Praias bahianas: Diogo y Santo Antonio

(0)
25 de mayo de 2016  • 00:00

Roberto Carvalho, dueño de la Pousada Roana, nos recibe con una sonrisa. Como protegiendo el silencio reinante, casi en un susurro cuenta que llegó a Diogo hace 15 años en busca de un cambio de vida; de técnico en comunicaciones en Salvador pasó al turismo, construyendo cabañas para los amigos que, seducidos por la belleza del paraje, iban a visitarlo y se instalaban días, meses... Cruzando el puente sobre el río serán unos 40 minutos (1 km) de caminata cuesta arriba hasta la playa cruzando arenas que de tan blancas parecen intocadas. Tan indescifrables son que, como Hansel y Gretel,  se recomienda dejar señales ?cintas de Bonfim, ramas apiladas? para encontrar el camino de regreso. Al llegar a la cima, la playa indómita barrida por el viento. Ni un alma: sólo una jangada encalla sobre las lajas bañadas por las olas. Además de su playa incomparable Diogo alberga un restaurante famoso por sus moquecas, Sombra da Mangueira, al pie de un árbol de mango ya legendario.

A pocos kilómetros de allí, entre la restinga y las dunas se yergue la aldea de Santo Antônio, cuyos 150 habitantes son casi todos parientes. Animales domésticos de distinto porte andan sueltos por todas partes: perros, gatos, burros, galinhas caipiras. Este vilarejo mantiene viva la tradición del artesanato en palha de piaçava, resabio de la cultura indígena que practican las mujeres de la comunidad. Dicen que el aislamiento ayuda a preservar la costumbre: lo único que se puede hacer aquí es pescar, mariscar y trenzar. Pero aunque todavía cuelgan bolsos y carteras en las galerías de las casas, el principal punto de venta es el gran complejo Costa do Sauípe, que además trajo la electricidad: "antes vivíamos con luz de farol y heladera a gas," comentan.





DATOS ÚTILES

DIOGO

DÓNDE DORMIR


Pousada Roana

Frente al río, s/n (a 1km de la playa de Santo Antônio)

T: (0055-71) 9159-7809/ 9302-3223. pousadaroana@gmail.com. www.pousadaroana.com

De Annemiek y Roberto Carvalho: un paraíso en el pequeño paraíso de Diogo. Cinco bangalós en medio de la naturaleza exuberante, todos con jardín privado con hamacas, aire acondicionado y equipados con cafetera y frigobar. Atendido por sus dueños y un staff encantador.



Pousada Too Cool na Bahia


Frente al río, s/n.

T: (0055-71) 9952-2190. www.toocoolnabahia.com.br

Bangalós temáticos, decorados con objetos traídos de distintos países por su propietaria belga, Sophie. Tiene una bellísima pasarela de 500 metros que lleva a la playa del río entre juncales.



DÓNDE COMER

Sombra da Mangueira


Rua de Diogo s/n. (71) 9133-4860/ 9943-2745

Este emprendimiento familiar es uno de los mejores restaurantes del Litoral Norte: hay que reservar sí o sí. Las mesas grandes de madera están protegidas por una mangueira legendaria que no es típica de la región: la semilla fue encontrada y plantada por el abuelo pescador. Los deliciosos platos ?camarão à sombra da mangueira, picanhas, moquecas? son creación de Meuris Veloso, la madre de la familia, que aún hoy trabaja en la cocina. Abierto todos los días desde las 12 a las 17.

Caminho do Rio

Rua de Diogo s/n.

Platos bahianos bien preparados, mesas al aire libre, ambiente tranquilo. Es el único restaurante abierto por la noche: desde las 17 hasta las 23.





SANTO ANTÔNIO

DÓNDE DORMIR

Pousada de Dona Lelé


T: (0055-71) 9951-6705

Cabañas más bien precarias con cuarto, sala y cocina.

Casa de Luciano

T: (0055-71) 9174-2093)

En los fondos funciona un camping con carpa propia.



DÓNDE COMER

O Pescador


Frente a la plaza s/n

De Tomás Mendes, nieto del cartero que oficia de "fundador" del pueblito. Imperdibles la moqueca con agregado de queso y banana da terra y la langosta grillada.

Maria Muqueca

Frente a la plaza s/n.

T: (0055-71) 9670-7588

La especialidad de la casa es la iguaria: manjar de pescado y langosta.

 

Por Nora Vera.  Extracto de la nota publicada en revista Lugares n°235.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?