Películas de Navidad: cinco grandes escenas del cine

Desde el clásico Mi pobre angelito hasta el uso de la música en Realmente amor, repasamos secuencias tan emotivas como celebratorias
Milagros Amondaray
(0)
12 de diciembre de 2016  • 00:30

*1. KEVIN McCALLISTER CANTA "WHITE CHRISTMAS" (Mi pobre angelito, 1990, Chris Columbus)

Escena indeleble, si las hay. ¿Quién podrá olvidar a Kevin McCallister ( Macaulay Culkin ) cantando con un pequeño peine el cover de "White Christmas" de los Drifters? El momento no solo es icónico por su famoso remate - ese grito ante el espejo - sino también porque sintetiza el espíritu de las películas de Navidad y de la gran mayoría de los personajes concebidos por John Hughes (guionista del film dirigido por Chris Columbus), aquellos que, aunque debían madurar acorde a las circunstancias, temían que su corazón se muriera en el proceso.

Asimismo, la forma en la que Kevin es olvidado remite al chiste recurrente de Se busca novio, film en el que el cumpleaños de su protagonista Samantha Baker (Molly Ringwald) es completamente ignorado por su familia. Quizás sea un cliché incluir una secuencia de Mi pobre angelito en este listado, pero Hughes logró un cometido imposible de eludir: que sus personajes resulten inoxidables ante el (lapidario) paso del tiempo.

*2. FRANK ABAGNALE SE REENCUENTRA CON SU FAMILIA (Atrápame si puedes, 2002, Steven Spielberg)

Hay películas que solo necesitan ambientar una sola escena en Navidad para que se transmita la agridulce sensación que genera tal fecha. En Atrápame si puedes, Steven Spielberg pone a la celebración como contexto de la caída de Frank Abagnale Jr. ( Leonardo DiCaprio ) ese estafador que entabla una persecución incesante con el agente del FBI Carl Hanratty ( Tom Hanks ). Luego de recibir la noticia de la muerte de su querido padre Frank (un extraordinario Christopher Walken , nominado al Oscar por esta interpretación), Frank se quiebra y se escapa de un avión para correr hacia un lugar idealizado: la casa de su mamá Paula (Nathalie Baye).

Sin embargo, lo que encuentra entre luces y arbolitos, dista mucho de su percepción utópica. Su madre rehizo su vida con otro hombre y Frank ahora tiene una pequeña hermana. La mirada del joven a través del vidrio empañado es devastadora porque nos retrotrae al comienzo de este film nouvellevaguiano: Frank cambia de identidad porque le hace falta su familia, la contención, el afecto, el ser querido.

*3. CAROL Y THERESE COMPRAN UN ÁRBOL (Carol, 2015, Todd Haynes)

Por lo general, se suele asociar la Navidad con lo desmesurado, con el festejo más pomposo y exacerbado, desde la decoración hasta la predisposición de quienes la celebran. En Carol - y un poco a la manera de Atrápame si puedes -, Todd Haynes la enfoca siéndole fiel a la novela de base (The Price of Salt de Patricia Highsmith), con la intimidad como factor clave. Así, dos instantes reveladores en la relación entre Carol Aird ( Cate Blanchett ) y Therese Belivet ( Rooney Mara ) se producen con la Navidad de fondo y no en un primer plano.

El primer momento es la clásica compra del árbol - actividad que tan bien supo mostrar Cuando Harry conoció a Sally -, llevada a cabo por Carol mientras Therese la fotografía a la distancia, con los copos de nieve cayendo y la joven asimilando su despertar sexual. El segundo momento es el armado de ese mismo árbol en la casa de Carol, mientras Therese toca el piano y advierte que sus sentimientos ya no podrán ser revertidos. Haynes, apuntalado por el gran director de fotografía Ed Lachman, es lo suficientemente sutil como para que esas viñetas de Navidad sean elocuentes casi sin decir palabra alguna.

*4. BILLY MACK "CELEBRA" LA NAVIDAD (Realmente amor, 2003, Richard Curtis)

Richard Curtis es uno de esos directores y guionistas cuyo ojo para la comedia romántica es tan certero como fallido. Como ejemplo de lo primero nos encontramos con sus guiones de Cuatro bodas y un funeral, Notting Hill, Radio pirata y, sobre todo, de About Time, enorme film con una vuelta de tuerca desoladora. Sin embargo, Curtis también se ha dejado llevar por lugares comunes poco felices como los vistos en Bridget Jones: Al borde la razón, donde la historia es casi una parodia de sus propios guiones. Sin embargo, cuando Curtis se inspira, nos deja escenas emblemáticas del género, aquellas que abundan en Realmente amor, una película con la que es inevitable reencontrarse cuando el año está llegando a su fin.

Para celebrar el espíritu más irreverente de Curtis - Radio pirata es el mejor exponente del mismo -, decidimos concentrarnos en la reversión que hace a regañadientes Billy Mack (Bill Nighy, fetiche del realizador y excelente como siempre) de "Love Is All Around", la canción de los Troggs que popularizó Cuatro bodas y un funeral con otro cover: el de Wet Wet Wet. Lo que se dice un divertido guiño de Curtis a su filmografía y a la figura del Grinch que personifica Mack.

*5. LA NAVIDAD Y EL CUMPLEAÑOS, DE LA MANO EN LA VIDA DE ZACHARY (C.R.A.Z.Y., 2005, Jean-Marc Vallée)

En la flamante Demolition, el cineasta canadiense Jean-Marc Vallée incluye una subtrama con el personaje de Davis Mitchell ( Jake Gyllenhaal ) y el de Chris Moreno (Judah Lewis, una verdadera estrella en ascenso) que instantáneamente nos recuerda a la coming of age C.R.A.Z.Y., su mejor película concebida antes de dar el salto a Hollywood en 2009 con La reina Victoria. En Demolition, Chris es un joven gay que lucha con los coletazos de asumir su sexualidad y que debe hacerle frente al bullying cuando pone al descubierto sus deseos. Por su parte, en C.R.A.Z.Y., el personaje de Zachart Beaulieu (Marc-André Grondin) también le da pelea a los prejuicios, que en su caso vienen de su propio núcleo familiar, especialmente de su férreo y homofóbico padre.

La Navidad aquí es mostrada a la par del cumpleaños de Zachary, quien nace en los sesenta en esa fecha tan simbólica que para él no representa absolutamente nada. Se trata de una interesante decisión de Vallée y su co-guionista François Boulay para mostrar el contraste entre ese joven y el resto, entre dos extremos que nunca parecen dispuestos a conciliar o festejar y sentirse felices en simultáneo. Por el contrario, en C.R.A.Z.Y. la dicha de un personaje ocasionalmente va en detrimento del bienestar del otro.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.