Experiencia: las lecciones que aprendí viviendo seis meses en un auto mientras lanzaba mi startup

El fundador de la plataforma AmpleFind cuenta cómo hizo para sobrevivir con 200 dólares al mes en Silicon Valley a la espera de concretar la presentación de su proyecto de venta online

21 de diciembre de 2016  
Crédito: FastCompany

Al despertar en el asiento trasero de mi Volkswagen Jetta una mañana helada a fines de 2015, miro la hora. Son las 5 de la mañana. Salgo del estacionamiento de Walmart y voy a mi gimnasio, 24 Hour Fitness. Luego de una ducha rápida estoy listo para empezar a trabajar, surfeando los puntos de Wi-Fi a lo largo de toda la Bay Area (la región metropolitana de San Francisco y sus alrededores que incluye a Silicon Valley). Desde las 6 de la mañana hasta las 11 de la noche estoy en el asiento trasero de mi auto, armando mi nuevo sitio en la red.

El 10 de octubre de 2015 desalojé mi departamento en Mountain View, cargando lo esencial en mi auto, y lo convertí en mi nuevo hogar por los siguientes seis meses. Sé que suena extremo y lo fue. Pero mi medio año de penurias autoimpuestas no fueron un experimento en estilo de vida ni se trató de hacer de turista con limitaciones, situación que otras personas soportan indefinidamente porque no les queda más remedio.

Para mí fue simplemente una medida práctica: soñé con crear una plataforma de ropa deportiva online, pero tenía recursos extremadamente limitados para concretarlo. Lo que sí tenía, sin embargo, era la disposición a reducir de forma dramática mi costo de vida y dar todo mi esfuerzo hasta que se me acabara el tiempo, el dinero o lo que fuera.

A fin de cuentas, las startups sin recursos son parte de la cultura de Silicon Valley: según una medición, alrededor de cuatro empresas que recién comienzan de cada cinco se autofinancian.

Pero yo tenía la intuición de que podría hacerlo, mientras que si seguía con la hemorragia de dinero por el pago de alquiler y servicios reduciría mucho mis probabilidades de éxito. Algunos emprendedores se van de Estados Unidos para financiar sus nuevos emprendimientos. Para mí, reducir mis gastos -pero quedarme para aprovechar los recursos de Silicon Valley- parecía la mejor opción.

Sin duda, mi enfoque probablemente no sea la respuesta para todos los fundadores, pero me enseñó unas cuantas lecciones que me ayudaron a mí -y a mi compañía- a sobrevivir en un ambiente cada vez más prohibitivo para los proyectos que están dando los primeros pasos.

1 - Reducir recursos y sobrevivir

El pico de la financiación con capital de riesgo en 2015 ha generado un escenario de startups caracterizado por nuevos negocios ricos en capital y con una cultura de excesivos privilegios. Pero desde entonces comenzó a reducirse la financiación.

Muchas compañías que no cumplieron con las elevadas expectativas generadas han visto grandes devaluaciones de inversores nerviosos. Estos unicornios heridos se han visto forzados a repensar los costos innecesarios. Por ejemplo, Dropbox recientemente recortó su política de gastos, revocando el transporte gratuito y limitando su servicio de comidas para los empleados. La frugalidad está en ascenso, incluso en la cima.

En los escalones inferiores del mundo empresario, por supuesto, es un hecho cotidiano. Al comenzar un nuevo negocio tiene que vivir según sus recursos, no puede vivir a costa de ganancias futuras e inversión prestada. En el período que pasé en el auto reduje mis gastos a tan sólo 200 dólares al mes. Esta suma tenía que alcanzar para cubrir mis gastos más básicos, incluyendo comida y ser socio de mi gimnasio abierto las 24 horas (en particular por el uso de la ducha), utilizando conexiones de Wi-Fi gratuitas de la ciudad.

Pero vivir con menos recursos no da resultado si no se utilizan las redes disponibles. En mi caso incluyó la participación en eventos de relacionamiento gratuito como VLAB y SV Newtech, y otros encuentros centrados en la tecnología y organizados por la Universidad de Stanford con fundadores de startups y capitalistas de riesgo, provenientes de toda la Bay Area.

También aproveché el apoyo de amigos o antiguos colegas. Para el desarrollo de nuestro producto recurrí a la ayuda de un amigo que había trabajado antes para mí. Esto hizo una gran diferencia, ya que aceleró el tiempo que llevó el lanzamiento y permitió comenzar a obtener ganancias más rápido. Ahorrar dinero es sólo la mitad de la batalla: importa lo que uno hace mientras vive en forma económica y para esto aprovechar la red de contactos es un punto clave.

2 - Invierta sabiamente y sepa priorizar

Incluso la más despojada de las startups tiene que hacer una cantidad de inversiones. Algunas son inevitables, mientras que otras son aconsejables, porque potencialmente generan fuerte ganancia sobre la inversión o los efectos positivos de más largo plazo.

