Posverdad, bizarro y youtubero, entre las candidatas a la palabra del año

El concepto de posverdad tuvo un pico de uso durante 2016 a causa del Brexit y las elecciones presidenciales norteamericanas que ganó Donald Trump
El concepto de posverdad tuvo un pico de uso durante 2016 a causa del Brexit y las elecciones presidenciales norteamericanas que ganó Donald Trump Fuente: AFP
La Fundación del Español urgente seleccionó a los neologismos que mejor reflejaron los cambios y nuevas tendencias en el mundo durante 2016; el ganador se conocerá el viernes
(0)
26 de diciembre de 2016  • 11:18

Posverdad, youtubero, populismo, sorpaso, bizarro y c uñadismo son algunas de las doce candidatas que optan a convertirse en la palabra del año de la Fundéu BBVA. Esta es la cuarta ocasión en la que la Fundación del Español Urgente, promovida por la Agencia EFE y BBVA, elegirá su palabra del año entre aquellas que han estado presentes en la actualidad informativa y presentan algún interés o curiosidad desde el punto de vista lingüístico. En las tres ediciones previas las elegidas fueron escrache (2013), selfi (2014) y refugiado (2015).

Como en ocasiones anteriores, la Fundación ha publicado una lista de doce términos entre los que elegirá su palabra del año, que dará a conocer este viernes.

"Buscamos una palabra, nueva o no, que haya estado en las noticias y en las conversaciones de este año y que tenga además un cierto interés desde el punto de vista lingüístico: que por su origen, alguna duda o dificultad de uso la hayamos tratado en Fundéu BBVA", explica el director general de la Fundéu BBVA, Joaquín Muller.

En la lista de candidatas figuran varios términos relacionados con el ámbito de la política, en un año marcado por las citas de este tipo en buena parte del mundo.

Se trata de posverdad, la adaptación al español de "post-truth" ( elegida palabra del año en inglés por el Diccionario de Oxford); populismo, un término cuyo significado ha ido evolucionando y cargándose de connotaciones en un interesante proceso de relexicalización; sorpaso, adaptación de un italianismo que parece haber llegado al español para quedarse, y abstenciocracia, un neologismo que alude a la importancia que está adquiriendo la abstención de los sistemas democráticos.

Gracias a la popularidad de youtubers como el chileno Germán Garmendia, su trabajo y la fama que resulta de él se ha vuelto una aspiración para muchos jóvenes
Gracias a la popularidad de youtubers como el chileno Germán Garmendia, su trabajo y la fama que resulta de él se ha vuelto una aspiración para muchos jóvenes Crédito: Gentileza

El mundo digital y de las redes sociales aportan a la lista ningufoneo, una creación que se presenta como alternativa al inglés phubbing (que alude a la costumbre de prestar más atención a los dispositivos móviles que a las personas que tenemos delante) y youtubero, la adaptación al español del omnipresente youtuber.

Otras tres candidatas, bizarro, cuñadismo y vendehúmos, comparten el hecho de haber ampliado su significado a través del uso que de ellas hacen los hablantes.

Bizarro, recogida en el Diccionario académico como "valiente" o "generoso", tiene ya un amplísimo uso como "raro, extravagante", mientras que cuñadismo ha pasado de ser el "nepotismo en favor de un cuñado" a la "actitud de opinar sobre todo sin saber de nada y tratar de quedar por encima de los demás", mientras que vendehúmos es quien hace propuestas ilusorias y sin fundamento. Completan la lista LGTBfobia, papilomavirus y videoarbitraje.

La lista completa de las doce palabras candidatas y las recomendaciones y respuestas a consulta que sobre ellas ha hecho la Fundéu BBVA pueden consultarse aquí.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.