Surtidores argentinos: quién es quién en el nuevo mapa de las petroleras

La mayoría de la red de estaciones de servicio está en manos de empresarios nacionales; sin embargo, los precios de los combustibles subieron
Diego Cabot
(0)
16 de noviembre de 2016  

Corrían tiempos de enorme popularidad de Néstor Kirchner. En marzo de 2005, el entonces presidente, arremetió contra Shell. El motivo parece hoy pequeño: la petrolera anglo-holandesa aumentó 4,2% la nafta y el gasoil. Kirchner convocó a no comprarle más. "Ni una lata de aceite; y que se den cuenta de que los argentinos ya no soportamos más este tipo de acciones", dijo.

Desde entonces se desató un vendaval contra la empresa y quien la presidía, Juan José Aranguren. Fue, además, el primer eslabón de una silenciosa transformación en el mercado de la venta de combustibles.

Pasaron más de 11 años. El ex presidente falleció en 2010 y Aranguren, después de 54 causas penales que le inició el anterior gobierno, es ahora Ministro de Energía. Todas las grandes empresas dedicadas a la venta de combustibles que existían en 2005 cambiaron de dueños y se nacionalizaron. Sólo una sobrevivió a estos años de política energética: Shell.

La mayoría de la red de estaciones de servicio está en manos de empresarios nacionales
La mayoría de la red de estaciones de servicio está en manos de empresarios nacionales Fuente: Archivo

Fueron años en los que los surtidores cambiaron de bandera. La mayoría dejaron de ser propiedad de multinacionales y se nacionalizaron. Este proceso coincidió con una enorme protección a esta industria y mientras las expendedoras de nafta pasaban a manos locales, los argentinos empezaron a pagar los combustibles más caros, lejos de los precios internacionales, que cayeron de la mano de la baja del petróleo.

Ese fue el Norte de un proyecto de periodismo de datos desarrollado por el equipo de LA NACION Data, el MediaLab de Fopea y la Asociación por los Derechos Civiles (ADC), con el apoyo de la Embajada de Estados Unidos y la Universidad Austral.

Desde hace varios años, las oscilaciones del crudo en el mundo no se corresponden con los números que muestran los surtidores argentinos. Hasta 2008, cuando Repsol era la dueña de YPF, la nafta estaba a valores muy bajos respecto de la referencia internacional. Entonces, la mano dura del secretario de Comercio Interior, Guillermo Moreno, llevó a que las petroleras, y en mayor medida los estacioneros, pierdan margen de ganancias. Los momentos del petróleo a 150 dólares no se sintieron en el país. Los consumidores no lo pagaron en su abastecimiento y tampoco lo disfrutaron los empresarios. La Argentina puso un precio máximo al barril exportado, por encima de lo cual todo era para el Estado.

La medida, que anestesió el precio de los combustibles, tuvo enormes consecuencias a mediano plazo: derrumbó las inversiones petroleras en el país. En 2008, cuando Repsol vendió 25% de las acciones al grupo Petersen, de la familia Eskenazi, la cuestión se revirtió. Los precios en los surtidores empezaron a subir justo en momentos en que la cotización internacional bajaba.

La llegada de Eskenazi marcó un antes y un después. El valor de un litro de nafta en surtidor pasó de 1,949 pesos, en febrero de 2008, a 6,349, en marzo de 2013. Poco más de cinco años después, el valor había aumentado 226 por ciento. En la etapa anterior, desde mayo de 2003 hasta febrero de 2008, los valores se mantuvieron estables, entre $ 1,891 y $ 1,949, con apenas un pico de $ 2,229 en enero de ese año. Desde aquel lejano 2013, el valor se triplicó y llegó a los actuales casi 18 pesos, si se toma un promedio de la nafta súper.

El análisis de datos arroja una conclusión: el precio de la nafta empezó a trepar ni bien aparecieron los primeros socios argentinos en las redes de estaciones de servicio.

En 2005, boicot a Shell de por medio, el mercado de la venta de combustibles estaba dominado por cuatro empresas. YPF, de capitales españoles; Esso, de la multinacional norteamericana ExxonMobil; Shell, de socios anglo-holandeses, y Petrobras, la compañía brasileña que llegó a la Argentina en 2002.

Así, la secuencia nacionalizadora que había empezado con lo que el gobierno de entonces llamó la "argentinización de YPF", siguió en febrero de 2011, cuando el empresario Cristóbal López se sumó a la serie de compras de surtidores por parte de capitales argentinos. Entonces se anunció que el dueño de Casino Club había adquirido una red de 360 estaciones de servicio a Petrobras, además de una refinería en San Lorenzo, provincia de Santa Fe. La compra, que luego se reveló que se había pagado con la elusión del impuesto a los combustibles, consagró una nueva marca en el mercado: Oil Combustibles. Actualmente, la red tiene 307 estaciones de servicio.

Un mes después, en marzo de 2011, el grupo Bridas, integrado por la familia Bulgheroni y el grupo Chino Cnooc, compró los activos de Esso en la Argentina, Uruguay y Paraguay. Entonces apareció la marca Axion. Ambas integran la segunda red estaciones, con 534 bocas de expendio.

En tanto, en abril de 2012 llegó el gran golpe nacionalizador. El gobierno de Cristina Kirchner expropió el 51% de las acciones de YPF que entonces estaban en manos de la española Repsol. La red tiene 1560 estaciones de servicios.

Pero la saga no terminó allí. En mayo de este año, se aprobó otra compra de capitales nacionales. El otro 50% de las estaciones de servicio de Petrobras en el país, que alguna vez intentó comprar Cristóbal López, quedó en manos de Pampa Energía, una empresa cuya cara visible es el empresario Marcelo Mindlin. La red de 277 estaciones aún se mantiene con el nombre de Petrobras y hay versiones de que podría desprenderse de ese negocio.

La otra gran red está compuesta por las estaciones blancas. En este mundo existen 1074 comercios que venden combustibles sin marca ni están atados a la compra de una empresa. De esta manera se compone el sistema de abastecimiento de combustible de la Argentina, más nacional que nunca en la historia, con una red de 3997 estaciones de servicio en manos de empresas argentinas y 743 de propiedad de compañías extranjeras.

Los hitos que marcaron el cambio de manos

YPF y su socio estratégico

En febrero de 2008 se anunció que el Grupo Petersen, de la familia Eskenazi, compraba, en una polémica operación, el 25% de las acciones de YPF

De los casinos a los combustibles

En febrero de 2011, Cristóbal López ,dueño de Casino Club, había comprado una red de 360 estaciones de servicio a Petrobras, además de una refinería

La llegada de los Bulgheroni

En marzo de 2011, Bridas, integrado por la familia Bulgheroni y el grupo Chino Cnooc, compró los activos de Esso en la Argentina, Uruguay y Paraguay

El gran golpe nacionalizador

En abril de 2012, el gobierno de Cristina Kirchner expropió 51% de las acciones de YPF. La red de la petrolera tiene 1560 estaciones ?de servicio

Una apuesta por la mitad de Petrobras

En mayo de 2016, Pampa Energía, cuya cara visible es el empresario Marcelo Mindlin, compró la red de 277 estaciones que aún eran de Petrobras

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?