear, que otorga créditos y subsidios estatales para “casa propia” o “desarrollos urbanísticos” para la población con ingresos comprendidos entre dos y cuatro salarios mínimos (aproximadamente entre $ 13.000 y $ 26.000 sumando los ingresos de los miembros del hogar), y 3) microcréditos para refacción, ampliación o terminación de vivienda, dirigidos a familias con ingresos menores a dos salarios mínimos. Ahora bien, ¿qué promesas electorales hizo el actual gobierno y que reflejan las metas anuales y plurianuales del presupuesto 2017?

Cambiemos prometió 1 millón de créditos hipotecarios (250.000 por año, en promedio), 400.000 viviendas construidas y terminar más de 200.000 que están en curso, o bien 150.000 viviendas –entendemos sociales– por año. Lejos de las promesas, el presupuesto 2017 prevé la construcción de 120.000 viviendas sociales, la entrega de 175.000 créditos subsidiados (Procrear) y 40.000 microcréditos anuales en los próximos tres años. Esto arroja un promedio de construcción de 40.000 viviendas sociales y 57.000 créditos subsidiados por año (Procrear), que cubriría anualmente un 8% del déficit habitacional cuantitativo, en caso de ser ejecutadas las obras al 100% de la meta presupuestada.

En conclusión, las metas presupuestarias están aún muy distantes de cubrir las promesas de campaña y particularmente están lejos de cerrar la brecha del déficit habitacional. Es imperioso tomar un rumbo de acción que contemple al menos dos programas: el primero es reactivar la línea para construcción en una coyuntura donde ésta cae a tasas interanuales de 15 a 20% hasta agosto, y sólo parece encontrar un piso gracias a la obra pública. El segundo consiste en un ambicioso plan de microcréditos destinados a refacción y ampliación de vivienda para los hogares con ingresos inferiores a dos salarios mínimos. La UCA estima la demanda potencial por estos créditos en 1 millón, hallazgo consistente con la cifra del déficit cualitativo.

Investigador del Centro de Innovación de los Trabajadores (Citra) y del Conicet

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.