Personal Fest 2016: cierre de lujo con No Te Va Gustar y un homenaje a Soda Stereo

No te va a gustar, en el cierre del Personal Fest 2016
No te va a gustar, en el cierre del Personal Fest 2016 Crédito: Fabián Marelli
La convocante banda uruguaya fue el número principal de la segunda y última jornada del festival con un show pleno de éxitos
Gabriel Hernando
(0)
24 de octubre de 2016  • 11:58

Con la mente puesta en la grabación de su nuevo álbum de estudio, bajo las órdenes del talentoso productor venezolano Héctor Castillo (Bowie, Bjork, Gustavo Cerati, Aterciopelados) y cuya salida está prevista para el próximo año, No Te Va Gustar se está despidiendo de El tiempo otra vez avanza, su último trabajo discográfico lanzado en 2014. Y qué mejor manera que hacerlo no sólo en vivo sino como número central en el cierre de un gran evento como lo es el Personal Fest .

Considerada una de las bandas más convocantes de los últimos tiempos a ambos lados del Río de la Plata, semejante participación y lugar en el line up no deberían sorprender y así fue que aceptó el convite y estuvo a la altura de las circunstancias. Y no era para menos, tratándose de una agrupación que en este tramo de su carrera ya conoce al dedillo cómo desenvolverse y qué tipo de set montar en un contexto festivalero.

“Buenas noches Buenos Aires”, da la bienvenida el cantante y guitarrista Emiliano Brancciari recibiendo como respuesta los aplausos y las ovaciones de una multitud que desde hora temprana se acercó a las instalaciones del Club GEBA para disfrutar de un show que no escatimó en hits ni en climas cambiantes y para hacer las veces de un gigantesco coro que cantó todas y cada una de las canciones que partieron del escenario.

La banda No Te va Gustar realizó un homenaje a Soda Stereo
La banda No Te va Gustar realizó un homenaje a Soda Stereo Crédito: Fabián Marelli

“Más mejor”, “Cero a la izquierda” y “Fuera de control” conectaron de inmediato a la audiencia con un NTVG que, con el paso de los años y sus sucesivos discos, alcanzó un sonido propio, distintivo y alineado cada vez más con la canción pop rock, dejando atrás aquella mixtura de sus inicios en la que convivían la murga, el candombe, el reggae y el ska. En esta nueva instancia, la sección rítmica (aunque presente) cedió espacio a los teclados y dio un mayor protagonismo a las guitarras, amén de la siempre activa participación de los vientos. Por su parte, temas como “Viajando sin espada” dejan traslucir un notorio acercamiento al country folk, tendencia que parece asomar también en “Prendido fuego”, festejado adelanto del álbum por venir.

Con una imponente pantalla de led haciendo las veces de telón de fondo y apoyando mediante atractivas imágenes las distintas historias interpretadas, el ida y vuelta jamás decayó gracias a un listado en donde brillaron “Al vacío”, “Comodín”, “Ese maldito momento” y “Chau” para luego dar paso a un sorpresivo y aplaudido homenaje a Soda Stereo plasmado a través de una correcta y respetuosa versión de “Cuando pase el temblor”. Después, y como para sacudirse el frío y olvidarse del viento que cerca de la medianoche se hacía sentir (y mucho) en esa zona de los bosques de Palermo, el combo uruguayo siguió sin dar respiro y cerró una noche de lujo con “Verte reír”, “El camino” y “Tan lejos”, entre otros hits.

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?