Suscriptor digital

Recorrido por Lisboa: el hot spot de Europa

Desde el Mirador San Pedro Alcántara se ven La Baixa, el río Tajo y la colina del Castillo San Jorge
Desde el Mirador San Pedro Alcántara se ven La Baixa, el río Tajo y la colina del Castillo San Jorge Crédito: Ana Schlimovich
Colorida, luminosa y antigua. Así es la capital portuguesa, que en los últimos años se volvió un destino de moda.
Ana Schlimovich
(0)
18 de noviembre de 2016  • 00:00

Lisboa enamora. Por la onda que tiene, por la luz. Por los quesos y el vino. Por el fado. Por los techos de tejas anaranjadas que parecen prenderse fuego al atardecer. Por ser tan antigua y tan moderna a la vez. Por los precios bajos. Por estar repleta de arte y festivales. Por los pasteles de Belém.

Hace unos años, a la capital portuguesa le pasó algo parecido que a Buenos Aires en 2001, la crisis y el colapso económico fomentaron dos cosas: el turismo y la creatividad. Hoy, Lisboa vive una verdadera ebullición creativa que rescata los rasgos de su identidad y atrae viajeros del mundo entero. Como un gran mosaico hecho con azulejos de todos los estilos, conviene recorrerla de a pedacitos, caminarla un poco cada día, subirse al tranvía, entrar en las tascas, en las iglesias, en las tiendas de La Baixa, y dedicarle un mínimo de tres días.

Buena vista

Izquierda: el viejo tranvía todavía circula y es perfecto para recorrer las siete colinas de la capital. Derecha: los dulces portugueses son deliciosos, el más famoso es el pastel de nata y lo venden en todas las panaderías
Izquierda: el viejo tranvía todavía circula y es perfecto para recorrer las siete colinas de la capital. Derecha: los dulces portugueses son deliciosos, el más famoso es el pastel de nata y lo venden en todas las panaderías Crédito: Ana Schlimovich

Nada mejor para conocer una ciudad que verla primero desde arriba, como para entenderla y ubicarte en el mapa. Hay tres puntos panorámicos imperdibles:

Castelo de São Jorge: está en la colina más alta de la capital y fue construido en la época islámica, hace diez siglos, Lisboa puede verse en 360 grados. Es un buen punto de inicio para introducirse en esta urbe que tiene tres mil años de historia. El tranvía 28 sale de la Praça da Figueira y para en la puerta. Después, se puede bajar por los pasadizos y calles minúsculas de Alfama, el barrio más antiguo de Lisboa, donde surgió el fado, la música nacional. Ahí está el Clube do Fado, del músico y compositor Mario Pacheco, que se llena todas las noches y estremece los corazones.

Arco da Rua Augusta: este lugar a orillas del Tajo, en la Praça do Comercio, ofrece otra vista increíble. Cerca de ahí, en Chiado –barrio nativo de Fernando Pessoa–, el Elevador do Carmo también deleita con su visual.

Terraza del Hotel Mundial: es la menos conocida, pero con derecho a tragos, vinos, quesos y aceitunas. Hay que subir al atardecer, cuando los tejados se encienden. Porque si hay algo que llama la atención, es la luz, intensa y cálida. Incluso hay un fado que dice: “Cuando Lisboa oscurece / despierta la luz que me guía, / miro la ciudad y parece / que es de tarde que amanece, / que en Lisboa es siempre día”.

Imperdibles de Belém

La Torre de Belém y el Monasterio de los Jerónimos: todos coinciden en que estos dos edificios de principios del siglo XVI son los máximos ejemplos del estilo arquitectónico manuelino, que es la variación portuguesa del estilo gótico. Es verdad: hay que entrar y recorrerlos enteros.

Izquierda: ¿es un plano de Game of Thrones? No, es La Torre de Belém, que parece salida de un cuento medieval. Derecha: el grafiti tridimensional de Bodalo II
Izquierda: ¿es un plano de Game of Thrones? No, es La Torre de Belém, que parece salida de un cuento medieval. Derecha: el grafiti tridimensional de Bodalo II Crédito: Ana Schlimovich

Confitería Pastéis de Belém: lo que no se puede dejar de hacer, jamás, es irse del barrio sin pasar por este templo dulce, que desde 1837 fabrica los auténticos pastelitos. Hay cola siempre, no importa, vale la pena esperar. Cuestan EUR 1,05 y llegan a vender veinte mil pasteles por día; y los fines de semana, el doble (¡hagan cuentas!).

Jardín Botánico Tropical: es otro buen lugar para descansar un rato a la sombra, en un oasis verde en plena ciudad.

MAAT: el Museo de Arquitectura y Tecnología acaba de inaugurar y está muy cerquita. Así que Belém es para pasar todo el día.

Modernidad lisboeta

Cuando los medios gráficos empezaron a pasarse al digital, la revista Time Out Lisboa revolucionó el mercado. No solo sigue imprimiendo semanalmente –cuesta EUR 2–, sino que se convirtió en la primera revista 3D del mundo. Todo el contenido que publican está en el Time Out Mercado da Ribeira, un antiguo mercado que restauraron por completo y es una vidriera de lo mejor que hay en la ciudad, tanto en gastronomía como en diseño, arte y música en vivo. El mercado está en Cais do Sodré, un buen barrio para salir de noche, igual que el Barrio Alto, repleto de bares.

