España puso fin a 314 días de limbo político: Rajoy fue investido presidente

El PSOE se abstuvo en la votación para facilitar la reelección y evitar un llamado a nuevos comicios
(0)
30 de octubre de 2016  

Rajoy recibe el aplauso de los parlamentarios, ayer, en Madrid
Rajoy recibe el aplauso de los parlamentarios, ayer, en Madrid Fuente: AFP - Crédito: Daniel Ochoa

MADRID.- Después de 314 días de un inédito limbo político, el conservador Mariano Rajoy fue reelegido ayer por el Congreso presidente del gobierno español. Fue el punto final de una larga jefatura interina en la que el cuestionado líder del Partido Popular (PP) se mantuvo a cargo, pero con facultades limitadas.

Rajoy obtuvo el apoyo de los diputados de su Partido Popular (PP), de los liberales de Ciudadanos y de los regionalistas de la Coalición Canaria, que le dieron 170 votos. El resto votó en contra, menos los socialistas del PSOE, la segunda fuerza del país, que días atrás anunció su abstención para permitir que Rajoy alcanzara la mayoría en un Congreso dividido, y así formara gobierno. Un grupo de 15 diputados socialistas, de todos modos, rompió la disciplina partidaria y votó en contra.

En las filas del PSOE hubo además una notoria ausencia, la de Pedro Sánchez, el líder del partido hasta hace un mes, y que en su momento negoció para formar una alianza con otras agrupaciones de izquierda que le permitiera alzarse con la jefatura de gobierno. Horas antes de la votación, Sánchez renunció a su banca para no desobedecer la consigna abstencionista que ordenó la nueva dirigencia partidaria.

La fragmentación del Congreso dificultará la gobernabilidad del país, por lo que Rajoy insistió en la importancia del diálogo y de las negociaciones entre los distintos partidos. "España necesita más que una simple investidura", señaló en un discurso previo a la votación. Y al hablar con la prensa luego de la investidura dijo que había "mucha tarea por hacer", por lo que intentará "buscar acuerdos y entendimientos con todos".

Rajoy subrayó, sin embargo, que no negociará la unidad de España -en referencia al movimiento independentista catalán-, la estabilidad presupuestaria ni los compromisos por la pertenencia de España a la Unión Europea (UE). Y dejó claro que no admitirá que el Congreso, donde no tiene mayoría, revoque las políticas que llevó adelante desde que accedió al poder, en 2011.

España llevaba diez meses sin un gobierno en toda regla, luego de dos votaciones generales que no arrojaron claras mayorías, por más que el PP siempre terminó adelante. Tampoco los partidos supieron ponerse de acuerdo para formar alianzas en los debates posteriores en el Congreso, y todo apuntaba a que habría un tercer llamado a elecciones.

"Queremos evitar las terceras elecciones y que se deslegitime nuestra democracia", afirmó el diputado socialista Antonio Hernando, en alusión a la decisión partidaria de abstenerse, un cambio radical luego de los fallidos intentos de su partido en crear sus propias alianzas, y de advertir que no facilitarían la reelección del líder conservador.

"Rajoy no es el presidente que merece España", después de un mandato caracterizado por "el deterioro de derechos de los ciudadanos, reformas económicas odiosas y quiebra de la cohesión social", sostuvo Hernando. Los demás partidos mantuvieron el sentido de su voto, y entre las fuerzas de izquierda y nacionalistas hubo fuertes críticas al cambio de posición de los socialistas que permitió la continuidad de Rajoy.

En marzo pasado, tres meses después de las primeras elecciones generales, el socialista Sánchez acudió al Congreso para intentar la investidura, pero fue rechazado por 219 votos contra 131. Luego de una nueva ronda electoral fue Rajoy quien fracasó en su intento. Al menos perdió con un margen menos devastador que su rival, con 170 votos a favor y 180 en contra.

Miles de personas salieron ayer a manifestarse cerca del Congreso para protestar contra la investidura. "¡Ante el golpe de la mafia, democracia!", gritaban. Una docena de móviles policiales custodiaban el acceso a la Plaza de las Cortes, cerrada al tránsito con una valla y un fuerte cordón de seguridad para impedir el avance de los manifestantes.

Agencias EFE, DPA y ANSA

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?