Beckingham Palace: la fastuosa propiedad californiana que David y Victoria le pidieron a Papá Noel

Según la prensa británica, la pareja podría haber solicitado a los agentes inmobiliarios que la residencia contara con un espacio para una pasarela (destinado a Victoria), así como con áreas especiales para cada uno de los hijos del matrimonio, como un estudio de grabación y otro de baile.
Según la prensa británica, la pareja podría haber solicitado a los agentes inmobiliarios que la residencia contara con un espacio para una pasarela (destinado a Victoria), así como con áreas especiales para cada uno de los hijos del matrimonio, como un estudio de grabación y otro de baile. Crédito: Grosby Group y Getty Images
La mansión, que fue propiedad de Petra Ecclestone, salió a la venta en 208 millones de dólares
(0)
12 de enero de 2017  • 13:15

Le pidieron un nuevo hogar a Papá Noel. En realidad, una nueva mansión. ¡Y no fueron decepcionados! La propiedad, en Los Ángeles, está valuada en 208 millones de dólares y tiene grandes comodidades: catorce habitaciones, veintisiete baños, una cancha de tenis, gimnasio, jardines y una gran pileta. Su antigua propietaria, también británica, fue la diseñadora de moda Petra Ecclestone (hija de Bernie Ecclestone, el magnate de la Fórmula Uno). El Daily Mail, que dio la primicia de la nueva adquisición de David y Victoria , la bautizó “Beckingham Palace”. Eso sí, para completar la operación y mudarse a esta soberbia residencia junto a sus cuatro hijos (Brooklyn, Romeo, Cruz y Harper), los Beckham pretenden vender su actual residencia de Bel Air, valuada en 31 millones de dólares (apenas 177 millones menos que su nuevo palacio). Sin duda, una forma muy especial de esta afortunada familia para recibir el próximo 2017.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?