Un diario integrado en dos versiones, para dos momentos

Sergio Suppo
Sergio Suppo LA NACION
(0)
30 de octubre de 2016  

“¿Se achican?” Cargada de picardía, esa pregunta fue respondida muchas veces desde que, a principios de año, un equipo integrado por todas las áreas de LA NACION comenzó a trabajar en el proyecto del nuevo formato para las ediciones de lunes a viernes.

La respuesta se enriqueció durante ese trabajo colectivo. Al final de ese proceso, la pregunta era sólo eso, una picardía.

Lejos de un achicamiento, el resultado de los cambios es una suma de aportes para enriquecer aún más el vínculo que LA NACION tiene con sus lectores desde su fundación. Entre tantas líneas de trabajo, una definición surgió en esas horas de debate: “Lo que tenemos que seguir haciendo es un diario para la gente a la que le gusta leer el diario”. Lo que hubiese sido una obviedad en el siglo pasado tiene un sentido muy diferente en estos días de acceso ininterrumpido a la información.

La necesidad de reinvención atraviesa a todos los medios del mundo, y LA NACION decidió hacerlo mirando a sus lectores, y siendo fiel a su esencia. Por eso, las nuevas apuestas se orientan a acentuar la lectura en profundidad de los hechos, procesos e historias relevantes que nos afectan como ciudadanos. Este propósito central se verá reflejado en los espacios habituales de cada edición y también a partir de una nueva sección con notas de lectura de interés en asociación con los medios más importantes del mundo. Esa misma intención nos lleva a mantener en nuestra agenda respuestas a lo que nos preocupa, conmueve y moviliza. A su vez, el ocio mantiene dos espacios autónomos: Espectáculos y Deportes, con nuevo diseño.

LA NACION enriquece su oferta para los días en los que se llega a leerla con una carga de informaciones previas, que en buena parte son producidas desde su misma redacción para dispositivos móviles y pantallas. El diario no resigna su rol ni se comprime, y por esa misma razón sus ediciones de lunes a viernes dialogarán con las entregas de sábado y domingo, cuando el tiempo de la lectura es también el del placer y el descanso. Distinto pero integrado, complementario, será el mismo diario en dos versiones ajustadas a momentos diferentes.

La pregunta del principio tiene respuesta. No se achica LA NACION. Expande el compromiso con sus lectores.

temas en esta nota

0 Comentarios Ver

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.