Recorrido: comida de Idishe Mame para disfrutar

Ajim
Ajim Crédito: Xavier Martín
Como nos gusta celebrar comiendo bien, elegimos lugares de cocina judía donde el ritual del disfrute es todo.
Lila Bendersky
(0)
21 de octubre de 2016  • 00:00

AJIM

Si hay un barrio típico de comida judía, es Once. Lo que hicieron los hermanos Guido e Ignacio Aizenberg, chefs y dueños de Ajim, fue subir la apuesta abriendo un deli kosher con una estética palermitana en plena calle Tucumán. La comida es genial, pero lo mejor es el mix del ambiente: desde bobes hasta teens y turistas que pasan por la zona.

Lo mejor: falafel de lafa, un pan árabe bien fino ($110).

Cuánto: los calentitos cuestan $30. Los sándwiches, desde $110, y los platos como el shnitzel de pollo, $190.

Dónde: Tucumán 2620.

Cuándo: domingo a jueves, de 11 a 00. Viernes, de 11 a 15. Sábados, de 21 a 00.

www.ajim.com.ar

ERETZ BAR

Eretz Bar
Eretz Bar Crédito: Xavier Martín

Cualquier plato que pidas en Eretz te traslada a los sabores y las texturas de la comida israelí. El lugar fue creado por tres jóvenes de allá junto con una argentina, quienes idearon un menú con las recetas que cada uno tenía de sus abuelas. Como buen restaurante israelí, los platos son abundantes y bien condimentados. Un imperdible es el brunch, que te hace sentir que estás en pleno Tel Aviv.

Lo mejor: shakshuka, una cazuela tradicional de salsa de tomates frescos y huevos guisados ($125).

Cuánto: las entradas cuestan, en promedio, $85, y los principales como el falafel arrancan en $140.

Dónde: Malabia 1583.

Cuándo: martes a jueves, de 16 a 1. Viernes a domingo, de 12 a 1.

En FB: eretzbarisraeli.

MISHIGUENE

Mishiguene
Mishiguene Crédito: Xavier Martín

El chef Tomás Kalika sí que supo llevar la gastronomía judía a un nivel superior: tomó las recetas de su abuela y las modernizó utilizando nuevas técnicas de cocción. Cada plato es una verdadera obra de arte y todo es íntegramente elaborado en la cocina del lugar. Para comer las delicias que preparan acá, no te olvides de reservar.

Lo mejor: los varénikes, en los que emplea schmaltz, un condimento popular usado por los judíos del norte de Europa ($295).

Cuánto: los platos como el gefilte fish arrancan en $250 y las entradas como el babaganoush empiezan en $225. El postre, como el blintze de ricota y mascarpone, cuesta $195.

Dónde: Lafinur 3368.

Cuándo: lunes a sábado, de 12 a 16 y de 20 a 1. Domingos, de 12 a 16.

www.mishiguene.com

LA CRESPO

La Crespo
La Crespo Crédito: Xavier Martín

Clarisa, la dueña de este local, recorre cada mesa, charla con los clientes y revisa los productos que sirven. Si llegás a estar soltera, ¡te busca alguien para engancharte! Todas las recetas son riquísimas y pertenecen a su propia historia familiar. Cada bocado transmite el amor por la cocina y por la tradición.

Lo mejor: el hot pastrami ($165).

Cuánto: los calentitos como los knishes, los bohíos y los latkes arrancan en $32; las comidas como el goulash o el kreplaj cuestan $125 y $129, respectivamente. Las especialidades de la casa, como las remolachas a la menta, empiezan en $80.

Dónde: Thames 612.

Cuándo: martes a viernes, de 11:30 a 20. Sábados y domingos, de 11:30 a 18:00.

www.lacrespo.com

Receta de Clarisa La dueña de La Crespo. N os enseña a hacer latkes.

Tomar tres papas grandes, pelarlas, rallarlas y agregarles dos huevos y una cucharada colmada de harina. Condimentar con sal y pimienta. Tener aceite bien caliente en una asadera, echar por cucharadas hasta dorar. Tarda aproximadamente 10 minutos.

HOLA JACOBA

Hola Jacoba
Hola Jacoba Crédito: Xavier Martín

Comer en este lugar es un viaje directo a las raíces de la tradición judía. La deco está repleta de objetos típicos de la colectividad. Mientras comés suenan los clásicos temas que te hacen bailar sin parar en cualquier casamiento. Tenés desde los clásicos latkes de papa hasta el gefilte fish al horno. Todo es supervisado por la bobe Sara, abuela de Andrea Armoza, una de las dueñas.

Lo mejor: la picada doble Hola Jacoba, con hummus, tabule, pasta de berenjenas, kipes, lajmayin, knishes, sambuzak y bohíos ($356).

Cuánto: los calentitos cuestan $32. Las picadas oscilan entre $185 y $660. Los platos principales, $180.

Dónde: Thames 1801.

Cuándo: martes a viernes, de 19 a 00; y sábados y domingos de 12 a 16 y de 20 a 00.

www.holajacoba.com.ar

BENAIM

Benaim
Benaim Crédito: Xavier Martín

Si tuviésemos una idishe mame rockera, estaría cocinando en Benaim. La propuesta de este local ubicado en Palermo combina platos callejeros con diferentes tipos de cervezas artesanales. Es un lugar descontracturado, ideal para que vayas con tus amigos o con tu pareja. El patio, con sus luces de colores y sus plantas, le da un toque especial y único a este combo perfecto.

Lo mejor: la musaka ($110).

Cuánto: los sándwiches son geniales, arrancan en $100 y se pueden agregar papas fritas ($60). La cerveza tirada es lo más y cuesta $70.

Dónde: Gorriti 4015.

Cuándo: de lunes a jueves, de 18 a 0.30. Viernes, de 18 a 3. Sábados, de 12 a 3. Domingos, de 12 a 0.30.

En FB: BenaimBA.

LOS CLÁSICOS

Helueni: es imposible no parar en este local para comer un lajmashin, un knishe de papa o un bohío de verdura. Tienen almacén donde comprar hojas de parra, especias, vinos y matzá todo el año. Dónde: av. Córdoba 2495.

Rut’s Catering: a Rut Machta le gustaba tanto cocinar que hace trece años abrió un local en Villa Crespo. Siempre hay gente esperando para llevarse un pedido, como el pletzalej con pastrón y pepino y el clásico de la casa: “mortal de berenjena”. Tienen servicio de catering. Dónde: Loyola 211.

Olam: cuando falta un día para la celebración de alguna festividad, el local se llena de bobes que buscan solucionar rápido la cena de la noche. Los varénikes de papa y cebolla son un clásico del lugar. También encontrás farfalej, bohíos, sambuzak y fatay. Los dulces, un hit: la típica torta de queso y un muy rico strudel de manzana. Tienen delivery. Dónde: Junín 384.

Centro Guesher: está desde la década del 40 y es toda una marca registrada dentro de la comunidad sefaradí. Tenés kipes, niños envueltos en hoja de parra, tabule, babaganoush, kisir (trigo burgol con puré de ajíes dulces) y hummus. Abre todos los mediodías, pero es mejor ir el miércoles porque abren a la noche. Reservá. Dónde: Tte. Gral. Juan D. Perón 1878.

Mitzvá: es EL clásico de la comida judía en La Paternal. Isabel, la dueña del lugar, prepara los varénikes, el kreplaj con farfalej, el gefilte fish y el arenque marinado. Degustá el beigalej de queso (ricota y pasas de uva) y los blintzes, que son como unos panqueques de queso que se sirven con caramelo y helado. Dónde: av. San Martín 3999.

Cómo reconocer a una Idishe mame

  • Te pregunta 50 veces si querés más comida. Un plato vacío es su enemigo número uno. No existe dejar algo en el plato, pero tampoco concibe el hecho de que no repitas más comida.
  • Te cuenta todo de los hijos de sus amigas. “¿Sabías que el hijo de Beatriz está soltero y se acaba de recibir?”. No hace falta entrar a Facebook para enterarte de las novedades de los chicos de tu edad. Una idishe mame sabe todo sobre los hijos de sus amigas y te lo contará con lujo de detalles.
  • Es omnipresente. No se le escapa ningún detalle, quiere estar absolutamente en todo, te llama tres veces por día y, cuando se acerca alguna festividad o celebración, se pasa días cocinando las recetas que le enseñaron cuando era chica.
  • Abusa de los emoticones de WhatsApp. Cada dos oraciones cuela un emoticón para mostrarte que es una canchera bárbara con la tecnología. Aprovecha los mensajes de audio para mandarte cualquier cosa que se le ocurra. También es fanática de las mayúsculas a la hora de escribir en tu muro en Facebook.

¿Te gusta la cocina judía? ¿Qué otros lugares podés recomendar? Además te mostramos Comer en Villa Crespo

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?