0

Szpolski y Olmos deberán pagar deudas al Estado

Ascienden en conjunto a $ 53,7 millones; el Gobierno dio de baja acuerdos que los beneficiaban
José Crettaz
0
21 de noviembre de 2016  

La Secretaría de Comunicación Pública dio de baja dos acuerdos de canje de deudas previsionales e impositivas de las empresas Balkbrug SA, editora del diario kirchnerista Tiempo Argentino, y de Manucorp SA, propietaria de la revista Veintitrés. Ambas firmas pertenecían al grupo Veintitrés, cuyos propietarios reconocidos eran Sergio Szpolski y Matías Garfunkel. Tiempo Argentino dejó de imprimirse en enero de este año -y su marca y línea periodística fueron continuadas en un semanario por la cooperativa Por Más Tiempo, integrada por sus ex empleados- y la revista Veintitrés dejó de imprimirse y se convirtió en un sitio digital en octubre pasado. Esta última publicación había sido adquirida por el grupo Crónica, de Alejandro y Raúl Olmos, en noviembre de 2014. En conjunto ambas empresas deberán pagar 53,7 millones de pesos, más del 90% de los fondos que pretendían canjear por pauta oficial.

La decisión está plasmada en dos resoluciones del secretario de Comunicación Pública, Jorge Grecco. Esos textos recuerdan que el 6 de junio de 2014, mediante el decreto 852/15, el gobierno de Cristina Kirchner habilitó -con el tecnicismo de "dación en pago"- el mecanismo de canje de deudas fiscales y previsionales por pauta oficial. En total, por esos canjes el Estado nacional acumula un crédito de pauta oficial por $ 8000 millones, de los cuales unos $ 6000 millones aún no se canjearon. El 24 de octubre de 2014, Balkbrug SA solicitó para Tiempo Argentino la adhesión al sistema por una deuda de $ 38.021.630, y el acuerdo se firmó el 18 de noviembre de 2015. Desde entonces, el gobierno cursó pauta oficial allí sólo por $ 2.792.080. Como Balkbrug SA ya no edita el diario, las intimaciones no fueron respondidas por la empresa.

temas en esta nota

0 Comentarios Ver

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.