Ciro y los Persas: una cátedra de rock y blues en la cancha de Vélez

Sebastián Chaves
(0)
21 de noviembre de 2016  

Naranja y negro: Ciro en Vélez, en el comienzo de sus tres horas de show
Naranja y negro: Ciro en Vélez, en el comienzo de sus tres horas de show

Ciro y los Persas / Músicos: Andrés Ciro (voz, armónica y guitarra), Juan Manuel Ábalos y Rodrigo Pérez (guitarras), João Marcos Cezar Bastos (bajo), Julián Isod (batería) y Nicolás Raffetta (teclados) / Estadio: Vélez Sarsfield / Nuestra opinión: muy bueno

La trilogía inicial con la que Ciro y Los Persas dieron comienzo a su show en Vélez bien puede tomarse como una llamada de atención. "Similar" y "Banda de garage" son dos rocanroles guitarreros en los que la tan mencionada cadencia rioplatense del cantante aparece más como un detalle regional que como un componente estructural. Ciro garabatea las palabras hasta disolver las consonantes como si su lengua fuese incluso más elástica que la lengua stone. "Pistolas", el clásico piojoso, completa el terceto ahora con la armónica tomando las riendas del riff principal y el scat quebradizo de la melodía marcando el ritmo de la banda.

A partir de ahí, Ciro manipuló las intensidades de la noche durante más de tres horas y treinta canciones. "Aguanten un poco, hoy tenemos de todo", dijo al reiniciar, lágrimas mediante, "Hoy te vas" para calmar a las 40.000 personas ansiosas tras un arranque rutero. Justo antes, "Canción de cuna" había abierto el dueto de baladas dedicadas a su hija. Con la maquinaria en plenitud de funciones, Micky Rodríguez subió por primera vez para revisitar otros dos de Los Piojos: "Ruleta" y "Tan solo".

Para Ciro, el yeite es un elemento a vestir, pero nunca a disfrazar, entonces pueden pasar arrebatos murgueros, inflexiones tangueras y aires de big band sin que el rock and blues deje de ser el núcleo. "Amor prohibido" propició el primer momento transmedia de la noche, cuando quienes se habían bajado la app desarrollada para el show iluminaron el estadio de luces blancas. Luego, reapareció Micky para sumarse a "Cruel".

Ciro y una postal bien rockera de la noche del sábado
Ciro y una postal bien rockera de la noche del sábado

En el final, los hits volvieron a intercalarse hasta desembocar en el solo de armónica del Himno Nacional. "Taxi Boy", "Como Alí" y el popurrí final, más "Astros", "Antes y después" y "Noche de hoy", con lectura de banderas incluida. De Uruguay a Ituzaingó, el recorrido geográfico trazó el mapa musical de Ciro. Ese que une el oeste de agite guitarrero con los ritmos rioplatenses y que marcó una forma de hacer y entender el rock que hoy se replica en bandas a ambos lados del río, pero que aún no muestra a un alumno que supere al maestro.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.