Suscriptor digital

El Padre Grassi suma dos años de condena por malversación de fondos

El Padre Grassi
El Padre Grassi Fuente: Archivo
El Tribunal Oral en lo Criminal 3 de Morón le extendió la pena por utilizar el dinero de donaciones de la Fundación Felices Los Niños para alquilar una quinta en Hurlingham
(0)
14 de noviembre de 2016  • 21:17

Sigue la polémica en torno al Padre Julio Grassi . El religioso fue sentenciado en el 2009 a 15 años de prisión por abuso sexual agravado contra un menor que en el 2002, con 19 años, había relatado en un programa de televisión cómo había sido abusado por el sacerdote cuando tenía 15 años y vivía en la Fundación Felices los Niños, de la que Grassi era responsable.

Sin embargo, el Padre gozó de libertad condicional hasta que fue detenido en 2013 luego de que el fallo fuera ratificado en tres instancias y hoy su pena se extendió por una denuncia de malversación de fondos en detrimento de esta fundación.

Tras un breve juicio y a pesar del hecho de que la fiscalía pidió cuatro años de prisión, el Tribunal Oral en lo Criminal 3 de la ciudad de Morón (periferia oeste) lo condenó a dos años de cárcel en suspenso por haber utilizado fondos de la fundación para pagar el alquiler de la casa donde vivía en Hurlingham. Es la pena mínima contemplada para este delito.

La causa fue iniciada por el dueño de la casa quinta, Alberto Mirenda, por falta de pago de los alquileres acordados. Según trascendió, Grassi se mudó a esta vivienda llamada "La Blanquita" en el 2002 cuando la Justicia lo inhibió de vivir con los chicos en la sede del hogar por la acusación de pedofilia. La casa cuenta con un parque de 7.200 metros cuadrados y que se encontraba enfrente de la sede de la fundación.

Un tribunal de aplicación deberá unificar las dos penas en una sola condena, mientras avanza otra causa para saber si desvió bienes y alimentos que eran parte de las donaciones que recibía la Fundación Felices los Niños hacia la Unidad 41 de Campana donde él purga condena.

Agencias Télam, DyN y AFP

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?