San Lorenzo invita a creer con los goles de la sociedad entre Blandi y Cauteruccio

Fernando Vergara
(0)
11 de diciembre de 2016  

San Lorenzo sufrió para derrotar a Unión
San Lorenzo sufrió para derrotar a Unión

Cada tanto aparece un oasis que nos hace enamorar de nuestro fútbol. En una Argentina en la que muchas veces la realidad de este deporte obliga a desviar el eje principal -la pelota, un pase, el gol, un festejo- y se habla más de lo ajeno al terreno de juego -caos en la AFA, la violencia barrabrava-, cuando dos equipos regalan un espectáculo como el de ayer nos acordamos por qué el fútbol "es la única religión que no tiene ateos", como inmortalizó alguna vez Eduardo Galeano. Y así como hace una semana fue el turno de Boca-Racing en una Bombonera que vibró con seis goles, esta vez le tocó a San Lorenzo y Unión , que entregaron cinco gritos y un festejo que, para los simpatizantes azulgranas, se atragantó hasta el cierre. Así, en el agobiante calor del Nuevo Gasómetro se vivió un encuentro pleno de emociones que al local le sirvió para tocar la cima de la tabla al menos hasta hoy, a la espera de lo que suceda con el líder Estudiantes.

Para que un partido que de entrada amenazó con tornarse intrascendente comience a transformase en atractivo hacían falta buenos intérpretes, y en ese circuito entraron Cauteruccio , Blandi y Ortigoza . El volante, dueño de las pausas y del tránsito de la pelota por todo el medio campo, estuvo preciso -una vez más- en los pases. Pero lo más destacado volvió a ser la labor de dos futbolistas que posiblemente atraviesen el mejor momento de sus carreras. Para Blandi, sus números son fabulosos: contabiliza 24 goles en 2016, sobre 39 partidos. Y la gran estrella fue el otro 9, el "falso" 9, o mejor dicho, alguien que por naturaleza es 9 pero que de un tiempo a esta parte se adaptó a otros lugares, a jugar por las bandas y que ante Unión completó un recorrido destacado tanto por la izquierda como por derecha: Cauteruccio. "Hay un juego colectivo que se disfruta mucho y que nos favorece a los que tenemos llegada al gol", analizó el uruguayo. Entre los dos delanteros marcaron 12 de los 24 goles de San Lorenzo en el torneo.

Fuente: LA NACION

A la buena propuesta habitual del Ciclón de Aguirre -aún sin su mejor futbolista de 2016, Belluschi - se le sumó el empuje de los santafecinos. Unión no se amedrentó y se mantuvo expectante hasta el desenlace. El partido tuvo absolutamente todos los condimentos y disfrutó de un ida y vuelta que en reiteradas ocasiones levantó a más de uno en la platea. Suele decirse, también, que para observar un partidazo hacen falta errores y el Ciclón los tuvo: fundamentalmente, con una desatención en un córner que derivó en el gol de Soldano; luego, vieron cómo Vadalá eludió rivales y venció a Torrico desde afuera del área. Porque si hubo errores, también le dieron paso a los aciertos. En ese lapso, también hubo tiempo para el regreso de Romagnoli, el ídolo de Boedo (ver aparte).

El Tatengue, un equipo de piezas estructuradas, siempre tuvo iniciativa para levantarse de los tropiezos. La apuesta le dio dividendos en ataque y siempre incomodó al elenco de Aguirre. "Se perdió pero el equipo mostró rebeldía y buscó hacerle daño a San Lorenzo. Unión está bien, viene en remontada y le juega de igual a igual a cualquiera", analizó el DT Juan Pablo Pumpido .

Los últimos 20 minutos regalaron lo mejor de la tarde. Hubo tiempo y espacio para cuatro goles. Y se encendió la alarma en el Nuevo Gasómetro. "Nos faltó un gol más para sufrir menos. El resultado es importante porque seguimos arriba. No pudimos cerrarlo y eso también es mérito del rival. Terminamos nerviosos aunque considero que el resultado fue justo. Hacer tres goles en un partido no es sencillo", analizó Aguirre.

Con la aguja del segundero dando sus últimas vueltas, San Lorenzo perdió la línea y se embarulló. Sobre el pitazo final, Rolle buscó el ángulo izquierdo de Torrico y por poco no estampó el 3-3. Fue la última imagen que mostró el partido. Juan Pablo Pumpido se agarró la cabeza. Aguirre respiró. Fue un espectáculo "clase A". La alegría quedó en San Lorenzo, pero el reconocimiento se lo repartieron por partes iguales.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.