El yerno de Trump gana peso y analizan darle un cargo

Jared Kushner, el marido de su hija Ivanka, es uno de sus asesores más cercanos; Mitt Romney suena para secretario de Estado
Rafael Mathus Ruiz
(0)
18 de noviembre de 2016  

Trump y Kushner durante una reunión de campaña a principios de noviembre
Trump y Kushner durante una reunión de campaña a principios de noviembre Fuente: AFP

NUEVA YORK.- Un nombre ha cobrado magnitud en el círculo íntimo del presidente electo de Estados Unidos, Donald Trump : su yerno, Jared Kushner, un empresario de 35 años que ha sido su confidente y uno de sus asesores más cercanos.

Y mientras el magnate avanza en la elección de colaboradores para su futura administración, suena el nombre del ex candidato presidencial Mitt Romney como posible jefe de la diplomacia norteamericana.

Kushner estuvo involucrado en las decisiones más trascendentales de la campaña presidencial de su suegro, y ahora el equipo de transición estudia cómo sumarlo a la Casa Blanca sin violar las leyes contra el nepotismo que rigen en Estados Unidos.

Una ley prohíbe a los funcionarios públicos nombrar, emplear, recomendar o impulsar la designación de un familiar en el gobierno federal, una traba difícil de sortear para Kushner, casado con Ivanka Trump, la hija predilecta del magnate.

Kushner integra la mesa chica de Trump junto con Stephen Bannon, su jefe de campaña, que actuará como su principal consejero en la Casa Blanca; Reince Priebus, su futuro jefe de gabinete, y el vicepresidente electo, Mike Pence. Fue, junto a Melania Trump, el único familiar que viajó con Trump a Washington para su primer encuentro con el presidente Barack Obama, luego de las elecciones.

Criado en una familia judía ortodoxa de Nueva Jersey, Kushner estudió en Harvard y en la Universidad de Nueva York, donde obtuvo dos títulos, uno en leyes y otro en negocios. Al igual que Trump, hizo casi toda su carrera en los negocios de su imperio familiar en bienes raíces, Kushner Properties. En 2007, cuando tenía sólo 26 años, marcó un hito: realizó la compra más cara de un edificio en la historia de Estados Unidos al pagar 1800 millones de dólares por un rascacielos en la 5» Avenida de Manhattan.

Kushner colaboró en la redacción de los discursos de Trump durante la campaña, organizó la estrategia digital y llegó incluso a ponerse toda la operación al hombro después de la salida de Corey Lewandowski, el primer director de la campaña.

Fue determinante en la elección de Mike Pence como compañero de fórmula, y el autor intelectual del "codazo" al gobernador de Nueva Jersey, Chris Christie. Lo vetó como candidato a vicepresidente y lo sacó del equipo de transición. ¿El motivo? En 2005, Christie fue uno de los fiscales involucrados en un juicio a su padre, Charles Kushner, por evasión de impuestos. Kushner fue sentenciado a dos años de prisión.

El equipo de transición de Trump no ha negado ni confirmado las versiones sobre un posible nombramiento de Kushner. Una de las variantes que se barajan para eludir cualquier problema legal es que Kushner no cobre un sueldo.

La Trump Tower, el nuevo epicentro del poder político de Estados Unidos, vivió ayer uno de sus días más agitados. El equipo de transición de Trump, criticado en los medios por liderar un traspaso un tanto caótico y lento, ha comenzado a realizar conferencias telefónicas diarias con la prensa, y ha indicado que pronto habrá "equipos" que se moverán a Washington para trabajar con los funcionarios de Obama.

Hubo dos novedades salientes: el senador republicano de Alabama, Jeff Sessions, un político de larga trayectoria famoso por sus posiciones contra los inmigrantes, y que carga con acusaciones de racismo en su pasado, se ha posicionado como el favorito para ser designado al frente del Departamento de Justicia.

En un comunicado, Trump indicó que se reunió con él y luego elogió su trabajo como procurador general de Alabama.

De concretarse su nombramiento, Sessions tendrá bajo su órbita al FBI y controlará a los fiscales federales.

La otra novedad fue que Trump tiene previsto un encuentro el fin de semana con Romney, figura del establishment republicano. Trump respaldó a Romney en 2012, pero durante este año ambos se criticaron sin piedad. La especulación: Trump podría ofrecerle el puesto de secretario de Estado.

Su otro candidato, Rudy Giuliani, tiene un problema: su firma, Giuliani Partners, tiene vínculos con gobiernos extranjeros -una crítica que se le hizo a Hillary Clinton por la Fundación Clinton durante toda la campaña- y cobró por un discurso a un grupo iraní que estaba en la lista de organizaciones terroristas del gobierno federal.

Abe, el primer jefe de estado que recibe el magnate

El primer ministro japonés, Shinzo Abe, se convirtió ayer en el primer jefe de gobierno en reunirse con el presidente electo norteamericano, Donald Trump, que lo recibió en la Trump Tower de Nueva York, informó Kellyanne Conway, miembro del equipo. La reunión, de la que también participó el vicepresidente electo, Mike Pence, fue menos formal que las que mantendrá el republicano una vez que asuma la presidencia, el 20 de enero. Su equipo quiere respetar expresamente que Barack Obama todavía es el presidente y que se encuentra de viaje en el extranjero, apuntó Conway. "No hubo ningún acuerdo diplomático con Abe", añadió. Durante la campaña, el magnate dijo en varias ocasiones que Japón tiene que pagar por la protección que le proporciona Estados Unidos.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.