Cambiemos logró el 73,9% de los votos al aprobar leyes

Por ser minoría debió negoció con la oposición las normas clave para el Gobierno
Laura Serra
(0)
26 de diciembre de 2016  

Los legisladores de Cambiemos representan sólo un tercio en la Cámara de Diputados y apenas un quinto en el Senado. Pese su condición de minoría en un Congreso dominado por distintas vertientes del PJ, el oficialismo no sólo logró el objetivo de sancionar la mayoría de los proyectos que envió el Poder Ejecutivo, sino que, además, lo hizo con un porcentaje muy alto de votos, un 73,9% en promedio de ambas cámaras.

Los últimos tironeos entre oficialismo y oposición en torno de la modificación del impuesto a las Ganancias estuvieron a punto de tirar por la borda todo un año de trabajosas, pero a la vez, fructíferas negociaciones legislativas. A la postre, luego que el Gobierno depusiera su inicial renuencia a un acuerdo con la oposición, el proyecto consensuado fue uno de los más votados en el Congreso: cosechó el 65,2% de los votos en la Cámara baja y el 77,8% en el Senado.

Estos altos porcentajes se replican en buena parte de las leyes promovidas por el Poder Ejecutivo desde marzo. En las más de las veces el oficialismo debió ceder posiciones, ya sea ampliando el costo fiscal de algunas de las normas económicas o bien apoyando iniciativas de la oposición. Los resultados fueron positivos: sobre una muestra de las 10 leyes más importantes que impulsó el Poder Ejecutivo este año, la Cámara de Diputados las apoyó, en promedio, con 183 votos positivos, es decir, el 71% de los miembros.

En el Senado, donde el Frente para la Victoria (FPV) es amplia mayoría, el apoyo al Gobierno fue, paradójicamente, mayor. En efecto, allí estas 10 leyes del Gobierno tuvieron un apoyo promedio de 55 votos, es decir, del 76% de los integrantes de la Cámara alta.

Estos datos surgen de la aplicación Congresoscopio, de LA NACION, sobre una muestra de 10 leyes seleccionadas por este diario. Ellas son el pago a los holdouts; la devolución del IVA a los jubilados; la ley de acceso a la información pública; la norma que incorpora técnicas especiales para la investigación criminal (con las figuras del agente revelador y encubierto); la ley que abrevia los juicios en delitos de flagrancia; la reparación histórica a los jubilados y blanqueo de capitales; la que incorpora la figura del arrepentido; el presupuesto 2017; la ley que limita el uso de los "superpoderes" presupuestarios y la ley de fomento a emprendedores.

"El hecho de que hayan cosechado un apoyo del 70% en ambas Cámaras habla no sólo del consenso obtenido sino de la fuerte legitimidad que adquieren estas leyes. Tal vez sea difícil reeditarlo", destacó el diputado Mario Negri, jefe del interbloque Cambiemos.

Durante el período ordinario de sesiones, el Congreso aprobó 96 proyectos de ley; durante las sesiones extraordinarias se sancionaron otras tres: reforma de la ley de ganancias; emergencia social y suba de penas para los delitos viales. Según un trabajo realizado por la Fundación Directorio Legislativo, de las iniciativas aprobadas durante el período ordinario, 26 fueron de autoría del Poder Ejecutivo, lo que representa un 27 % del total.

Entre los proyectos que se quedaron en el camino figuran dos muy caros a los intereses de Cambiemos: la reforma del Ministerio Público, que acota a cinco años el mandato de la procuradora; y la reforma electoral, con la cual el Presidente pretendía instaurar a partir de 2017 la boleta única electrónica. También quedó fuera de agenda el proyecto de promoción del primer empleo, ampliamente rechazado por el universo sindical. Para aceitar la sanción de las leyes, el Gobierno tuvo que aumentar el costo fiscal de algunas de las iniciativas económicas: en todo el año, estas concesiones le insumieron al Estado un costo de $ 72.000 millones, un 3,6% del total de gastos previsto en el presupuesto 2017. Esto, sin contar con el impacto fiscal que implicará la aplicación de la nueva ley de ganancias, que rondaría los $ 8000 millones.

Pero no todas fueron concesiones económicas. La oposición, a cambio de apoyar algunas leyes del oficialismo, logró que varias de sus iniciativas fueran también sancionadas.

La situación cambió este año. Según el informe de la Fundación Directorio Legislativo, del total de las leyes que tuvieron origen en el Poder Legislativo, el 82% (58 leyes) fueron proyectos de legisladores de la oposición. En cambio, las leyes impulsadas por legisladores oficialistas explican el 10% (7 leyes) del total. En cambio, en el último año de la gestión de Cristina Kirchner, el balance arroja que, de las 125 leyes aprobadas, casi la mitad (el 43%) tuvieron origen en el Poder Ejecutivo.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?