España se acerca al fin del bloqueo político

Rajoy aceptó ayer el encargo del rey e irá por su investidura
(0)
26 de octubre de 2016  

Mariano Rajoy aceptó el encargo del rey Felipe VI de someterse al proceso de investidura
Mariano Rajoy aceptó el encargo del rey Felipe VI de someterse al proceso de investidura Fuente: Archivo - Crédito: Reuters

MADRID.- Tras diez meses de bloqueo político en España, la etapa más larga sin gobierno de su vida democrática está a punto de cerrarse.

El presidente en funciones, Mariano Rajoy, aceptó ayer el encargo del rey Felipe VI de someterse al proceso de investidura al tener garantizados los apoyos suficientes.

"El rey me ha encargado que vuelva a someter mi candidatura a la investidura como presidente del gobierno y he aceptado el encargo", señaló ayer Rajoy, tras reunirse en el Palacio de la Zarzuela con el rey.

Rápidamente, la presidenta del Congreso de los Diputados, Ana Pastor, informó que el debate de investidura comenzará esta tarde, lo que permitiría que el voto decisivo sea el sábado, antes de que venza el plazo del 31 de octubre.

Rajoy, en el poder desde 2011, ya fracasó en su primer intento de investidura a comienzos de septiembre pasado, pero ahora debería lograrlo gracias al cambio de postura adoptado por los socialistas.

El Partido Socialista Obrero Español (PSOE), que vive una grave crisis interna que provocó la dimisión de su líder, Pedro Sánchez, anunció el domingo pasado que en la primera votación dirá no y en la segunda se abstendrá, por lo que Rajoy superará el trámite con el apoyo de Ciudadanos y Coalición Canaria. Esta decisión, dijo Rajoy, fue "razonable y responsable".

De este modo, el líder conservador contará previsiblemente con el apoyo de 170 de los 350 diputados del Congreso en la segunda votación que se realizará el sábado, lo que permitirá poner fin a la larga parálisis política española, una etapa que incluyó la celebración de dos elecciones y otros dos procesos de investidura fallidos.

Sin embargo, la abstención socialista en la investidura no garantiza la gobernabilidad de España debido a la fuerte fragmentación de la Cámara y a que el PSOE sólo ofreció una abstención en el segundo debate. Más allá de eso, ningún pacto de gobierno fue anunciado aún.

Por ello, Rajoy advirtió que si resulta investido, trabajará "desde el primer día para que este gobierno sea capaz, estable y duradero" y "eso sólo será posible con diálogo y con acuerdos". "Me gustaría contar con una mayoría parlamentaria más amplia y comprometida", sentenció el conservador, que confió en que tras su investidura se abra "un período de cooperación y diálogo".

Además de la abstención del PSOE (85 diputados), Rajoy contará con el apoyo de los diputados de su grupo (137), así como el de los liberales de Ciudadanos (32), con los que alcanzó un acuerdo en agosto. El líder de Ciudadanos, Albert Rivera, destacó ayer que el nuevo gobierno "ya no podrá hacer lo que le dé la gana".

Por su parte, Pablo Iglesias, líder de la coalición izquierdista Unidos Podemos, dijo que esta investidura "inaugura una triple alianza que marca un antes y un después en España", y acusó a los liberales y socialistas de ser responsables de que el PP siga gobernando bajo su "trilogía" de "ineficacia, corrupción e inmovilismo".

Agencias EFE, AFP y DPA

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?