Domenech, el rey sin victorias; Moriatis, el monarca que apostó a lo bueno conocido

En Posadas, se consagraron campeones de la Clase 2 y 3, del Turismo Nacional; el bautismo del pergaminense, doble corona para el Mago
Alberto Cantore
(0)
21 de noviembre de 2016  

Domenech, manejo y fiabilidad para ser campeón
Domenech, manejo y fiabilidad para ser campeón Crédito: Prensa APAT

No existe un libreto para calzarse la corona. Lo demostró el Turismo Nacional, que consagró a sus campeones 2016 en el autódromo Rosamonte, de Posadas, donde se desarrolló la 11» y anteúltima fecha del calendario. Resultó el bautismo para Alfonso Domenech, monarca de la Clase 2, que llegó al título sin conocer la victoria en la temporada; fue la ratificación para Emanuel Moriatis en la Clase 3, que pintará por segunda vez en cuatro años el N°1.

Si un equipo celebró en Posadas fue el Saturni Racing. Del campeonato de Domenech, en la Clase 2, al triunfo de Iván, piloto pero también jefe de la estructura, en la Clase 3. Un festejo que viajó de Pergamino, ciudad del monarca, a Bigand, sede del taller. Y un premio a la fiabilidad del Renault Clio, que nunca detuvo su marcha en el año. Le faltó la victoria, ese primer puesto por el que peleó con fiereza en las dos primeras carreras del año -terminó en ambas segundo- o ayer, cuando lideró hasta el giro 15, cuando Julián Lepphaille lo desacomodó y el toque lo relegó al quinto lugar en la pista. Las sanciones a Gastón Grasso y el propio Lepphaille lo hicieron subir al último escalón del podio que tuvo a Fernando Ayala en la cumbre. "Llegamos con más ansiedad y nervios que de costumbre, pero desde los entrenamientos sabíamos que teníamos un gran auto y lo confirmamos al ganar la serie, después de largar 5tos. En la final, cuando me comunicaron de la deserción de [Pedro] Boero, todo se simplificó", dijo Domenech, que acumula 14 carreras sumando puntos y en Viedma intentará saldar esa pequeña cuenta.

Y si en la pista disfrutó, afuera la emoción se trasladó a su papá Pata (Carlos Javier), su mamá Silvana y Florencia, con quien está de novio hace ocho años y serán padres de Lorenzo.

Moriatis, el bicampeón

Hay relaciones que se expresan más allá de los resultados. La de Moriatis con la estructura de José Pepe Martos entra en esa categoría. Campeones ahora y en 2012. El Ford Focus no tuvo una carrera fácil: Moriatis fue uno de los 11 pilotos excluidos, de manera parcial, tras irregularidades en la toma de aire de los neumáticos detectadas en las series. Él y Leonel Pernía (Fiat Linea), principal oponente en la pelea por la corona, estuvieron en la lista de castigados, aunque la noticia de que Pernía no largaría la competencia final, por problemas en el motor, le dibujaron una pequeña sonrisa; Jonatan Castellano (Chevrolet Cruze) era el restante aspirante, pero la rotura del neumático delantero izquierdo, cuando intentaba atacar a Iván Saturni (Ford Focus), le alivianaron la tarea. Así, el 14to puesto le resultó suficiente. "Salí con angustia, porque sentí que estuvo mal lo que hicieron (por la sanción), pero el arriba acomoda todo", dijo Moriatis, que ya suma tres campeonatos -con el de TC en 2009- en su historial.

Altuna no se rinde

Definirá el título junto con Canapino y Azar

No figuraba entre los principales candidatos, pero la victoria en Paraná, en la anteúltima fecha del calendario, posiciona a Mariano Altuna (Chevrolet Cruze), ganador cinco veces en el año, como firme aspirante a la corona en la definición del Top Race V6 en Salta, del 9 al 11 de diciembre próximo.Los problemas en la caja de velocidades que provocaron la deserción de Agustín Canapino (Mercedes), apenas comenzada la carrera, el primer envión anímico que recibió Altuna, quien superó a Diego Azar (Mercedes) y Ricardo Risatti (Mercedes) para ser primero y buscar su primer título en el automovilismo nacional.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.