El Inadi dictaminó contra Gustavo Cordera: "No cabe ninguna duda de que es un hecho discriminatorio"

Gustavo Cordera deberá reconocer su error
Gustavo Cordera deberá reconocer su error
Tras realizar una investigación sobre los dichos del músico sobre las mujeres, el Instituto, querellante en una causa penal contra él, emitió un documento en el que le recomienda "una postura pública de conciliación"
Silvina Ajmat
(0)
16 de noviembre de 2016  • 14:05

Gustavo Cordera deberá "ofrecer una postura pública de conciliación, reconocimiento del error y llamamiento a prácticas respetuosas de los derechos de las mujeres" ya que sus dichos fueron discriminatorios en el marco de la Ley 23592. Este es el dictamen del Inadi, al que pudo acceder hoy LA NACION, emitido luego de una profunda investigación sobre sus dichos sobre las mujeres, vertidos en una entrevista con alumnos de la escuela TEA Arte y que, tras darse a conocer por una grabación en los medios, provocó una enorme indignación en todos los ámbitos de la sociedad. Aunque el músico intentó luego defenderse alegando que "era un ejercicio de psicodrama", fue imputado por "apología del delito" e "incitación a la violencia colectiva" en una causa que lleva adelante el juez Canicoba Corral. La denuncia fue radicada en agosto pasado por el gobierno nacional en forma conjunta por el Consejo Nacional de las Mujeres de Presidencia de la Nación y el Instituto Nacional contra la Discriminación, Xenofobia y Racismo (Inadi) y fue la tercera contra el músico, tras las presentadas ante la Unidad Fiscal para la Investigación de Delitos contra la Integridad Sexual de Niñas y Niños (Ufisex) y el juzgado de Instrucción N 19, a cargo del juez Diego Slupski.

"No cabe ninguna duda de que es un hecho discriminatorio en el contexto de la ley", dijo el Dr. Javier Buján, interventor del INADI, en diálogo con este medio, una vez revelado el documento. Mientras siguen su curso las causas judiciales, civiles y penales, en las que el Inadi es querellante, el Instituto se ofrece "para servir de nexo con la representación de la sociedad civil", ante quienes debería manifestar su arrepentimiento. Según explica el Instituto, le ofrecieron previamente la posibilidad de un descargo, pero no acudió a los encuentros pautados con la sociedad civil y los representantes de los colectivos. Para Buján, si Cordera manifestara una postura de arrepentimiento y sobre todo, colaborara en la difusión de prácticas respetuosas sobre los derechos de las mujeres, el juez podría tenerlo en cuenta: "El juez Canicoba Corral lleva adelante una causa penal en su contra por apología del delito de violación. Está en sus manos y nosotros vamos a estar aportando pruebas, para preservar los derechos colectivos de las mujeres. Que él hiciera pública una retractación sería una señal de ese arrepentimiento para mostrar una falta de intención de todo su accionar. Podría ser considerado como un atenuante".

Las declaraciones que investigó el INADI

Los dichos más cuestionados de Gustavo Cordera fueron: "Hay mujeres que necesitan, porque son histéricas, ser violadas, porque psicológicamente lo necesitan y porque tienen culpa y no quieren tener sexo libremente. Quieren jugar a eso. A mí no me gusta jugar a eso, pero hay gente a los que sí. Somos muy complejos los seres humanos (...) Es una aberración de la ley que si una pendeja de 16 años con la concha caliente quiera coger con vos, vos no te las puedas coger. Si yo tengo algo bueno para darte puedo desvirgarte como nadie en el mundo. A mí hablame de cómo te sentís y te entiendo, pero si me hablás de los derechos no te escucho porque no creo en las leyes de los hombres, sí en las de la naturaleza".

En el dictamen, el INADI califica estas declaraciones como “no sólo machistas y retrógradas, discriminatorias en virtud del género (pues se cimentan en prejuicios patriarcales que implican la cosificación de la mujer y que además reproducen y difunden la violencia contra ellas) sino que en forma directa legitiman y fomentan la comisión de un delito (el abuso sexual)".

El documento explica que Cordera “asumió una peligrosa y falaz posición de superioridad por la cual un hombre define la naturaleza, las necesidades y los deseos de las mujeres, más allá de los deseos o la voluntad que estas puedan presentar”.

Cordera dijo: “A mí lo discursivo no me dice nada. ¿Qué son los derechos de la mujer? (…) Si me hablás de los derechos no te escucho, porque no creo en las leyes de los hombres, sí en las de la naturaleza”. Sobre esta frase, el Inadi observa “un curioso, peligroso y selectivo desprecio por la ley”. “El señor Cordera decide desconocer, o al menos desairar, los derechos de las mujeres mediante una pregunta retórica que desvirtúa él mismo al oponer las leyes de la naturaleza a las del hombre. ¿A qué intentó aludir el Sr. Cordera con la expresión “leyes de la naturaleza”? Sin duda alguna el vago sentido mentado por el denunciado remite a una naturaleza en la cual se establece una diferencia fundamental entre los hombres y las mujeres: la fuerza física".

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios