srcset

10 destinos nacionales para disfrutar en pareja

(0)
1 de agosto de 2018  • 00:00

1) La Cumbre (Córdoba)

A cuánto de Buenos Aires: 805 km

Entre las sierras, la inconfundible arquitectura de El Castillo de Mandl.
Entre las sierras, la inconfundible arquitectura de El Castillo de Mandl. Crédito: Denise Giovaneli

El destino más refinado de Córdoba: la hotelería y la gastronomía están cuidadas al detalle, influenciadas por la herencia inglesa de la zona. Es el lugar que eligieron muchos intelectuales para vivir. Un referente fue Manuel Mujica Lainez, quien se instaló en La Cumbre desde 1964 hasta su muerte, en 1984. Su residencia es hoy un museo que vale la pena visitar. Para los que busquen un poco de adrenalina: parapente en Cuchi Corral.

Refugios para el amor: El castillo de Mandl I Los Cedros I Gapasai

2) Delta (Buenos Aires)

Una escapada clásica a pocos minutos de la city. Mucha vegetación y la cuota de placidez necesaria para hacer de este destino un refugio para los que buscan intimidad. Hay buena oferta de alojamientos (algunos con spa) y promociones especiales para los fines de de semana.

El muelle del Delta Eco Spa en el Delta del Tigre.
El muelle del Delta Eco Spa en el Delta del Tigre. Fuente: Lugares - Crédito: Gentileza Delta Eco Spa

Refugios para el amor: Bosque de Bohemia I Los Pecanes I La Becasina

3) Mendoza

A cuánto de Buenos Aires: 1049 km

La tierra del vino es una buena excusa para hospedarse en algunas de las bodegas que, además de recibir visitas, cuentan con alojamiento y actividades para no poner un pie fuera del lugar. Otra opción interesante es alojarse en Chacras de Coria, un aristocrático suburbio a 14 km de la capital con encanto propio y en donde se puede, entre otras cosas, visitar el Museo Casa de Fader.

Visita a la Bodega Gimenez Riili en Mendoza.
Visita a la Bodega Gimenez Riili en Mendoza. Fuente: Lugares - Crédito: Sebastián Pani

Refugios para el amor: El Aguamiel I Cavas Wine Lodge I Finca Adalgisa

También te puede interesar: 4 bodegas mendocinas donde ir a comer

4) Villa La Angostura (Neuquén)

A cuánto de Buenos Aires: 1667 km

Punto ineludible de la Ruta de los Siete Lagos , su entorno de por sí invita al relax y emprender algunos trayectos, con ritmo pausado y los ojos bien abiertos: navegar a vela por el Nahuel Huapi, recorrer el lago Correntoso (su orilla se llena de retamas) y hasta improvisar un picnic al costado del camino, visitar el bosque de Arrayanes (en lancha, a pie o en bicicleta) y visitar las casas de los artesanos afuera de la villa, entre otras posibles actividades.

Romance con vista al Nahuel Huapi
Romance con vista al Nahuel Huapi Crédito: Denise Giovaneli

Refugios para el amor: Correntoso Lake & River I Las Balsas I La Escondida

5) Cachi (Salta)

A cuánto de Buenos Aires: 1622 km

Es casi la capital de los Valles Calchaquíes , ideal para hacer base y recorrerlos durante el día. El pueblo mantiene intacto sus encantos: calles empedradas, casas blanqueadas a la cal y la calma de su entorno. Imperdible su Museo de Arqueología, donde se muestran más de cinco mil piezas de la cultura calchaquí.

El patio del Museo de Cachi en la provincia de Salta.
El patio del Museo de Cachi en la provincia de Salta. Fuente: Lugares - Crédito: Sebastián Pani

Refugios para el amor: Cabañas Miraluna I La Merced del Alto I Casa de campo La Paya

A cuánto de Buenos Aires: 3088 km

6) Ushuaia (Tierra del Fuego)

La postal del canal de Beagle bien vale visitar la ciudad. Navegar el canal , bordear la costa del Lago Fagnano, subirse al Tren del Fin del Mundo (la estación se encuentra a 8 kilómetros de la ciudad) y una cena gourmet en Kaupé o Chez Manú constituyen un programa romántico más que provechoso.

El faro Les Eclaireurs, visita emblemática para quienes llegan a conocer Ushuaia.
El faro Les Eclaireurs, visita emblemática para quienes llegan a conocer Ushuaia. Fuente: Lugares - Crédito: Fernando Dvoskin

Refugios para el amor: Las Hayas Resort Hotel I Arakur Tierra de Leyendas I Los Acebos

7) Esteros del Iberá (Corrientes)

A cuánto de Buenos Aires: 857 km (a Colonia Carlos Pellegrini)

La opción eco para los que buscan un entorno natural y tranquilidad asegurada. Elegir un buen hospedaje , más que en cualquier otro destino, es sustancial ya que desde ahí se emprenden las actividades que se pueden hacer en la zona. Durante el verano, los paseos se arman desde muy temprano, para aprovechar las horas de más bajas temperaturas.

Recorriendo los Esteros del Iberá en bote.
Recorriendo los Esteros del Iberá en bote. Crédito: Sofía López Mañan

Refugios para el amor: Hostería Rincón del Socorro I Casa Santa Ana I Posada de la Laguna I Posada Aguapé

8) Bariloche (Río Negro)

A cuánto de Buenos Aires:1615 km

Destino ineludible para el viaje de bodas durante décadas. Hoy la ciudad y sus alrededores ofrecen buena oferta hotelera y gastronómica. Una buena opción para los que buscan reparo de los contingentes de turistas y estudiantes que copan el centro buena parte del año es hospedarse en Isla Victoria, a media hora de viaje en catamarán. Un capitulo aparte es el Llao Llao, para bolsillos generosos y espíritus sibaritas.

Romance con vista al Nahuel Huapi
Romance con vista al Nahuel Huapi Crédito: Denise Giovaneli

Refugios para el amor: Llao Llao I Isla Victoria I Lirolay Suites I Aldebarán Hotel & Spa

9) Villa Pehuenia (Neuquén)

A cuánto de Buenos Aires: 1449 km

Una de las villas más jóvenes de la Patagonia y en sus comienzos el destino elegido por los mieleros. A pesar de su marcado crecimiento de los últimos años, mantiene la frescura de sus orígenes. Para aventureros: emprender un paseo en auto por el volcán Batea Mahuida (la mejor vista de la villa) o acampar en el camping Trenel, a cargo de Fernando López, notable montañista.

Navegación en velero por el Lago Aluminé, en Villa Pehuenia.
Navegación en velero por el Lago Aluminé, en Villa Pehuenia. Fuente: Lugares - Crédito: Juana Mauri

Refugios para el amor: La Escondida I Piedra Pintada I Amarras Pehuenia

10) Purmamarca (Jujuy)

A cuánto de Buenos Aires: 1626 km

Fundada en 1594, su nombre significa pueblo de la tierra virgen en lengua aimará. Cobijada por el Cerro de los Siete Colores, es el lugar soñado por cualquier viajero amante de los paisajes de nuestro Norte y una de las paradas ineludibles de quienes recorren la Quebrada de Humahuaca. En clave gourmet, El Manantial del Silencio es una elección insoslayable con una exquisita propuesta de cocina andina.

Partido de fútbol en un potrero de Purmamarca, rodeado de cerros.
Partido de fútbol en un potrero de Purmamarca, rodeado de cerros. Fuente: Lugares - Crédito: Ignacio Snachez

Mirá la ubicación de los lugares en el mapa:

Refugios para el amor: La Comarca I Casa de Adobe El Manantial del Silencio Los Colorados

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.