Personal Fest 2016: El jazz irreverente y lúdico de Jamie Cullum

Jamie Cullum en el Personal Fest 2016
Jamie Cullum en el Personal Fest 2016 Crédito: Santiago Filipuzzi
El carismático cantante, pianista y compositor británico cautivó al público con su energía contagiosa y su reconocido perfil crossover
Gabriel Hernando
(0)
23 de octubre de 2016  • 02:07

Sumado a último momento al line up del Personal Fest 2016, Jamie Cullum le otorgó el toque cool a un evento dominado mayormente por el pop, el rock, el hip hop y la música electrónica en sus más amplias y diversas variantes. Sin embargo, desde su reconocido perfil crossover, su presencia no sólo no desentonó para nada con el contexto festivalero sino que, además, le sumó brillo y calidad.

A diez años de su primera visita al país, el carismático cantante, pianista y compositor británico evidenció que aún conserva ciertos rasgos adolescentes amén de una notable evolución como intérprete e instrumentista. Partiendo desde sus inocultables raíces jazzeras, y aprovechándose al máximo de la libertad que otorga la improvisación tan propia del género, Cullum rompe todas las reglas y juega como un niño fusionándolas con el pop, el rock, el funk y el hip hop con una irreverencia, una desfachatez y una falta de prejuicios por demás notable.

Así sean temas propios (“The same things”, “When I get famous”, la irresistible balada “All at sea”), standards de jazz o alguno de sus muchos covers (aquí sonaron “Don’t stop the music”, de Rihanna, y el clásico de Radiohead “High and dry”, entre otros), Jamie les otorga a todos y cada uno de ellos una impronta tan única y personal procesándolos, reinventándolos y devolviéndoselos al público como composiciones totalmente nuevas.

Secundado por un prolijo y versátil cuarteto de neto corte jazzero (contrabajo, batería, teclados, guitarra y eventuales vientos), que con su groove y sus pasajes instrumentales de alto vuelo por momentos pareció trasladar a la multitud a un pequeño club de Nueva Orleans, Cullum se mostró como un experimentado, ágil y estupendo pianista, un correcto cantante y un fervoroso showman, parándose arriba de su piano de cola, utilizándolo como instrumento de percusión en los momentos más rítmicos, grabando al público con su teléfono celular y generando un constante ida y vuelta a partir de una energía y una vitalidad contagiosas.

Demasiado rockero quizás para los puristas del jazz y probablemente un tanto atildado para los amantes del rock, lo cierto es que, con su mirada fresca y contemporánea, esta especie de rara avis musical logró, sin proponérselo, despertar en audiencias bien jóvenes el interés por un estilo tradicional, cautivador y que, como todo lo clásico, jamás pasa de moda. Eso fue, ni más ni menos, lo que se vivió en la fresca noche de GEBA.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.