Al Pacino, en la Argentina: las perlitas de su primera noche en el Teatro Colón

Con quién fue Adrián Suar, qué políticos dijeron presente, y la coquetería de Lucila Polak
(0)
29 de octubre de 2016  • 10:12

Adrián Suar, en familia

Adrián Suar llegó puntualmente a la cita en el Teatro Colón. Se ubicó en el palco balcón central, saludó a sus compañeros de palco, entre ellos, Lucila Polak , y se sentó con Margarita, la hija que tuvo con Griselda Siciliani, en brazos. Su hijo, Toto, de impecable traje sin corbata, estuvo a su lado toda la noche, intercambiando comentarios sobre el espectáculo. También dijo presente Florencia Torrente, la hija mayor de su ex, Araceli González.

Lucila Polak, la más coqueta

Enfundada en un vestido negro, con un profundo escote, la actriz que estrenó esta semana su película, Resentimental, se sentó en uno de los palcos y miró embelesada a su pareja quien la mencionó en varias ocasiones durante la charla con Iván de Pineda . Incluso el actor le dedicó unas elogiosas palabras a su hija, Camila Morrone, quien da sus primeros pasos como actriz: "Es muy natural, es buena", dijo y Lucila casi suelta unas lágrimas de orgullo. Eso sí, no bien terminó la función y antes de salir de su butaca para ir a su encuentro, se retocó el maquillaje con cuidado.

Los nervios de los productores

La alegría de la misión cumplida se contagió a todos los que se acercaron a saludar a los productores de la velada, Adrián Suar, Paul Kirzner, Nacho Laviaguerre, Federico Polak (cuñado de Pacino) y Fernando Abadi. Las negociaciones para traer a la leyenda del cine al país comenzaron tres años atrás y verlo hecho realidad y con éxito fue reconfortante para todos.

Los políticos que no faltaron

En los pasillos del Colón hubo ocasión para algunas charlas informales entre funcionarios del gobierno: dijeron presente Horacio Rodríguez Larreta y Diego Santilli, Darío Lopérfido , director del teatro, Marcos Peña, Angel Mahler, María Laura Leguizamón, Carlos Melconián, Augusto Rodríguez Larreta y el embajador de los Estados Unidos, Noah Mamet, entre otros.

Show de divas

Susana Giménez llegó acompañada de su hija, Mercedes Sarrabayrouse, un poco después del arribo de Mirtha Legrand, que tampoco quiso perderse la ocasión de ver al gran actor. Norma Aleandro fue otra de las figuras que llegó puntualmente al debut. También Mariana Fabbiani, Zulemita Menem, Diego Leuco, Martín Seefeld, entre otros.

El momento emotivo que no fue

Una vez que terminó la ronda de preguntas del público, lo suficientemente extensa como para que muchos tuvieran ocasión de conversar con el maestro de actores, una mujer interrumpió desde un palco bajo para rogar que la dejaran preguntar algo. "Te amo", le dijo cuando tuvo la palabra. Pacino e Iván se dispusieron a seguir con su charla cuando volvió a interrumpir: "¿Puedo hacer la pregunta?". Le dieron la oportunidad. Ella expresó que había viajado de Chile, que le había costado mucho llegar hasta ahí y que quería darle un abrazo. Con elegancia, el actor la invitó a buscarlo en el meet and greet que iba a celebrarse una vez finalizado el show. La mujer no tenía la pulserita roja requerida para ese beneficio y por eso siguió rogando un abrazo, pero sin éxito. Un momento incómodo para el actor, pero que no empañó su relato ni su buen humor.

"Por una cabeza", con una bailarina de Showmatch

Para el cierre del espectáculo, Al Pacino invitó a un cuarteto de músicos para interpretar aquel tango que tuvo que bailar a ciegas en Perfume de mujer: "Por una cabeza". Cuando sonaron los primeros acordes, entró en escena Judith Kovalovsky, bailarina que se hizo conocida recientemente por haber participado en el "Bailando por un sueño" junto al boxeador Evander Holyfield. Pacino se animó a unos pasos al ritmo del 2x4, aunque a diferencia de aquella mítica escena, en la que su personaje le enseñaba a bailar a Donna, fue Judith la que llevó el mando esta vez, primero con el actor y luego con Iván de Pineda.

Al Pacino baila en el Teatro Colón

1:12
Video

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.