Sospechas y amenazas en el polémico triunfo del equipo de los Lavezzi en el torneo Federal B

El sábado pasado, Coronel Aguirre, el club que preside el hermano del Pocho, protagonizó un escándalo en un encuentro del Federal B
Germán Leza
(0)
19 de noviembre de 2016  

Polémica en el Federal B
Polémica en el Federal B

El sábado pasado Coronel Aguirre era local en Villa General Gobernador Gálvez. El equipo necesitaba un triunfo para forzar un partido desempate con otro rival y mantenerse así en la zona B de la región Litoral Sur del Federal B . El rival y visitante, San Jorge, tenía que ganar y esperar otro triunfo de otro equipo - Sportivo de Venado Tuerto- para clasificarse a los play off del Federal B. Coronel Aguirre, entidad que preside Diego Lavezzi, hermano del Pocho , perdía ante San Jorge 1-0 a los 42 minutos del segundo tiempo, pero con dos goles de Agustín Lavezzi -hijo de Diego y sobrino del Pocho-, logró su objetivo y jugará un partido desempate con ADIUR de Rosario para no descender. Hasta aquí, la historia de la estirpe goleadora de los Lavezzi podría ser lo más destacable si no fuera por las irregularidades reglamentarias de juego y el clima violento que denunció luego el equipo visitante.

Primero, San Jorge no pudo ingresar por el túnel porque estaba inundado -situación extraña porque no hubo lluvias en los últimos días- y debió pasar entre las tribunas. Cuando terminó el primer tiempo, y como todavía empataban 0-0, por decisión de la policía que no podía garantizar la seguridad, San Jorge se quedó en la cancha, detrás de uno de los arcos esperando que se normalizara. "La policía se dio cuenta que no daba abasto", describe a LA NACION un futbolista que prefiere el anonimato por temor. En el segundo tiempo, todo empeoraría: a los 42 minutos, Mauricio Temperini, de San Jorge, hizo un golazo desde la mitad de la cancha... y se tomó de la cabeza para demostrar dolor, pesar. "El (por Temperini) se agarró la cabeza para disimular. Y decidió no festejarlo porque el tema estaba caldeado", cuenta la misma fuente. Entonces, el partido se interrumpió porque algunos hinchas rompieron el alambrado. Además, relata que el árbitro les dijo a los jugadores que hasta que no ganara Coronel Aguirre "no terminaría el partido" y adicionó siete minutos. Algunas de las irregularidades del árbitro que se aprecian en youtube: manos evidentes y el off side del segundo gol. Así, en medio de la confusión, el temor y las irregularidades, Coronel Aguirre terminó ganando 2 a 1.

"Ya nos había pasado algo parecido en San Juan, contra Villa Krause, en 2009, pero no está bueno acostumbrarse a esas cosas. Cuando nos fuimos enterando de otras cosas- como la presencia de armas de fuego en la hinchada de Coronel Suárez y la amenaza previa al partido a algunos integrantes del cuerpo técnico- pensamos que fue mejor que haya terminado el partido así. No te entra en la cabeza. Estamos mal. En el Federal B por torneo pasan tres o cuatro partidos así. Lo que pasa es que el periodismo no se entera porque no siempre hay un apellido como Lavezzi", concluye el jugador.

Desde Coronel Aguirre, el presidente respondió ante las acusaciones: "Nosotros no somos mafiosos", dijo Diego Lavezzi al programa Radiópolis de Radio 2 de Rosario. Y añadió: "En todas las canchas te insultan, te gritan. Ni siquiera los escupieron", afirmó.

El club no hizo ninguna denuncia

Hasta el momento, el club San Jorge no hizo ninguna denuncia ante AFA. Desde la entidad rectora del fútbol argentino, una fuente que también prefirió la reserva de su nombre, aseguró que las denuncias no fueron hechas porque algunos jugadores se habrían dejado ganar, cuestión que negaron a LA NACION desde el plantel de San Jorge. Los dirigentes del club prefirieron no hablar con este medio.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.