Suscriptor digital

Destinan $ 4 per cápita diarios a la seguridad en el conurbano

La inversión del Estado representa menos de la mitad de lo que gasta Chile y un tercio de lo que usa Uruguay
Vanesa Listek
(0)
17 de noviembre de 2016  

La gobernadora de Buenos Aires, María Eugenia Vidal y el ministro de Seguridad bonaerense, Cristian Ritondo
La gobernadora de Buenos Aires, María Eugenia Vidal y el ministro de Seguridad bonaerense, Cristian Ritondo

El delito es hoy la principal preocupación de los argentinos. Sin embargo, el Estado gasta cada día apenas cuatro pesos per cápita en la seguridad de los habitantes del conurbano.

La inversión pública mensual promedio en ese rubro es de $ 115 por habitante en el Gran Buenos Aires. Es el equivalente a un octavo del abono mensual de un servicio básico combinado de TV por cable e Internet. Y es un 53% más que lo que se invierte en salud pública y un 47% menos que en educación.

Comparativamente, es poco más de lo que destina Honduras a la seguridad por habitante, menos de la mitad de lo que gasta Chile y un tercio de lo que usa Uruguay para la prevención y la represión del crimen.

Según la información que obtuvo LA NACION de los presupuestos de los tres niveles estatales (nacional, provincial y municipal), este año se usaron $ 12.727 millones para la seguridad en el conurbano. "Estamos empezando a reparar la situación, que es compleja, y a cubrir deudas heredadas. Aumentamos el presupuesto un 120%", dijo el ministro de Seguridad bonaerense, Cristian Ritondo.

Del relevamiento de los presupuestos de los 26 municipios del conurbano, del Ministerio de Seguridad bonaerense y de su par de la Nación, surge que se invierten en la seguridad del Gran Buenos Aires $ 3,79 por día, por persona. Está por encima de los $ 2,48 per cápita que el Estado destina a diario a la salud en todo el país y es menos que los $ 5,43 dedicados a la educación a nivel nacional.

Hay 345 policías cada 100.000 personas en el conurbano. Según las recomendaciones de la Oficina para la Droga y el Delito de las Naciones Unidas (Onudc), el ideal es 300 policías cada 100.000 habitantes.

Asesinatos, femicidios, robos con armas en la calle, entraderas, salideras, motochorros, violaciones... Términos que se incorporaron al léxico diario de la gente y que hicieron que la inseguridad, a mediados de este año, se transformara en el problema que más preocupa a los argentinos. La situación en el conurbano, donde viven 11 millones de personas, llevó a los tres niveles del Estado a poner recursos propios y a unificar esfuerzos. Da cuenta de eso el desembarco de un contingente de más de 6000 efectivos de las fuerzas federales, cuyo gasto también quedó contemplado en este relevamiento de LA NACION.

Como se dijo, se destinan al conurbano $ 115,47 por mes, per cápita. En Chile el gasto mensual en seguridad por habitante fue de $ 268; en Uruguay, de $ 340, según el último informe del Banco Interamericano de Desarrollo (BID) sobre los costos del crimen y la violencia en América latina, de 2014, en el que la Argentina no figura. En Costa Rica el gasto fue de $ 173,36 y en Paraguay, de $ 139,14. Por debajo del Gran Buenos Aires sólo quedó Honduras, con sólo $ 100,84 por persona.

La inversión para proteger el conurbano este año escaló a los $ 12.727 millones. Casi la mitad ($ 8405 millones) provino del gobierno bonaerense. El gasto municipal trepó a $ 2887 millones. Los distritos recibieron, este año, de forma "única y excepcional", $ 987 millones provenientes del Fondo de Fortalecimiento de Seguridad. Y hubo $ 447 millones que destinó el Ministerio de Seguridad de la Nación, de los cuales $ 120 millones pertenecen a "gastos excepcionales" y el resto, a los sueldos de los efectivos de las cuatro fuerzas federales destinados a la zona en los últimos dos meses.

"Este año aumentó un 120% el presupuesto bonaerense; además, más allá de la inversión que hicimos, tuvimos que pagar los recursos que habían sido gestionados en 2015, como patrulleros, uniformes y armamento para el uso de efectivos de la policía bonaerense y de las policías locales", señaló a LA NACION el ministro Cristian Ritondo.

Distribución

En los 2900 km2 que ocupan los partidos del conurbano hay 37.998 uniformados -policías locales, bonaerenses y fuerzas federales-. Ezeiza, uno de los distritos con menor densidad poblacional, tiene la mayor tasa de policías por habitante: 71 cada 10.000. Lanús, un partido que no tiene muchos espacios verdes y que tiene casi el 95% de su superficie urbanizada, cuenta con sólo 32 efectivos cada 10.000 habitantes.

Los municipios con más inversión en seguridad son Ezeiza, con $ 228 per cápita por mes, y San Isidro, con $ 224 por persona. En la otra punta, Merlo tiene el gasto de seguridad más bajo por mes -unos $ 68 per cápita- y también la tasa más baja de policías: 18 cada 10.000 habitantes.

A 11 meses de iniciada la gestión de los actuales intendentes, contrasta con la política de transparencia de datos pretendida para el Estado que sólo la mitad de los distritos hayan publicado sus presupuestos anuales en sus páginas web: Avellaneda, Almirante Brown, Florencio Varela, San Martín, Ituzaingó, José C. Paz, La Matanza, Lanús, Moreno, Pilar, Quilmes, San Isidro y Vicente López. Durante un mes, LA NACION intentó obtener datos presupuestarios del partido de Berazategui. Al cierre de esta edición, sin embargo, fue el único distrito que no había dado información al respecto.

Recursos

La mayoría de los municipios del conurbano consultados por LA NACION invirtieron una parte del presupuesto en combustible y mantenimiento de la flota de autos de la policía, en reparaciones de dependencias policiales y en equipamiento para las policías locales. Más de la mitad instalaron cámaras de seguridad en la vía pública, y algunos, como San Miguel y Hurlingham, reforzaron los sistemas de control con cámaras ubicadas en los móviles.

Ezeiza equipó los autos policiales con un sistema de lectura de patentes que alerta sobre vehículos con pedido de secuestro. Otra novedosa iniciativa provino del municipio de Pilar, que para agilizar las investigaciones policiales adquirió cámaras de reconocimiento facial que permiten identificar a sospechosos.

El partido de Lanús instaló un polígono virtual para aumentar las horas de práctica de tiro de los efectivos. Y Tres de Febrero invirtió en sistemas tecnológicos que desarrollan mapas del delito para identificar "zonas calientes" y desplegar de manera más eficiente a los policías. Los botones antipánico son un elemento muy útil para las mujeres que corren riesgo de ser atacadas por sus parejas; por eso algunos municipios, como Ituzaingó, entre otros, destinaron miles de pesos para adquirirlos.

ADEMÁS

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?