Susana Giménez voló desde el Este para conducir su programa y celebrar el día de la madre

Su hija, Mecha Sarrabayrouse, la sorprendió durante el “vivo”, con un ramo de flores. “Te amo”, le dijo con mucha ternura y cierta timidez
(0)
21 de octubre de 2016  • 18:01

El sábado, a las seis de la tarde, Susana Giménez voló desde Punta del Este –había estado descansando unos días en su chacra “La Mary”– para compartir con los suyos el Día de la Madre y cumplir con un rito que mantiene desde hace años: cenar con su hija, Mecha Sarrabayrouse , y con su nieta, Lucía Celasco. Aunque esta vez la comida –que fue después del programa de Susana– tuvo un sabor especial porque Mercedes dejó de lado su habitual bajo perfil y sorprendió a Susana al aire al aparecer en el estudio con un ramo de flores. “¡Ay, mi vida, no lo puedo creer! Mecha, ¿qué pasó? Un milagro de Dios”, exclamó Susana. “Te amo”, le dijo su hija sonriendo. Y la diva, emocionada, le contestó: “Yo también te amo, me gustaría que sigas chiquitita. Hacete chiquitita y metete en mi panza otra vez”.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.