Suscriptor digital

Resurge la polémica por la escena de la violación en El último tango en París

Bernardo Bertolucci, Marlon Brando y Maria Schneider en el rodaje de El último tango en París
Bernardo Bertolucci, Marlon Brando y Maria Schneider en el rodaje de El último tango en París Fuente: Archivo
Luego de haber reconocido que la secuencia de sexo fue filmada sin el consentimiento de Maria Schneider, el realizador Bernardo Bertolucci emitió un comunicado aclarando sus dichos
(0)
5 de diciembre de 2016  • 17:10

Luego de desatar una fuerte controversia por contar que la escena de sexo más reconocible de El último tango en París fuera planeada por él y Marlon Brando sin el consentimiento de la actriz Maria Schneider, el realizador Bernardo Bertolucci tildó a la polémica de "ridícula" en un comunicado emitido por AFP, en el que reformuló sus previas declaraciones.

"Quisiera por última vez aclarar la ridícula equivocación que sigue suscitando El último tango en París en diarios de todo el mundo", escribió el director y prosiguió con su aclaración: "He dicho, pero tal vez no he sido lo suficientemente claro, que decidí no informar a Maria del uso de la mantequilla. Queríamos que tuvieran una reacción espontánea a ese uso impropio", explicó y continuó con su descargo, desmintiendo los dichos de la fallecida actriz, quien en 2007 contó que la experiencia la había hecho sentir "violada y humillada" y que la misma estaba directamente relacionada con sus adicciones e intentos de suicidio.

"Algunos han creído que ella no estaba informada de la violencia contra ella. Falso. Maria sabía todo porque había leído el guión, donde todo estaba descrito. Lo único nuevo con respecto al guión fue la idea de la mantequilla. Eso fue, según supe muchos años después, lo que ofendió a Maria. No la violencia que sufrió en la escena y que estaba prevista en el film", explicó el cineasta italiano de 76 años.

Asimismo, Bertolucci redobló la apuesta y atacó directamente a quienes, según su apreciación, no supieron entender cómo funciona un rodaje: "Consuela y a la vez aflige que haya gente aún tan ingenua que cree que lo que ve en el cine ocurra en la realidad. No saben que en el cine el sexo es casi siempre una ficción y probablemente creen que cada vez que John Wayne dispara a su enemigo, cae muerto de verdad", concluyó. Recordemos que Bertolucci había detallado que él y Brando no le revelaron a Schneider los pormenores de la escena porque querían obtener de ella "la reacción de una chica y no la de una actriz". La intérprete, al momento del rodaje, tenía tan solo 19 años y su co-protagonista, 48.

Las declaraciones del director desataron un repudio masivo, e incluso actores como Jessica Chastain y Chris Evans expresaron su disgusto en Twitter. "A toda la gente que adora esa película: están viendo a una chica de 19 siendo violada por un hombre de 48. El director planeó el ataque. Me pone enferma", escribió Chastain, mientras que Evans aseguró sentirse "furioso" por semejante "asquerosidad".

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?