Películas, documentales y series de Netflix para aprender sobre finanzas y divertirse

Nicolás Litvinoff
Nicolás Litvinoff MEDIO: Estudinero
(0)
15 de noviembre de 2016  • 00:22

Uno de los mayores prejuicios que pesa sobre las finanzas es el que las tilda de aburridas. Mucha gente cree que no son otra cosa que un montón de números, fórmulas y gráficos muchas veces complejos que generan sueño antes que interés en quienes no están preparados para tanto tecnicismo.

Pero la cosa cambia radicalmente cuando se logra una aproximación desde lo lúdico y lo visual. Cuando hay una historia entretenida detrás, es mucho más fácil aprender y pasarla bien al mismo tiempo.

En la columna de hoy, les voy a proponer seis películas y series de Netfix que permiten conocer distintos aspectos del sistema financiero, comenzar a comprender su funcionamiento y palpar lo que sienten sus protagonistas.

1. Wall Street: El poder y la avaricia

Es un clásico del thriller financiero. En esta película, dirigida por Oliver Stone y estrenada en 1987, la acción transcurre en Nueva York. Narra la historia de Bud Fox (Charlie Sheen) y Gordon Gekko (Michael Douglas, ganador del Oscar y del Globo de Oro por esta actuación), el aprendiz y su maestro del mercado bursátil, quienes, bajo el lema “la codicia es buena”, desarrollan una intensa actividad especulativa en activos reales y financieros.

A pesar de los casi 30 años que pasaron desde su estreno, la película no pierde actualidad en su objetivo de mostrarnos la cocina de los asesores financieros y la forma, muchas veces inescrupulosa, de generar ganancias extraordinarias a partir de su profesión.

La historia es por demás entretenida y permite incorporar importantes conocimientos acerca del funcionamiento del mercado bursátil y de las fuerzas que llevan hacia arriba o hacia abajo el precio de una acción.

2) Wall Street 2: El dinero nunca duerme

La secuela de “El poder y la avaricia” demoró más de 20 años en llegar. Se estrenó en 2010 nuevamente bajo la dirección de Oliver Stone y con Michael Douglas como un Gordon Gekko que sale de la cárcel luego de cumplir un condena por utilizar insider information (información privilegiada, cuya divulgación está prohibida). Se encuentra con un mundo totalmente distinto al que conocía luego de la explosión de la burbuja de las hipotecas subprime en 2008.

Si bien esta segunda parte carece del efecto sorpresa y de la maestría narrativa de la primera, cumple su función de enseñarnos el daño que pueden causar las burbujas especulativas y la falta de regulación de los mercados financieros.

También se trata el problema de las cuentas offshore que tantos delitos ocultan (Gordon Gekko busca recuperar un depósito que tenía oculto en Suiza a nombre de su hija para invertirlo en maniobras especulativas) y los riesgos que genera la globalización de la economía.

3) Billions

La primera temporada de la serie estrenada en Netflix a principios de este año y protagonizada por Paul Giamatti, Damian Lewis y Maggie Siff consta de 12 interesantes capítulos donde se examinan a fondo las altas esferas del mundo financiero a partir de un conflicto entre un fiscal federal de la SEC (Security and Exchange Comission) y un ambicioso multimillonario, dueño de un poderoso fondo de cobertura (hedge fund) que utiliza sus influencias para predecir las tendencias en el precio de determinadas acciones, una práctica que se encuentra prohibida y puede ser penada con prisión.

La relación entre el poder, la política y el mundo de las altas finanzas es abordada con inteligencia. Además, la serie contiene varias secuencias de mercado donde pueden observarse distintos factores técnicos y emocionales que hacen a la toma de decisiones de inversión.

Aparentemente, ya se está rodando la segunda temporada de esta serie que recomiendo ampliamente para adentrarse en el universo de los mercados de capitales desarrollados y conocer tanto sus virtudes como sus puntos débiles, por no hablar de trampas...