El restaurante Henrique Sá Pessoa, en el Time Out Mercado da Ribeira
El restaurante Henrique Sá Pessoa, en el Time Out Mercado da Ribeira Crédito: Ana Schlimovich

Otro espacio maravilloso es LX Factory, una antigua fábrica de municiones donde podés encontrar ropa, deco, restaurantes y la librería Ler Devagar, considerada una de las diez más bellas del mundo. Los domingos hay, además, una feria de diseño independiente.

La tendencia de restaurar lo de antes se repite en Príncipe Real, al norte del Barrio Alto. Palacetes y castillos se transformaron en un paseo de compras donde todo es lindo. Muy cerca de ahí está el mejor hostel de Lisboa –y de Portugal–: The Independiente tiene la máxima onda. Date una vuelta aunque no te hospedes, así conocés The Insólito y The Decadente, para comer, beber y conocer gente.

Sintra

Sintra está a menos de una hora en tren desde Lisboa. Derecha: el Palacio Nacional de la Peña, de 1836, creado a partir de una historia de amor y romántico por donde se lo mire
Sintra está a menos de una hora en tren desde Lisboa. Derecha: el Palacio Nacional de la Peña, de 1836, creado a partir de una historia de amor y romántico por donde se lo mire Crédito: Ana Schlimovich

Esta villa encantadora que está a menos de una hora en tren de Lisboa parece salida de un cuento de Disney. Palacios, castillos, fuertes y mansiones rodeadas por el bosque de las sierras guardan historias milenarias. Los primeros en asentarse por acá fueron los moros, y su paso puede verse en el Castillo de los Moros y el Palacio Nacional de Sintra, con sus chimeneas cónicas y algunos de los azulejos más antiguos de Portugal. Pero el edificio más emblemático de esta región en la que la realeza pasaba los veranos es el originalísimo Palacio de la Peña. Pintado de fucsia y amarillo y construido por el príncipe Fernando II en el siglo XIX, es una mixtura de estilos: romántico, gótico, manuelino, renacentista. En el interior hay detalles de la vida cotidiana real, desde las ollas de la cocina hasta los dibujos inconclusos del penúltimo rey de Portugal, Carlos I. La entrada cuesta EUR 14, es la más cara de todos los monumentos, pero vale cada centavo. Ah, y no te vayas de Sintra sin comer una queijada, una torta chiquita pero poderosa que lleva queso fresco, huevos, nata y azúcar y fue inventada por estos pagos.

No te vayas de Lisboa sin...

Aprovechá para conocer el fado: desde Amalia hasta Camané, hay muchos fadistas buenísimos. Lo más emocionante es escucharlo en vivo
Aprovechá para conocer el fado: desde Amalia hasta Camané, hay muchos fadistas buenísimos. Lo más emocionante es escucharlo en vivo Crédito: Ana Schlimovich

  • 1. Probar el vino verde, un clásico portugués de la región del Duero: es fresco, ligeramente ácido y un poco espumoso.
  • 2. Comprarte algún disco de fado de Amalia, Mariza, Camané, António Zambujo, Carminho o del desfado de Ana Moura.
  • 3. Ver el fado en vivo. Clube do Fado es excelente, aunque turístico. Mesa dos Frades, en la rua dos Remedios 139 A, en Alfama, es más autóctono y empieza a las 23 horas.
  • 4. Tomar un helado en Santini, la más clásica de las heladerías portuguesas, que abrió su primera tienda en 1949. La de Lisboa funciona en la Rua do Carmo 9.
  • 5. Visitar A Brasileira, la cafetería más famosa de Lisboa, que tiene una escultura del escritor Fernando Pessoa en la puerta y está en el Largo do Chiado.
  • 6. Fotografiar los diseños de azulejos con los que te podés hacer una colección para decorar tu casa. Las veredas de Lisboa son verdaderas obras de arte en blanco y negro: fueron hechas con piedra portuguesa y sirvieron de inspiración para las de Río de Janeiro.
  • 7. Hacerte una escapada a Cascais, a 25 km de Lisboa. Esta villa costera hippie chic tiene unas playas alucinantes y fue refugio de la clase alta: por allí pasaron Onassis y la familia Renault, y dicen que es donde se creó el personaje de James Bond.

Street art

Más graffitis. Izquierda: la técnica de Vhils, que, en lugar de pintar, descasca paredes. Derecha: la niña azul de Oze Arv
Más graffitis. Izquierda: la técnica de Vhils, que, en lugar de pintar, descasca paredes. Derecha: la niña azul de Oze Arv Crédito: Ana Schlimovich

Si te gustan los grafitis, Lisboa es una galería de arte. Los chicos de Lisbon Street Art Tours te muestran la ciudad desde otra perspectiva.

FB: Lisbonstreetarttours.

Cómo llegar

En Portugal, al tren lo llaman comboio; el que va a Sintra sale de la Estación Rossio desde las 6 a. m., cada veinte minutos, y cuesta EUR 2,15.

Cómo moverte

El transporte público en Lisboa es excelente. El tranvía es el más antiguo y la línea 28 recorre las siete colinas. Además, es la mejor forma de tener lindas postales de la ciudad. El boleto de ida cuesta unos EUR 2,85. No es barato, pero te conecta con todos los puntos turísticos. También hay un buen subte y colectivos modernos. La novedad son los tuc-tuc, traídos de India, que usan para tours personalizados y como puntos de venta.

Cómo viajar

Desde Buenos Aires, hay vuelos (con una y dos escalas) desde $16.878. www.almundo.com.ar

¿Conocés este destino? Además te mostramos Ideas para gastar menos en tu viaje y 6 paquetes ideales para viajar y relajarte

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?