Suscriptor digital

El gran debut de Hugo Schuler

René Vargas Vera
(0)
5 de diciembre de 2016  

El pianista y su estreno porteño
El pianista y su estreno porteño Crédito: Máximo Parpagnoli

Concierto de la Orquesta Filarmónica de Buenos Aires / Dirección: Jorge Lhez / Solista en piano: Hugo Schuler / Repertorio: concierto para piano y orquesta Nº 1, de Franz Liszt, y Sinfonía Nº 1, en Mi menor, op. 39, de Jean Sibelius / Sala: Usina del Arte / Nuestra opinión: excelente

Ya era hora de que los argentinos le abriéramos las puertas al magistral arte pianístico de Hugo Schuler para gozar de su profunda musicalidad. Muchos fueron los privilegiados que escucharon sus portentos en el teclado, a lo largo de algunas salas de ciudades como La Plata, Tucumán, Bahía Blanca? y otras veces en sus brillantes actuaciones con la Orquesta Filarmónica (como ocurrió de nuevo con ella, esta vez en la Usina del Arte, una de las más importantes salas de nuestra ciudad) o la Sinfónica Nacional. Lo que muchos de nosotros no alcanzamos a disfrutar fue su paso glorioso por las prestigiosas salas europeas. Empezando por su debut alemán con uno de los compositores que parecen nacidos para sus dedos: Johann Sebastian Bach, con cuyas obras, como las Variaciones Goldberg, y los dos libros íntegros de Preludios y Fugas de El Clave Bien Temperado, hizo maravillas que aplaudieron de pie los propios alemanes, y también los oyentes holandeses, belgas, polacos y españoles, en especial, catalanes, y por las cuales recibió los más codiciados premios. Por otra parte, convocado en Alemania para dejar como el mejor testimonio dos discos compactos con música de sus actuales compositores, en calidad de estreno.

Ahora viene a nuestro encuentro el prodigioso pianista Hugo Schuler con el primero de los dos conciertos para piano de Franz Liszt, junto con la Filarmónica de Buenos Aires, dirigida por Jorge Lhez. Es una de las tantas alucinantes concepciones pianísticas del genio húngaro por su carácter proteico, su desarrollo rapsódico y sus sorprendentes giros de arrebatadora epopeya entretejidos con preciosas sutilezas de toques de filigrana de impecable digitación y bien secundados por la orquesta. En cuanto a la primera sinfonía de Jean Sibelius, la Filarmónica buscó desentrañar sus enigmas, que recorren desde nebulosas combinaciones dinámicas hasta cien giros insospechados y estallidos a granel en abrumadores tutti orquestales, a la que respondieron bien sus intérpretes.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?