Un elegido que eliminaría la política climática de Obama

Los ecologistas detestan Myron Ebell; lidera un grupo financiado por la industria del carbón
Henry Fountain
(0)
13 de noviembre de 2016  

NUEVA YORK.- Los pósters con fotos tipo prontuario pegados en las calles de París por un grupo de activistas durante la Conferencia de las Naciones Unidas sobre Cambio Climático 2015 no eran para nada halagadores. En uno de ellos podía verse a Myron Ebell, negacionista del cambio climático, como uno de los siete "criminales climáticos" buscados por "destruir nuestro futuro".

Ebell dirige el área de políticas medioambientales y energéticas del Instituto de la Empresa Competitiva, un grupo progresista de Washington, y con sus apacibles modales de costumbre, se desentendió de esas acusaciones.

"Ya estoy acostumbrado, hace años que estoy en esto", le dijo a un periodista durante la cumbre. "Igual salí a la calle a arrancar uno de los posters con mi cara para guardarlo de recuerdo."

A la hora de designar a alguien que cumpla su promesa de campaña de desmantelar una de las políticas emblemáticas del gobierno de Obama, las referidas al cambio climático, el presidente electo Donald Trump no pudo haber encontrado mejor candidato que Ebell.

Ebell, que suele deleitarse arremetiendo contra el consenso científico sobre el calentamiento global, será la persona designada por Trump para imprimirle un rumbo nuevo y más amplio a la Agencia de Protección Medioambiental (EPA), la oficina del gobierno federal que se ocupa del cambio climático.

Ebell, cuya organización es financiada en parte por la industria del carbón, ha sido uno de los más estridentes opositores al Plan Energía Limpia (Clean Power Plan), eje de la política de Obama. Desarrollado por la EPA, el plan establece regulaciones de amplio alcance que podrían resultar en el cierre de varias plantas de generación eléctrica por combustión de carbón.

Ese plan está trabado por medidas judiciales desde su aprobación en 2015, y según Ebell, es ilegal. En la entrevista concedida en París el año pasado, dijo que esperaba que quien fuese elegido como próximo presidente "diera marcha atrás con las regulaciones para las plantas de carbón y otras normativas perjudiciales para la economía".

Como el funcionario elegido por Donald Trump para dirigir la transición en la EPA, Ebell estará facultado para empezar a hacer justamente lo que proponía. Desde que se supo de su designación, Ebell no ha respondido a los requerimientos periodísticos.

El futuro funcionario tiene 63 años y creció en un rancho de Oregon. Se graduó en el Colorado College y tiene una maestría de la Escuela de Economía de Londres, donde estudió con el filósofo político conservador Michael Oakeshott. Ebell se ha descrito a sí mismo como "una especie de «contrera» por naturaleza y por crianza", y dice haber sido muy influenciado por el "cuestionamiento a la autoridad" de la contracultura de las décadas de 1960 y 1970.

"Realmente, creo que la gente debería desconfiar de la autoridad", dijo en una entrevista, el año pasado. "Cuanto más te digan que creas en algo, más tendrías que desconfiar."

Ebell dirige la Cooler Heads Coalition (Coalición Cabezas Frías), un grupo amplio y abocado a dejar expuestos "los mitos del cambio climático, revelando sus erróneos análisis económicos, científicos y de riesgos". Ebell ha sido uno de los negacionistas del cambio climático de más alto perfil de los Estados Unidos.

Entre otras cosas afirmó que "muchos científicos de tercera, cuarta o quinta línea han llegado lejos" suscribiendo la idea del calentamiento global. También suele burlarse del líder contra el cambio climático Al Gore, y ha dicho que quienes propugnan esas ideas son "fuerzas de la oscuridad" porque quieren "apagar las luces del planeta".

Cuando concede entrevistas o en sus discursos, Ebell es una persona amable y tranquila, pero no tiene problemas en disparar misiles verbales contra quien sea, incluidos científicos y ambientalistas.

En realidad, nadie se salva de sus dardos: Ebell también calificó la encíclica del papa Francisco sobre el cambio climático, divulgada a mediados de 2015, como "científicamente desinformada, económicamente iletrada, intelectualmente incoherente y moralmente obtusa".

"Y también es teológicamente sospechosa, y varias partes son de tendencia izquierdista", agregó.

Las paces con el establishment

Trump se apoya en los barones del Partido Republicano

Newt Gingrich

Ex presidente de la cámara de representantes

El ex líder de la Cámara baja es el candidato más firme a encargarse de las relaciones exteriores como Secretario de Estado

Sarah Palin

Ex gobernadora de Alaska

La líder del movimiento derechista, Tea Party, es una de los candidatos a secretaria del Interior, que se ocupa de energía, explotación petrolera, carbonífera y gas

Ben Carson

Ex candidato presidencial

Aparece como el más firme postulante a la Secretaría de Salud, que deberá implementar la propuesta de Trump para reemplazar el Obamacare

Stanley McChrystal

Ex jefe militar en Afganistán

Es otro de los candidatos a Secretario de Estado, junto con Newt Gingrich y el ex embajador en la ONU, John Bolton

Chris Christie

Gobernador de Nueva Jersey

Para el cargo de fiscal general se mencionan a Christie y a Giuliani. El elegido será el responsable de implementar el plan de "ley y orden"de Trump

Rudolph Giuliani

Ex alcalde de Nueva York

Sería el candidato a fiscal general, junto con Christie. Una de sus misiones es controlar el cumplimiento en lo referido a las leyes de derechos civiles

Joe Arpaio

Sheriff en Arizona

Este popular sheriff ocuparía la Secretaría de Seguridad Interior, y deberá actuar en cuanto a deportaciones y la eventual construcción del muro

Reince Priebus

Director del comité nacional republicano

Como candidato a jefe de gabinete deberá manejar la burocracia interna de la Casa Blanca, un lugar clave en la gestión de Trump

Traducción de Jaime Arrambide

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.