Suscriptor digital

The Walking Dead: Negan llegó, mató, y quebró a Rick en un episodio que ya es un hito dentro la serie

Repasamos lo que dejó el primer capítulo de la séptima temporada (atención, ¡hay spoilers!)
Martín Fernández Cruz
(0)
25 de octubre de 2016  • 00:34

Luego de varios meses de suspenso en The Walking Dead , finalmente se reveló a quién mató Negan (Jeffrey Dean Morgan) en su primer encuentro con el grupo de Rick Grimes (Andrew Lincoln) y la resolución de la trama dejó a varios totalmente sorprendidos. La llegada del nuevo villano, según se anticipó, iba a suponer un sismo dentro del status quo de la serie y, con apenas un episodio a cuestas, Negan se mostró como el más terrible de los rivales a enfrentar por los protagonistas.

La pesadilla acaba de comenzar

Que la carta de presentación de un villano sea un asesinato es la mejor forma de lograr el odio inmediato del público. Negan aparece y, al igual que sucede con su debut en la historieta, lo hace firmando un homicidio. En este caso, luego de un suspenso que se prologa unos insoportables diez minutos, se descubre que la víctima es Abraham Ford (Michael Cudlitz), algo que no resulta una sorpresa teniendo en cuenta el halo de despedida que él desprendió durante los últimos episodios de la sexta temporada. Esa muerte duele no tanto por la pérdida del personaje en sí, sino por el hecho de convertirse en el primer golpe que recibe Rick en la carrera hacia la desmoralización absoluta en la que lo ubica Negan.

El enemigo comprende que Grimes es el jefe de la tribu y la mejor forma de destruir al grupo es doblegando a su capitán. Y siguiendo esa lógica como eje, todo el episodio se convierte en una eterna muestra de poder de Negan, que parece decidido a someter a Rick a las torturas psicológicas más desalmadas porque luego de los batazos que le da a Abraham, demuestra que lo peor no había ni siquiera empezado.

El otro muerto y el casi amputado...

Lejos de ser el título de un cuento de Lovecraft, el otro muerto y el casi amputado representaron los momentos más terribles del episodio. Luego de Ford, y cuando el espectador pensaba que lo peor había pasado, refugiándose en la seguridad de que esa pérdida sería lo más grave del episodio, Negan va y le destroza (literalmente) la cabeza a golpes a Glenn (Steven Yeun), logrando un momento de gran dramatismo. Este asesinato sorprendió por varios motivos: ante todo, porque en ningún momento nadie, pero absolutamente nadie supuso que los muertos por Negan serían dos. Debido al amague de muerte del comienzo de la sexta temporada sumado a que en el cómic él es la víctima original, muchos daban por sentado que Glenn saldría sano y salvo, pero no fue así. La brutalidad y crueldad con la que muere (con el detalle del ojo prácticamente calcado de la viñeta) supone un trago igual o más amargo que los eventos de la "Boda roja" de Games of Thrones. La mirada de Maggie (que dicho sea de paso, está embarazada de Glenn) y las palabras finales que su pareja le dedica seguramente quedarán como uno de los minutos más desesperantes de esta historia.

Finalmente, llega el momento de la casi amputación. Cuando Negan parece retirarse informándole al grupo que a partir de ese momento deberán rendirle cuentas, el villano da un último golpe al obligar a Rick a hacharle el brazo a su hijo (Chandler Riggs). Luego de unos segundos que parecen horas, el hombre sonríe y simplemente da marcha atrás en esa decisión, pero en la cabeza del héroe, eso ya sucedió, debido a que el personaje entendió que estuvo dispuesto a cortarle el brazo a su Carl si con eso le salvaba la vida a su grupo. De esta forma, Rick termina de desmoronarse comprendiendo que para enfrentar a Negan no solo le hará falta una estrategia sólida sino también una fortaleza moral gigantesca que aún está años luz de tener.

Negan: el rival más grande de The Walking Dead

Como el teléfono sonando a las cuatro de la mañana así de perturbador es Negan. El villano interpretado magistralmente por Jeffrey Dean Morgan es el motor que impulsará varias de las próximas temporadas siendo la amenaza que indudablemente se convertirá en el malvado corazón de The Walking Dead. El puntapié inicial de este nuevo año no fue más que una gigantesca presentación de este asesino, que tuvo varios monólogos para jactarse de su maldad absoluta y ejecutarla. Negan es un rival hijo de esta época televisiva, que busca matar para imponer su identidad, pero que no puede abandonar esa megalomanía característica de los clásicos “malos” de ficción.

"The Day Will Come When You Won´t Be" fue un capítulo íntegramente dedicado a presentar a un personaje al que seguramente, el público odiará durante varios años más. Y ese odio visceral que apenas comenzó será el gran atractivo de una serie que procura reinventarse año tras año, porque los zombies, claramente, ya son parte del paisaje. El peligro, una vez más, son los humanos y la siempre terrible construcción social del hombre como lobo del hombre.

¿Cuándo se puede ver The Walking Dead? La séptima temporada de esta serie se emite los domingos, a las 22.30, en FOX1. Luego queda disponible en la App de FOX. Pero también está la opción de esperar un día y verla en el cable básico, ya que el canal FOX emite los nuevos capítulos, los lunes, a las 22.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?