Rajoy promete un gobierno de consenso

En el inicio del debate de investidura, garantizó el diálogo con otros partidos
(0)
27 de octubre de 2016  

Mariano Rajoy
Mariano Rajoy Fuente: Reuters - Crédito: Archivo

MADRID.- "Tengo asumido que cada día tendremos que construir una mayoría para la gobernabilidad." Encaminado hacia la reelección como presidente español, Mariano Rajoy advirtió ayer de las dificultades que tendrá en su nuevo mandato, al tiempo que prometió un gobierno "estable" y de "consenso".

En su discurso durante el inicio del debate de investidura -del que previsiblemente saldrá victorioso gracias al giro del Partido Socialista (PSOE), que se abstendrá para evitar unas terceras elecciones-, Rajoy dijo que el país "no admite más retrasos ni incertidumbres". También anticipó que si obtiene el apoyo necesario, llevará a cabo un gobierno capaz de "inspirar confianza" y de "realizar por consenso las grandes reformas que España necesita".

Hoy se celebrará la primera votación, en la que el PSOE votará en contra, por lo que Rajoy no resultará elegido, mientras que pasado mañana, cuando se necesitan más votos a favor que en contra, la anunciada abstención de los socialistas hará posible su investidura.

Dos elecciones sin mayoría absoluta desde diciembre dejaron a Rajoy al frente de un gobierno interino con un Parlamento más fragmentado que nunca debido a la aparición de dos nuevos partidos, Ciudadanos y Podemos, que pusieron fin al bipartidismo del Partido Popular (PP), de Rajoy, y el PSOE, y obligaron a las formaciones a pactar.

"Soy consciente de que entramos en una nueva etapa política, cualquier ley tendrá que ser fruto del acuerdo y del entendimiento", dijo Rajoy, que tiene el apoyo de 170 legisladores, 137 de los cuales son de su partido. Para formar una mayoría parlamentaria que permita investirlo presidente en la primera votación necesita 176 sufragios.

El presidente en funciones reconoció que "la inestabilidad política se ha convertido en el mayor riesgo para nuestra economía". Unas terceras elecciones, después de las de diciembre y junio pasados, "serían muy perjudiciales para España".

Con la creación de este gobierno, apuntó, se dejará atrás cualquier inestabilidad o incertidumbre "que como una mala hierba haya brotado en estos meses", dijo.

Rajoy agradeció a los partidos que le brindarán su apoyo en las votaciones de las próximas horas. "Harán lo que más conviene a los españoles", señaló. El líder conservador tiene garantizado el apoyo de Ciudadanos y de Coalición Canaria y la abstención, en una segunda votación, del PSOE.

La vocera de los socialistas, Isabel Rodríguez, dijo sobre la abstención de su partido que votarían "no eternamente a Rajoy", pero explicó que necesitan terminar con el bloqueo institucional. "Por eso, por nuestro país, asumimos una actitud responsable", agregó.

A cambio del apoyo, Rajoy ofreció diálogo sobre los grandes problemas que aquejan a España, como el desempleo y el mantenimiento del Estado de Bienestar, en especial las pensiones.

En su discurso de ayer, Rajoy también garantizó un pacto sobre el sistema educativo, uno de los temas que más dividieron tradicionalmente a socialistas y populares.

Además, prometió analizar lo que considera el mayor desafío que España tiene ante sí: las aspiraciones separatistas impulsadas por el nacionalismo catalán, cuyos líderes quieren convocar para septiembre del año próximo sobre la eventual independencia de Cataluña.

En referencia a ese desafío, Rajoy afirmó que defenderá la igualdad de los españoles, la unidad del Estado y la soberanía nacional, aunque se mostró dispuesto a buscar fórmulas que acomoden mejor la necesaria solidaridad territorial.

Finalmente, Podemos consideró que España está a la mitad de un proceso histórico de cambio. "El PP y el PSOE ya no pueden gobernar solos, sino que necesitan aliarse para gobernar", declaró su vocero, Iñigo Errejón, que consideró la próxima investidura de Rajoy como "una salida en falso de la crisis política".

Agencias ANSA, DPA y EFE

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.