No Te Va Gustar bajó el telón del Personal Fest

La banda homenajeó a Cerati, la figura más recordada en las dos jornadas; The Kooks y Cypress Hill, dos buenos aperitivos
Dolores Moreno
(0)
25 de octubre de 2016  

Pasadas las 10 de la noche, No Te Va Gustar se adueñó del escenario principal de GEBA para ponerle fin a la segunda y última jornada del Personal Fest 2016. Con una batería de hits y un recorrido por toda su discografía, la banda uruguaya tocó 27 canciones durante casi 2 horas. Un viento frío y unas nubes coloridas servían de fondo de pantalla para escuchar a Emiliano Brancciari y los suyos manejar el tempo de una noche de reencuentro.

Con "Más mejor", "Cero a la izquierda" y "Con el viento", los orientales -los más convocantes de la grilla- arrancaron bien arriba en lo que sería una larga cita con sus seguidores argentinos. Con falsa modestia, el frontman saludó a su público y agradeció la oportunidad de cerrar el festival. "Esperemos estar a la altura", dijo y acto seguido le deseó feliz cumpleaños a Charly García. Los punteos de Pablo Coniberti fueron una constante durante el show, también los cálidos vientos de Martín Gil (trompeta), Denis Ramos (trombón) y Mauricio Ortiz (saxofón barítono).

"Fuera de control", "Al vacío" y "A las nueve" fueron las elegidas para ponerle un poco de movimiento al festival. No sólo hubo pogo entre los presentes, sino que el predio se convirtió en una suerte de cancionero popular. También hubo aires country con "Viajando sin espada" y un espacio para "Prendido fuego", el primer corte de difusión del noveno disco de NTVG, que será lanzado el año próximo y que aún no tiene nombre.

Las visuales y la pantalla gigante acompañaron a la perfección el espíritu del show con imágenes coloridas y algunas historias dentro de historias. La velada ya había pasado por uno de sus momentos más emotivos con "Chau", pero aún le faltaba el clímax que llegaría con un homenaje a Gustavo Cerati. Con "Cuando pase el temblor" y pocas palabras, Brancciari dejó al público conmovido. Algo parecido, pero a menor escala, a lo que había sucedido la jornada anterior cuando Andrés Calamaro invitó a Los Abuelos de la Nada a hacer dos temas en el escenario.

El setlist todavía tenía hit para rato. Con "Verte reír" y su coqueteo con el reggae, NTVG dio inicio a la última parte del recital que siguió con "El camino" y el ovacionado "Tan lejos". La banda uruguaya, que viene de presentarse en Montevideo y tiene previsto girar por México y Bolivia para terminar el año con dos shows en el Malvinas Argentinas, eligió un trío efectivo ("No hay dolor", "Te voy a llevar" y "No era cierto"), que dejó a los cuerpos cansados de tanto saltar y a las gargantas casi sin voz.

Antes, la banda indie The Kooks había dado un enérgico show. Con temas más viejos como "She Moves In Her Own Way" o los más actuales "Junk Of The Heart" y "Seaside", los ingleses supieron mantenerse firmes. El pico llegaría hacia el final con "Naïve". Pero el agite estaría a cargo de Cypress Hill. Con los últimos rayos de sol, los raperos de Los Ángeles habían salido al escenario principal. Conmemorando los 25 años de su disco homónimo (y debut), la banda dio un concierto a la medida de los amantes del hip hop. Sen Dog, DJ Muggs, B-Real y Eric Bobo abrieron la pista rapeando con "Get Me Up" y "Real State". Y para dejar bien claro cuál era su postura sobre la legalización de la marihuana, hubo mensajes sobre "la mejor hierba del mundo". "Insane In The Brain", "Latin Thugs" y "Latin Lingo" fueron los temas elegidos para despedirse del público que, con sus gorras a tono, no dejaba de menear la cabeza. También se presentaron en la segunda y última jornada Los Brujos, The Strypes, Cher Lloyd y Ángela Torres, quien debutó como solista.

Dos semanas, dos festivales

En el panorama cambiante de la música en vivo, al Personal Fest le tocó volver tras un año de ausencia. Convocó a 47 mil personas. Una semana atrás, al BUE fueron 39.500 espectadores. La cercanía en el calendario sólo sirvió para que sus productores salieran más preocupados que reconfortados.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.