El Colegio Electoral, más que un trámite para Trump

El ente debería convalidar hoy su triunfo
(0)
19 de diciembre de 2016  

WASHINGTON.- Los 538 miembros del Colegio Electoral se reunirán hoy en los capitolios de sus respectivos estados para sellar formalmente la victoria en las urnas del presidente electo de los Estados Unidos, Donald Trump, antes del recuento oficial de votos, que se realizará en Washington el próximo 6 de enero.

La votación suele ser un mero trámite, pero este año toda la atención recae en el Colegio Electoral, después de que varios electores recibieron presiones para votar en contra y negarle a Trump la presidencia. La conclusión de la CIA y del FBI de que Rusia buscó intervenir en la elección para dañar la campaña demócrata también intensificó en días recientes el foco sobre ese ente.

El presidente electo de Estados Unidos, Donald Trump
El presidente electo de Estados Unidos, Donald Trump Fuente: Archivo - Crédito: DPA

A diferencia de lo que ocurre en otros países, el presidente de los Estados Unidos no es designado directamente por los votantes en las urnas, sino que éstos eligen en realidad a los electores que conformarán el Colegio Electoral. Estados Unidos es un típico ejemplo de país con elección indirecta. Cada estado tiene un número de electores en función de su población. Quien gana en un estado se lleva todos los votos electorales correspondientes a ese estado, aunque haya ganado sólo por un voto de diferencia.

Trump ganó los comicios según ese sistema, pero obtuvo menos respaldo en el voto popular: su rival Hillary Clinton lo aventajó allí por 2,6 millones de votos.

Los electores apoyan en general al candidato que ganó más votos en su estado, pero desde que Trump venció en las elecciones surgió un movimiento que busca evitar que el multimillonario sea presidente: se denomina los "Electores Hamilton", en honor a Alexander Hamilton, uno de los padres fundadores de Estados Unidos. Hamilton consideraba que, de ser necesario, el Colegio Electoral debe actuar como salvaguarda constitucional contra los candidatos que no estén calificados para la primera magistratura.

Muchos electores han recibido numerosos correos electrónicos, cartas y llamadas de teléfono, e incluso amenazas de muerte, según denunciaron, para que voten en contra de Trump.

En teoría, un frente unificado de 232 electores demócratas podría convencer a 38 republicanos para elegir a un presidente alternativo, pero es poco probable que esto ocurra.

Hasta ahora sólo un elector - el republicano Christopher Suprun- ha anunciado públicamente que cambiará su voto. Suprun ha dicho que no votará por Trump porque considera que el multimillonario "no está calificado para el cargo".

Tampoco está claro quién podría ser la alternativa a Trump. El gobernador de Ohio, el republicano John Kasich, ha rechazado la idea de que pudiera ser él, a pesar de que muchos lo consideran un candidato ideal.

Para ser elegido presidente, se necesita lograr al menos 270 votos del Colegio Electoral. Si Trump no lograra superar ese número, entonces la Cámara de Representantes, en manos de los republicanos, sería la encargada de elegir el nuevo jefe de la Casa Blanca. Y en un caso así lo más probable es que votaría por Trump.

DPA y The New York Times

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.