María Julia Oliván se fue de Radio Nacional para dedicarse a su bebé: "No quiero perderme nada de él"

María Julia Oliván y Antonio
María Julia Oliván y Antonio Fuente: LA NACION
La periodista habló con LA NACION sobre su decisión de dar un paso al costado de su ciclo Nos estamos conociendo para poder estar más tiempo con su hijo
Hernán Rizzone
(0)
1 de noviembre de 2016  • 00:22

María Julia Oliván es una trabajadora full time y así se manejó en todos sus años de carrera, pero desde hace unos meses su vida cambió para siempre y luego de mucho tiempo de intentar quedar embarazada lo logró y así nació el pequeño Antonio, en abril pasado. Se tomó unas semanas de licencia y volvió al ruedo con su flamante programa Nos estamos conociendo, junto a Diego Scott, con quien empezó este ciclo en marzo, en Radio Nacional. Sin embargo, esta experiencia le duró poco porque la periodista decidió hace unos días renunciar.

-¿Por qué tomaste la decisión de renunciar a Radio Nacional?

-La verdad es que tengo ganas de estar más tiempo con mi hijo. Estoy cómoda con la radio, el equipo de compañeros y las autoridades y entiendo que hacer un ciclo radial es como algo ideal para cualquier periodista, pero a raíz de este trabajo salía seis horas por día de mi casa, más tres horas que debo dedicarle a mi web (Borderperiodismo), que me insume tiempo, y es mucha la carga horaria que estaba fuera de mi hogar. Entonces, todo lo debía hacer rápido con mi hijo y, de golpe, me puse a pensar el hecho de que no voy a tener otro hijo. Además, en diciembre, voy a cumplir 42 años y deseo estar más tiempo con Antonio, no quiero perderme nada de él. Nunca había sido madre y jamás podía imaginarme que iba a extrañar tanto a mi hijo. Justamente, desde que soy madre he tenido muchas ofertas para hacer televisión, pero las rechacé. No quiero llenarme de trabajo.

-¿Jamás imaginaste durante el embarazo que podría pasarte está sensación de extrañar tanto?

-No, igualmente deseo destacar que la directora de Radio Nacional, Ana Gerschenson, en medio del embarazo me convocó sabiendo que iba a ser madre.

-¿Sinceramente sentís que fue una gran apuesta de Gerschenson convocarte sabiendo que serías madre?

-Sí, totalmente, y le estoy muy agradecida. Incluso, cuando me llamó no lo podía creer y fue algo muy generoso de su parte y habla de una mujer con códigos. Me saco el sombrero con Ana y siempre le estaré agradecida. Por ende, me parece muy sincero de mi parte ser franca con ella. Me pareció bien dar un paso al costado porque no me gusta faltar y cobrar un sueldo.

María Julia Oliván quiere disfrutar su maternidad plenamente
María Julia Oliván quiere disfrutar su maternidad plenamente Fuente: LA NACION

-En tu breve paso por la radio estatal, ¿cómo la encontraste?

-Siempre me sentí cómoda y feliz. Se trabaja muy bien y con total libertad. Además, mi compañero, Diego Scott, también es una gran persona y alguien con quien estuve a gusto trabajando en todo momento.

-Dijiste que rechazaste algunas ofertas laborales de televisión... ¿cómo cuáles?

-No queda bien contar esas cosas, pero he tenido varias propuestas para ser columnista de política. Es medio antipático contar esto.

- ¿Tenías ganas de volver a la TV?

-No, no, no, por ahora no tengo ganas de volver. Tal vez, si en alguna ocasión, el año entrante, me llega una oferta para hacer televisión una o dos veces por semana, la analice. Ahora me estoy mudando y quiero estar con mi hijo lo máximo posible.

-¿Cómo encontrás la televisión en la actualidad?

-No quiero hacerme la cool, pero no miro televisión y aquello que observo es muy poco. Sí me entero que pasa por las redes sociales.

-Si bien no ves tanta TV, conocés a la mayoría de los ciclos televisivos de política, ¿qué opinión te merecen?

-Todos son distintos perfiles de envíos. Por ejemplo, Luis Majul y Jorge Lanata hacen investigaciones sobre cosas que suceden y causas penales, e Intratables es el gran lugar del debate político. Me parece que son propuestas donde la gente se entera de cosas que van pasando en el país. Tal vez, en Intratables se peca de no escuchar, a veces, pero es la sal del programa el debate permanente y lo entiendo desde el lado televisivo y Santiago [del Moro] ha tenido un crecimiento enorme. Todos son buenos productos. Sin embargo, hace falta en la TV de aire un ciclo conducido por una mujer periodista, me parece arcaico que todavía no haya sucedido.

-¿Por qué creés que pasa esto?

-Somos una sociedad arcaica y machista y todavía no se le da a la mujer el espacio que debería tener y se la relega a espacios de opinión.

-¿Sería tu anhelo conducir un ciclo político en la TV de aire?

-No, no, no tengo ahora sueños. Me parece una materia pendiente en el mundo de la televisión local. Ahora mi espacio laboral es mi portal, donde tengo proyectos para el año entrante para mejorar y crecer.

-Por otro lado, ¿ya es una decisión tomada no ser madre nuevamente?

-No tengo el deseo de ser madre otra vez. Mi embarazo fue horrible y complicado. Ahora estoy por cumplir 42 años y no creo que me dé la energía para ser mamá otra vez, por la edad básicamente, y no me haría otro tratamiento de fertilización asistida porque para mí fue doloroso y traumático.

-¿Te marcó mucho el hecho de tener un embarazo complicado?

-Más que nada no siento las ganas de tener otro, quiero hacer feliz a mi hijo y estar con él, jugar, disfrutarlo e ir creciendo al lado de él. Me está pasando lo mejor que me puede pasar: ser madre.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?