Suscriptor digital

Qué quieren los jóvenes: vivir el presente y tener su propio negocio

Qué quieren los jóvenes
Qué quieren los jóvenes
Prefieren y apuestan por ser sus propios jefes; si trabajan en una empresa, no están interesados en un ascenso como símbolo de estatus; se adaptan a un contexto que ven incierto
Paula Urien
(0)
30 de octubre de 2016  • 02:20

El modelo de joven autosuficiente y un poco sabelotodo que lleva adelante el creador de Facebook, Mark Zuckerberg, marca el camino, sin dudas. Aunque también hay compañías que son aspiracionales para la nueva generación. La realidad es que "hay cada vez menos jóvenes que eligen empresas como lugares soñados para trabajar", dice a LA NACION Esteban Morín, gerente general para América latina de Compañía de Talentos, una consultora que realiza por noveno año consecutivo en la Argentina la encuesta "La empresa de los sueños de los jóvenes".

En el marco nada usual del moderno cine Atlas del shopping Paseo Alcorta, con una platea ejecutiva instalada en sus butacas, Comunidad RH y Cía de Talentos presentaron la segunda edición del Talent Summit, donde se revelaron sobre la base de 6350 respuestas locales los ideales de los jóvenes estudiantes y graduados universitarios de entre 17 y 24 años.

"El año pasado, el 56% de los jóvenes en la Argentina respondió en la encuesta que quería trabajar en una empresa, pero este año el porcentaje bajó al 44 por ciento", señala Morín. "La mitad de los jóvenes planea cómo llevar adelante su propio negocio, pero además uno de cada cuatro ya lo tiene en marcha, aunque esté trabajando en una empresa que no es suya."

¿Por qué este afán emprendedor? "Hay una idea de vivir el presente que la generación anterior no tenía, es decir, se dedicaba más a planificar el futuro", dice Morín. "Quizá se dé por un contexto de extrema volatilidad, donde ya ni siquiera las empresas más grandes pueden planificar adónde estarán dentro de cinco años."

En este sentido, hay empresas que están atentas al espíritu empresario. "Cada vez ranquea mejor el hecho de trabajar para uno mismo y ser el propio jefe", dijo Andy Freire, ministro de Modernización, Innovación y Tecnología, en el Summit. "La gente que quiere emprender quiere ser libre. El desafío para los que están en el mundo corporativo es responder a la enorme dificultad para atraer y retener ese talento. Por eso mismo se fomenta el espíritu emprendedor dentro de la empresa, porque un empleado sabe cómo crear algo mejor. En vez de verlos como traidores, es bueno que la compañía los apoye y pensar: «Te hago socio y sos partícipe del éxito en el negocio»."

Con la cita de Alvin Toffler "los analfabetos del siglo XXI no serán aquellos que no sepan leer ni escribir, sino aquellos que no puedan aprender, desaprender y reaprender", Esteban Morín ejemplificó durante la presentación los tiempos que se viven hoy. El conocimiento se sucede a la velocidad de la luz, de manera que lo que se aprende durante los primeros años en la universidad puede ya no estar vigente durante los primeros años de la carrera laboral. Éste es uno de los grandes desafíos en la actualidad, a tal punto que compañías multinacionales, sobre todo tecnológicas, ya no se fijan en los títulos universitarios, aunque por supuesto que hay otras que son más tradicionales y que todavía ven la utilidad de un título en valores como la constancia para estudiar, el compromiso con la carrera y la paciencia para obtener el título.

Un dato interesante es que aunque el joven universo de los encuestados es en un 57 por ciento femenino prácticamente todos los líderes que los inspiran son hombres (ver recuadro). El año pasado, Cristina Fernández de Kirchner estaba presente en ese ranking, pero este año no sólo no lo está, sino que la única mujer inspiradora es la propia madre de los encuestados (junto con el padre).

Por otro lado, una característica de esta nueva generación es el hecho de trabajar con un propósito, un ítem que apareció en la encuesta por primera vez este año. "El propósito es clave para manejarse en un mundo desconocido y complejo", dice el informe.

También los jóvenes valoran que la empresa tenga un ADN innovador, pero llamativamente, por lo menos para la generación anterior, no es un aspiracional ocupar un rol de liderazgo. En este universo, si el año pasado un 80 por ciento dijo que estaba interesado en un ascenso, este año esa cifra bajó a un 38 por ciento. "El ascenso era un símbolo de estatus, algo deseable y buscado, pero hoy no lo es", dice Morín.

Como parte del Summit, Natalia Casa, responsable de RR.HH. en Google (una compañía aspiracional en la Argentina y también en toda la región), reveló cuáles son las reglas de la empresa a la hora de trabajar, orientadas a una nueva cultura de colaboración y también acción: dale sentido a tu trabajo, confiá en las personas, contratá personas que sean mejores que vos, manejá las expectativas crecientes, entre otras. "Cuando contratamos, buscamos habilidades cognitivas, capacidad de aprendizaje, pero también que nos enseñen lo que todavía no sabemos", cierra Casa.

Líderes que los inspiran

Steve Jobs

Lionel Messi

Mauricio Macri

Mark Zuckerberg

Padre/Madre

Manu Ginóbili

Nelson Mandela

Bill Gates

Papa Francisco

Barack Obama

Empresas de sus sueños

Google

Unilever

Banco Galicia

Arcor

Coca-Cola

ONU

Disney

YPF

Techint

Mi propia empresa

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?