Una patota de la Uocra ligada al FR atacó a concejales kirchneristas

El FPV había pedido declarar ciudadana ilustre a Cristina Kirchner, que hoy visitará el distrito; el rechazo provocó insultos y golpes, e incluso volaron sillas
Marcelo Veneranda
(0)
10 de noviembre de 2016  

Ediles de todos los bloques huyen tras el ataque de la patota, ayer, en el Concejo Deliberante de Florencio Varela
Ediles de todos los bloques huyen tras el ataque de la patota, ayer, en el Concejo Deliberante de Florencio Varela Crédito: Imagen de video

En medio de la sesión del Concejo Deliberante de Florencio Varela , una patota del gremio de la Uocra vinculada a un concejal del massismo atacó a patadas y trompadas a un edil del Frente para la Victoria, Juan Cruz Daffunchio, luego de que éste propuso declarar ciudadana ilustre a la ex presidenta Cristina Kirchner. En cuestión de segundos, el ataque se extendió al resto de los concejales kirchneristas y de otras bancadas, que además de golpes y sillazos denunciaron el robo de billeteras, relojes y celulares.

El hecho ocurrió ayer, en una sesión caldeada desde el principio por la tropa gremial, que copó la barra del concejo para abuchear e insultar a los ediles kirchneristas, que responden al intendente Julio Pereyra, y los de Cambiemos.

De acuerdo con todas las fuentes consultadas por LA NACION, la patota responde a Juan "Lagarto" Olmedo, secretario general de la seccional Quilmes de la Uocra y vicepresidente del Concejo Deliberante. LA NACION intentó contactarlo a través de sus compañeros de bloque, sin suerte.

El caos estalló luego de que Daffunchio, referente de la organización piquetera MTD Aníbal Verón (que en 2005 se integró al FPV ), propuso declarar ciudadana ilustre a Cristina Kirchner, que hoy visitará la Universidad Nacional Arturo Jauretche.

Luego de presentar su moción, durante la cual fue continuamente interrumpido por insultos, Daffunchio se dio vuelta y miró a la barra. Un breve cruce de gestos y palabras fue suficiente para que los violentos ingresaran al recinto. Uno le propinó una patada. Otro, una trompada por la espalda. En segundos, la patota atacaba al resto de los ediles. El portal 7ma Diario publicó un video con la secuencia.

"Estoy desconcertado. Si hubiera intuido que iba a pasar lo que pasó, cortaba la sesión", dijo a LA NACION Daniel Zizuela, presidente del Concejo, massista y referente del gremio de los gastronómicos, pese a que en los videos queda en claro que se prenunciaba el estallido. Zizuela dijo desconocer si la patota de la Uocra respondía a Olmedo.

Para entender lo ocurrido, hay que asimilar la singular lógica política de Florencio Varela, donde todos los dirigentes opositores fueron alguna vez funcionarios de Pereyra, en el poder desde hace 24 años.

Hasta la semana pasada, el concejo era presidido por Dardo Ottonello, de Cambiemos (siete concejales), quien había forjado un pacto con el massismo (seis concejales) y Nuevo Encuentro, de Martín Sabbatella, kirchnerista, pero enfrentado desde hace años a Pereyra.

El pacto implicaba que en 2017 el massismo pasaría a conducir el concejo. Pero Pereyra movió los hilos luego de que, unido, el tridente opositor logró hechos inéditos en la historia del distrito, como rechazar la rendición de cuentas municipal. El intendente (con nueve concejales) trazó un nuevo pacto con el massismo, que a cambio se quedó con todas las autoridades del concejo. Zizuela justificó la movida y acusó al desplazado Ottonello de negarle "gobernabilidad" a Pereyra.

La de ayer era la primera sesión de Zizuela al frente del concejo. Olmedo ya era vicepresidente en el esquema anterior. "Supongo que la patota vino a hacer una demostración del nuevo poder. Lo raro es que además de insultarnos se la agarraron con el kirchnerismo con el que habían pactado", señaló a LA NACION Ottonello, un abogado peronista que, para complicar más el escenario, antes de representar a Cambiemos era referente del massismo. "Si tenían un cuchillo, mataban a alguien", agregó.

Tampoco deja de ser curioso que la Uocra fue hasta 2015 uno de los gremios más kirchneristas, sobre todo a partir del vínculo personal entre su líder, Gerardo Martínez, y Cristina Kirchner. Tras el cambio de gobierno, Martínez estrechó (o dejó de camuflar) su cercanía con Sergio Massa. El "Lagarto" Olmedo llevaba tiempo trabajando para el tigrense.

Ayer, desde Tigre emitieron un comunicado donde encomendaron a sus concejales "discutir las diferencias sin violencia". Cambiemos pidió la renuncia de toda la conducción del concejo. La Cámpora acusó al massismo de generar un clima de violencia en la previa del acto de Cristina. Pereyra preparaba anoche un comunicado en repudio.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.