Electrónica 99

Luego de las raves, el movimiento comienza a asentarse
(0)
19 de febrero de 1999  

Pasó la pirotecnia inicial, la excesiva promoción, las multitudinarias raves. Ahora es el momento de la etapa dos. Lo auténtico sale a flote, lo superficial se esfuma en el camino.

La próxima edición de Station , segundo compilado del sello de Charly Alberti, Url Records, y la aparición de 001 , CD que sirve como punto de partida para el proyecto de la Fundación Proa, marcan el definitivo despegue de la electrónica local.

Hasta aquí, las bandas, solistas y DJ que hacían música electrónica debían conformarse con el ámbito de las discos, las raves y la edición independiente de su material en tiradas que oscilaban entre 500 y 1000 copias. Claro que había excepciones, como el caso de DJ Deró.

Casi un seleccionado

En Url Records conviven una serie de músicos y DJ con la que bien podría armarse un seleccionado de la escena local, como Audioperú (Rudie Martínez), El Signo, Microesfera, Juan Self, Diego Cid y Frecuencia Infinita (Carlos Shaw), entre otros.

Primero con Insomnia y ahora con Station ,el sello de Alberti se abre paso en un mercado aún incierto, superpoblado de ofertas internacionales y unas pocas muestras de electrónica criolla. La distribución está a cargo de BMG y esto posibilita que se encuentre en Musimundo, Tower y en las demás disquerías.

"Esta es la primera vez que conseguimos que la música electrónica local trascienda lo under -afirma Leo Satragno, de El Signo-. Estamos en el principio, a punto de saltar al paso que sería trabajar en el sistema."

Leo y Gastón Satragno, de El Signo, y Rudie Martínez, de Audioperú, coinciden en que hay un porcentaje importante de público que permanentemente está atento a las nuevas propuestas. "El problema es que la industria va a lo seguro, vende sólo cumbia y latina. Obviamente, este estilo de música no es consumible tan fácilmente como los otros."

Para Rudie, la intención es generar una música que pueda trascender más allá de la frontera del pequeño circuito. "Si la electrónica está tan bien vista en todo el mundo, acá puede pasar lo mismo -comenta-. Es hora de que se conozca, que puedas comprar material de los artistas locales en cualquier disquería, no sólo en las especializadas."

Música totalmente física. La definición le pertenece a Rudie y sirve para encuadrar a la electrónica, suerte de cruza entre acertijos futuristas y abusos acertados en la relación del músico con las variantes que ofrece la tecnología.

"No tenés que ser erudito para escuchar la música que hacemos -agrega-. Si no querés conocer los diversos estilos, no lo sepas. Es música que se siente. Podés bailar, podés relajarte, podés hacer lo que quieras."

Desde 1997, los domingos de verano la terraza de la Fundación Proa se convierte en un laboratorio de experimentos y pruebas varias. A partir de las 18, Pedro de Mendoza 1929 -esquina Caminito- es el epicentro de la movida electrónica local. Para retratar esto, Sergio Avello llevó adelante su intención de crear un sello, Proa (Rec), y empezar con un primer compilado, 001 . De él participan, entre otros, Pommerenck, DJ Peggyn, Estupendo, Trineo, Leo García y Daniel Melero.

Fundación ambient

"Todo comenzó con los shows de la terraza, pensados como conciertos de DJ, no como dance -cuenta Sergio Avello-. Era una manera didáctica de mostrar las distintas tendencias. Los shows tuvieron mucho éxito y algunos se grabaron. Con el material que fuimos guardando más algunas grabaciones de los DJ en sus estudios, se fue conformando el CD de 15 tracks."

Lo que primero comenzó como un sitio ideal para que se reúnan amigos y conocidos de la escena, derivó en un imán para atraer a los que lentamente se van sumando a la electrónica. "Al armar el sello existe la posibilidad de que gente nueva pueda darse a conocer. Sólo el domingo pasado recibí diez demos, de los cuales hay cuatro superpublicables."

Este domingo continúan los conciertos de Proa con el DJ Diego Ro-K, pero ahora el escenario está en la calle. "Estamos aprovechando el lugar donde se instaló una estructura del arquitecto norteamericano John Hejduk. Es un escenario muy tecno, oscuro. El otro día tocó Victoria Abril y lograron una puesta perfecta para su música."

La Fundación cuenta también con un sitio en Internet ( http://www.proa.org.ar ) con imágenes de los shows y material del CD editado.

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?