4) La gran apuesta

Magistral película estrenada en 2015 que cuenta con las actuaciones de Christian Bale, Steve Carell y Brad Pitt, entre otros. Utiliza recursos muy originales a la hora de bajar a tierra conceptos usualmente alejados del público en general, como las subprime, los derivados financieros y los seguros de cobertura.

Una de las enseñanzas más importantes que deja esta película es la posibilidad de entender que existen distintas formas de ganar dinero apostando a la baja de las cotizaciones, opción que abre una ventana desconocida para muchos a la hora de invertir: no se trata simplemente enriquecerse cuando las acciones suben de precio sino que también pueden obtenerse suculentas ganancias cuando se desata una crisis económica. El film, crítico del sistema financiero tal cual lo conocemos, obtuvo cinco nominaciones al Oscar el año pasado.

5) El Lobo de Wall Street

Dirigida por el gran Martin Scorsese y estrenada en 2013, esta película se basa en un caso real. Las brillantes actuaciones de Leonardo DiCaprio, Jonah Hill y Margot Robbie nos adentran en la vida de un financista que acumuló una fortuna mediante complejas maniobras especulativas que terminaban por perjudicar a los inversores que decía asesorar o representar.

Desde el punto de vista de las finanzas, este filme es muy útil para aprender como funcionan las IPO (Initial Public Offering, en español Oferta Inicial de Acciones) y el mercado de las Penny Stocks (empresas que cotizan a centavos por acción). Se trata de cuestiones muy poco abordadas por el séptimo arte.

Al igual que en “Wall Street” y en “Billions”, nos encontramos con un agente de la SEC que persigue al protagonista con el afán de llevarlo a la cárcel y hacerle pagar por su falta de ética para los negocios, situación recurrente en películas del género desde que se desató la crisis financiera 2007/2008.

6) Living on One Dollar

Aquí dejamos de lado la cuestión más “bolsera” para meternos de lleno en aspectos vinculados con las finanzas personales y los microcréditos.

Es un excelente documental realizado en 2013 que nos cuenta la historia de un grupo de estudiantes norteamericanos que deciden vivir unos meses entre agricultores de Guatemala para experimentar sus penurias e intentar sobrevivir con un dólar por día.

En su aproximación al tema, el director busca replicar la dura realidad que viven once millones de guatemaltecos de manera cabal, aunque buscando alternativas financieras que permitan administrar mejor el magro ingreso.

Por eso, más allá de las distintas técnicas de supervivencia que podemos imaginar -como ponerle manteca y porotos al arroz para ganar calorías-, se introducen algoritmos en el manejo del dinero y se aborda la importancia del otorgamiento de microcréditos en comunidades de escasos recursos, donde pequeños aportes de dinero pueden generar soluciones en núcleos familiares con necesidades básicas insatisfechas.

Podemos mencionar, por ejemplo, los clubes de ahorro que forman 12 personas, quienes logran guardar 144 dólares por mes (12 cada una), para asignarlos por sorteo hasta que todos se ven beneficiados. También, los problemas que se derivan de la falta de acceso a préstamos bancarios para financiar actividades o negocios vinculados con la supervivencia y el progreso familiar. Se trata de fenómenos más cercanos de lo que creemos: ocurren, con algunas diferencias, en las zonas carenciadas de nuestro país.

Conclusión

“Me lo contaron y lo olvidé. Lo vi y lo entendí. Lo hice y lo aprendí”

Confucio

Los animales aprenden a luchar, defenderse y cazar a través del juego. Nosotros, en cambio, solemos encerrarnos en un aula y escuchar a otra persona que intenta trasmitirnos su experiencia y conocimiento por medio de la palabra.

Una película financiera, por más buena que sea, no suplantará el estudio de temas tan importantes para nuestra vida cotidiana como el ingreso, el ahorro, el gasto y la inversión, pero sí puede despertar en nosotros el interés sobre un tema en particular o ayudarnos a comprender algo que nos han explicado de manera aburrida o sin ejemplos claros.

Ahora, ¡disfruten la película!

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.