5 shows que disfrutamos en 2016

Florence Welch, en Lollapalooza Argentina Crédito: Soledad Aznarez

Volvieron los Rolling Stones y Paul McCartney, debutó entre nosotros Florence Welch, Chris Cornell dio un gran concierto en el Colón y los Fabulosos Cadillacs dejaron tres noches de clásicos y nuevas canciones en el Luna Park

29 de diciembre de 2016  • 00:06

Es tiempo de balances, de repasar lo que vimos y escuchamos este año antes de dar vuelta la página y prepararnos para recibir el 2017. Y entre todas las visitas y shows locales del año, estos cinco se encuentran entre lo más destacado de la temporada que está próxima a irse.

The Rolling Stones

Sus Majestades Satánicas tuvieron un gran año, muy activo y con otro hito en su carrera: su debut en Cuba. Pero el año musical de Jagger, Richards, Wood y Watts casi que empezó entre nosotros. Después de iniciar la gira en Santiago de Chile, la banda inglesa protagonizó tres noches gloriosas en el Estadio Único de La Plata.

Paul McCartney

Muy activo, Macca tuvo una temporada de muchos y grandes conciertos, como los ofrecidos en La Plata. Dos noches vibrantes y emotivas, cargadas de clásicos y de recuerdos imborraboles.

Florence + The Machine

La oferta de un festival como Lollapalooza obliga al público a elegir desde que ingresa hasta que sale del festival. Al mismo tiempo pasan muchas cosas, y así como en un escenario estaban los bichos raros de la electrónica, Die Antwoord, en otro estaba la inspiradora Florence Welch al frente de Florence + The Machine. Los que eligieron a la británica hoy siguen agradeciendo la elección; los que se la perdieron, aún maldicen su mala suerte.

Los Fabulosos Cadillacs

Vicentico, Sr. Flavio y compañía regresaron con todo: con un nuevo álbum, la ópera rock La Salvación de Solo y Juan, y con tres muy buenos shows en el Luna Park. En el segundo hubo lugar para una pizca de nostalgia, con Luciano Jr (El Tirri) en escena y también con Daniel Melingo.

Chris Cornell

Días atrás, el líder de Soundgarden se dio el gusto de presentarse en el Teatro Colón con una versión íntima y acústica de su repertorio. El resultado: un concierto notable.