Según el informe Hacer Negocios del Banco Mundial, los costos administrativos de lanzar una nueva empresa en Estados Unidos llegan a alrededor de US$ 750 en promedio. Esto incluye el trámite de registrar el nombre de la compañía junto con un acuerdo operativo y la certificación. En mi experiencia también tuvimos que pagar por servidores y apoyo al cliente e invertimos un monto pequeño para la comercialización de nuestro proyecto.

En total gastamos entre 100 y 150 dólares por campaña de avisos en Google y Facebook. Google Adwords fue lo que nos dio mejores resultados: lo usamos para testear la respuesta de los clientes a nuevos recursos y saber cómo interactuaban los diferentes públicos con nuestra plataforma.

En retrospectiva, ahora me doy cuenta de que debí haberme centrado en las ventas mucho antes. Es realmente importante hablarle a la gente acerca de su producto y entusiasmarla, incluso antes del lanzamiento. Pero he advertido que no se necesita esperar a tener el producto perfecto; uno tiene que hacer el lanzamiento lo antes posible y luego mejorarlo constantemente a través de iteraciones continuas.

Hay una gran cantidad de buenas herramientas que son de uso gratuito o que ofrecen períodos de prueba sin costo.

En nuestro caso usamos FreshDesk para las interacciones de servicios al cliente; SendGrid para el marketing con correo electrónico, y Trello para manejar nuestro cronograma y planificación interna de producto.

Asegurarse de concentrar esfuerzo, priorizar la ruta de desarrollo e invertir en el momento adecuado para sacarle el mayor provecho mientras el reloj sigue su marcha es decisivo.

3 - Opciones limitadas significan mayor concentración

Jugarse por un nuevo emprendimiento significa no "dejarse" alternativa. Sabía que tenía un período corto para bajar la cabeza y lanzar el sitio, no había otra opción y no quería vivir para siempre en mi auto. Cuando uno da un salto a lo desconocido está forzado a lograr resultados.

Esto puede ser sorprendente de oír en una era que ha presenciado el auge del empresario de tiempo parcial y el tener ocupaciones agregadas. Pero desde mi punto de vista, eso genera el riesgo de dispersarse y no comprometerse.

A veces puede significar que uno no confía totalmente en lo que hace y si ese es el caso, ¿por qué deben confiar los clientes? Si realmente quiere despegar, no puede sólo coquetear. Pero una vez que se juega, lo mejor es fijarse límites. Eso puede significar fijar la fecha de un encuentro con inversores, contactar una incubadora o aceleradora, o establecer un momento tope para el lanzamiento o la presentación de la empresa.

Solicitar una entrada para una conferencia o un evento de startups, como TechCrunch Disrupt (una Web especializada en innovaciones tecnológicas), es una gran manera de hacer conocer su producto por expertos del sector y también conseguir cobertura de los medios.

Si no lo admiten para participar de este tipo de eventos, no se preocupe; tenga presente que tan sólo el 2,5% de los solicitantes son aceptados en el Disrupt Startup Battlefield (la mayor competencia de startups del mundo).

Aun así, lo menos que puede hacer es preparar una fecha para su lanzamiento en Product Hunt (la plataforma online en la que cada día se presenta una startup nueva) para obligarse a trabajar. Luego siga con su presentación en Hacker News, con un público más amplio. Pero asegúrese de que está siendo realista con sus metas para no quemarse.

Luego de seis meses de dormir en el frío del invierno y el calor del verano en mi auto, el lanzamiento finalmente se completó. La gente comenzó a hablar de la nueva compañía y empezamos a ver algo de tracción. Me mudé a un nuevo departamento y estaba listo para enfrentarme al mundo nuevamente.

Desde entonces, mi experimento se ha convertido en una parte de nuestra narrativa fundacional y espero que comunique algo a nuestros clientes y nuevos empleados acerca de quiénes somos y nuestra decisión de apostar todo a algo que vale la pena. A fin de cuentas agregar su historia personal a su lanzamiento empresario ayuda a diferenciar su marca y llamar la atención del cliente.

Pero más que eso, la experiencia me mostró lo importante que pueden ser un presupuesto ajustado y un cronograma ambicioso. Si realmente quiere tener éxito, no sólo necesita dejar de pagar alquiler y comenzar a ducharse en su gimnasio. Pero casi todos los emprendedores necesitarán reducir costos y concentrar toda su energía en lanzar el mejor producto que pueda en un período breve. De eso se tratan los proyectos despojados, lo que se aplica tanto a startups autofinanciadas como a aquellas que hayan recibido inversiones de riesgo.

No importa lo que haga, aproveche plenamente los recursos, sean los que sean. Sólo necesita suficiente nafta en el tanque como para seguir andando.

El autor es el fundador y CEO de AmpleFind, una plataforma de venta online de artículos deportivos que se lanzó en diciembre de 2015 y que en la actualidad ofrece más de cuatro millones de ítems de las principales cadenas del rubro. Traducción Gabriel Zadunaisky

TEMAS EN ESTA NOTA