Suscriptor digital

La música argentina tiene propio "dominio"

Mauro Apicella
(0)
24 de diciembre de 2016  

Medio siglo atrás habría sido difícil hablar de industrias culturales. Es más, quizá estas dos palabras habrían sido tomadas por muchos como términos antagónicos. ¿Qué habría de bueno en industrializar la cultura? Un sacrilegio era hacer artes y negocios al mismo tiempo aunque (es inevitable reconocerlo) la mayoría de las actividades funcionaron gracias al desarrollo económico que se establecía en función de ellas. Desde el Estado el fomento se convirtió en una herramienta fundamental para todas esa actividades artísticas que carecían de masividad. En nuestro país el cine y el teatro tomaron la iniciativa y la delantera con leyes de protección y fomento.

En cambio, la música (sin duda, por responsabilidad de los músicos) logró amparo y fomento desde una institución con potencialidad recién hace unos pocos años. Lo bueno es que desde allí, con esa ley nacional que generó la creación del Instituto Nacional de la Música (Inamu), se logró poner en marcha un sistema federal que además de fomento, tiende a una conexión reticular de la actividad.

Entre las noticias más recientes están los programas de ayuda para producir música, la recuperación por parte de los artistas de obras que compusieron y grabaron, y, esta última semana, la novedad del acuerdo que el Inamu firmó con NIC Argentina para la creación de un nuevo dominio para la actividad: .musica.ar

Más allá de que el hecho musical la mayoría de las veces es una creación individual o a lo sumo grupal, lo cierto es que la actividad colectiva es la que, en este último tiempo, genera los mejores resultados y multiplica la difusión de propuestas de toda clase y niveles de producción. Suma y no divide.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?