Suscriptor digital

Identifican a los homicidas del dueño de la editorial Sigmar

Varios testigos reconocieron a los dos hombres que fueron filmados en la casa de la víctima; la Justicia ya ordenó su captura
(0)
31 de octubre de 2016  

La policía custodia el hogar de Chwat
La policía custodia el hogar de Chwat Fuente: LA NACION - Crédito: Ricardo Pristupluk

Gracias a la declaración de varios testigos que les pusieron nombre y apellido a los dos hombres filmados por las cámaras de seguridad de la casa de Roberto Gerardo Chwat, el gerente de la tradicional editorial Sigmar, la Justicia identificó y ordenó la captura de los asesinos que balearon al empresario literario en el garaje de su casa de Olivos, en el partido de Vicente López.

Según informaron fuentes judiciales, la jueza de Garantías de San Isidro Claudia Esquivel hizo lugar al pedido de detención hecho por el fiscal Martín Gómez sobre Héctor García, de 30 años, y Sasha Martínez, de 22. Los voceros precisaron que el fiscal Gómez había obtenido datos acerca de los domicilios de los dos delincuentes buscados por el homicidio y ordenó la realización de ocho allanamientos en sus viviendas y en otros lugares de la localidad de Villa Martelli y en el asentamiento conocido como Villa Melo, en Vicente López.

En los procedimientos concretados ayer por efectivos de la Dirección Departamental de Investigaciones (DDI) de Vicente López, de la DDI de San Isidro y de la comisaría 5» Balneario, los sospechosos no fueron encontrados. "Fueron clave las declaraciones de testigos para que los detectives judiciales llegaran a ponerles nombre y apellido a los sospechosos que fueron grabados por las cámaras de seguridad que tenía la víctima en su casa", dijeron a LA NACION calificadas fuentes de la investigación del caso.

Todo registrado

El asesinato del gerente general de Sigmar ocurrió a las 21.30 del jueves pasado en su casa de la calle Lisandro de la Torre 1640, a sólo cinco cuadras de la Quinta Presidencial de Olivos. Los delincuentes entraron por el portón del garage en el momento en el que el empresario ingresaba con su vehículo. Allí, Chwat tenía montado un sistema de seguridad completo, con cámaras, alarma y cerco perimetral, pero fue vulnerable al estacionar su auto.

La principal hipótesis de los investigadores es que el gerente de la editorial de libros infantiles se resistió al robo o trató de atropellar a los asaltantes con el auto dentro del garaje, y que por eso le dispararon un tiro que ingresó por el hombro izquierdo de Chwat, le atravesó el tórax y salió por uno de sus omóplatos.

La fuga de los delincuentes quedó grabada en los videos de las cámaras de seguridad que la víctima tenía montadas en su cocina y en la puerta de entrada. En las imágenes se ve a los dos ladrones a cara descubierta, ambos armados con pistolas.

El portón del garaje se cerró y, al quedar atrapados dentro de la casa, los delincuentes cruzaron la cocina y fueron a la entrada principal de la vivienda para escapar. Pero como la puerta estaba cerrada con llave, en uno de los videos se ve cómo con la culata de sus armas rompieron un ventiluz que hay sobre la puerta y escaparon por esa estrecha abertura con ayuda de una banqueta.

Los asaltantes saltaron por la reja perimetral, ante la mirada de dos vigiladores privados que se hallaban dentro de sus garitas ubicadas a sólo 50 y 30 metros de la vivienda. Los custodios relataron que los ladrones efectuaron disparos para cubrir la fuga.

Según las fuentes policiales, los delincuentes huyeron en un Toyota Corolla blanco en el que los esperaba un tercer cómplice. El auto apareció más tarde incendiado en Villa Maipú, partido de San Martín. Tenía la chapa patente cambiada ya que había sido robado hacía nueve días, también en Vicente López.

Los peritos determinaron que en total se efectuaron tres disparos: el que los asaltantes hicieron para asesinar a Chwat y que fue efectuado con una pistola calibre .45, y otros dos que pudieron haber sido accidentales, en el momento en que los delincuentes treparon el cerco con las armas en sus manos.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?