El Gobierno logró aprobar el presupuesto de 2017 con un amplio apoyo de la oposición

El Senado lo convirtió en ley con 59 votos a favor y sólo 8 en contra; el kirchnerismo, que votó dividido, lideró el rechazo a la iniciativa y cuestionó la política económica de Macri
Gustavo Ybarra
(0)
1 de diciembre de 2016  

Con el apoyo de gran parte del arco opositor, el Poder Ejecutivo logró convertir en ley en el Senado el presupuesto nacional para 2017, al término de un extenso debate en el que la oficialista alianza Cambiemos debió soportar fuertes críticas a la política económica aplicada por la administración de Mauricio Macri en su primer año de gestión.

En la misma sesión, la Cámara alta sancionó ayer la ley que limita los denominados superpoderes presupuestarios, que le permiten al jefe de Gabinete reasignar partidas sin autorización del Congreso.

A pesar de las fuertes críticas al Gobierno, la oposición le dio un masivo respaldo al presupuesto, fundado en la necesidad de darle al Poder Ejecutivo los instrumentos para llevar adelante su idea de gobierno. "Es un acto de responsabilidad institucional, aun cuando no compartimos sus lineamientos", afirmó Miguel Pichetto (Río Negro), jefe de bloque del FPV. En la misma sintonía se manifestaron el Interbloque Federal (peronismo disidente), el massismo de UNA, el Movimiento Popular Neuquino y monobloques como GEN y Pares.

En este escenario, el proyecto fue aprobado en general por 59 votos a favor y 8 en contra. El rechazo quedó reducido a un pequeño pelotón encabezado por el kirchnerismo, que tildó de "neoliberal" el proyecto, al que se sumó Fernando Solanas (Proyecto Sur-Capital). "Ya se está haciendo el ajuste y se va a profundizar sobre la masa de los trabajadores", denunció el ex cineasta.

El debate estuvo plagado de cuestionamientos y advertencias al Gobierno. Así, Pichetto habló de "datos complicados" en la economía y cuestionó medidas de apertura como el regreso de las compras "puerta a puerta" y la reducción de aranceles a la importación de tecnología. "Esto se paga con empleo".

"Este presupuesto tiene lineamientos claramente incorrectos que no compartimos, porque supone un ajuste de la economía que entendemos excesivo", agregó Juan Manuel Abal Medina (FPV-Buenos Aires). Aunque destacó que la mayoría de su bancada votaría a favor porque "no se trata de dejar a la Argentina sin presupuesto".

El rechazo del kirchnerismo se puede sintetizar en la postura de Nancy González (FPV-Chubut). "Este presupuesto genera más pobreza, más ajuste y mas desocupación, es similar al modelo que nos llevó a 2001", denunció la senadora. También votaron en contra Anabel Fernández Sagasti (Mendoza), Virginia García y Esther Labado (Santa Cruz), María Pilatti (Chaco), Claudia Almirón (Corrientes) y María Ángeles Sacnum (Santa Fe).

Desde el oficialismo se minimizaron las voces agoreras de la oposición. "Lejos está éste de ser un presupuesto de ajuste; es el presupuesto de la responsabilidad fiscal", afirmó Silvia Elías (UCR-Tucumán).

Por su parte, Oscar Castillo (UCR-Catamarca) destacó el proyecto como el "triunfo de la política" y "de la relación de fuerzas en el Congreso", en referencia a los acuerdos alcanzados por el oficialismo con los gobernadores peronistas que se tradujeron en las numerosas modificaciones al proyecto en Diputados.

El presupuesto 2017 contempla un déficit fiscal de 4,2% del PBI, como resultado de un ejercicio que demandará un gasto $ 2,3 billones (2.363.619.870.574 pesos), con un aumento de 22,1% con relación al de este año, y un cálculo de ingresos por $ 1,8 billones (1.882.818.496.302).

Según las previsiones macroeconómicas de Hacienda, la economía crecerá en 2017 un 3,5%, se registrará una inflación de 17% y se calcula un valor para el dólar, en promedio, de 18 pesos. Otro de los puntos cuestionados es el nivel de toma de deuda previsto por el Gobierno. "Financiar gastos corrientes con endeudamiento nos parece una muy mala política", alertó Abal Medina.

Además, el Poder Ejecutivo contempla pagar unos $ 242.632 millones de servicios de la deuda, un 32,4% de aumento con relación a 2016 y un 10,5% del total del gasto publico contemplado para 2017.

Sin embargo, para el oficialismo la cifra que destinará al pago de la deuda habla de una decisión virtuosa, basada en una política de sinceramiento de indicadores. "Este presupuesto es realista, muestra las variables macroeconómicas tal como la estamos viviendo", dijo Pamela Verasay (UCR-Mendoza), quien replicó con una chicana las críticas del kirchnerismo. "Cuánto podríamos reducir el déficit si no anduvieran bolsos de dólares dando vueltas por ahí", disparó.

Uno por uno, así se votó el presupuesto

ADEMÁS

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.