El reggae local renueva su playlist

Sebastián Espósito
(0)
18 de noviembre de 2016  

Olvídense del orden, vayan directo al tercer tema de Soundamerica. El ADN perico intacto, la balada reggae, la "buena vibra" y una invitada, la mexicana Carla Morrison, que funde su voz con la de Juanchi Baleirón. Del otro lado el oyente comienza a ladear el cuerpo y no sabe muy bien por qué. Los Pericos , que nunca se fueron, están de vuelta y lo hacen con el mejor álbum de su etapa post Bahiano.

Una banda hermana, Los Cafres, también eligió este año para mostrar nuevo material, Alas canciones: 15 temas que compendian el "universo entero" de la banda, como canta Guillermo Bonetto en "Puedo".

Cafres y Pericos
Cafres y Pericos

Las similitudes entre Cafres y Pericos van más allá de la música jamaiquina que abrazaron como piso, para edificar desde ahí sus canciones. Bonetto salió del riñón perico, ambos grupos se formaron y forjaron en los 80 y los dos experimentaron todo tipo de terremotos. Los Cafres se desarmaron y volvieron a reunirse antes de sacar su primer disco; Los Pericos vivieron un éxito impensado con su debut y después experimentaron un bajón que los unió, los fortificó e incluso funcionó como una herramienta con el tiempo, cuando debieron reparar la salida de El Bahiano o, más recientemente, reponerse a la muerte del saxofonista Horacio Avendaño.

Esa historia, esas marcas en la piel y en la memoria emotiva salen a flote tanto en Soundamerica como en Alas canciones. En un año de muy buenos discos de rock argentino (Palo Pandolfo, Los Fabulosos Cadillacs, Las Pelotas, Pez...), el reggae en su extensión más amplia hace lo propio (que no se enfurezcan los puristas, que la música es mixtura pura). Dos bandas en un gran momento artístico, tanto en su faceta escénica como discográfica, nos demuestran acá que no están celebrando sus 30 años de vida, sino empezando una nueva.

"Hoy voy a empezar / a repreguntar / las respuestas que tenía yo / si son la verdad" ("Ahora puedo ver"). Se trata de una canción reflexiva (otra balada reggae) ubicada en la segunda mitad del álbum. Pero hay bastante más entre estas 13 canciones. Como un track con el rapero Emanero ("Palabras de fuego") con la mente puesta en su gran público, el de América latina. Hay guitarras bien rockeras, hay algo de funk, vientos que nos invitan a viajar a playas lejanas y "sombras que bailan en la noche" que despiertan nuestra imaginación ("Cuando golpea el viento").

"Tu cuerpo, el mejor lugar para descansar", canta Bonetto en "Alas canciones". Hace tiempo que Los Cafres resolvieron aquello que para otros resulta imposible: mantener la distancia prudencial entre el dedo inquisidor, la bajada de línea del que cree ser el dueño de la verdad , y el manual de autoayuda. Porque cuando la voz cafre y el roots melancólico coinciden para que en nosotros retumben líneas como "Perdón, es algo práctico, didáctico... para tu hijo, tu familia hay un perdón", de este lado la reflexión es bienvenida.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?