Suscriptor digital

La cantidad de antenas 4G se duplicó en 2016 y ya son un tercio de la infraestructura móvil

Según cifras del Enacom, ese número pasó de 5365 en enero a 9645 en octubre pasado; la cuarta generación de tecnología móvil ya está disponible en 960 localidades
José Crettaz
(0)
2 de enero de 2017  • 15:54

El 12 de diciembre pasado terminó la primera fase de despliegue de la tecnología 4G y el resultado es llamativo: las empresas instalaron muchas más radiobases -como se conoce en la jerga a las antenas que permiten las comunicaciones- que las exigidas por el pliego y avanzan a una velocidad inédita en la industria. Ahora, el Ente Nacional de Comunicaciones (Enacom) prevé comenzar a controlar si ese despliegue se ajusta a los compromisos y -sobre todo- si la calidad de la conectividad es la comprometida.

En mayo de 2015, las tres operadoras de servicios 4G (Movistar, Personal y Claro) habían instalado 1416 radiobases, cifra que para octubre de este año había ascendido a 9645. La cantidad se duplicó desde enero, cuando había declaradas 5365 radiobases instaladas. Es uno de los despliegues de tecnología móvil más acelerado de los que se tenga registro, en parte porque la Argentina fue el anteúltimo país de América latina en licitar el espectro correspondiente.

En el país, según cifras del Enacom a las que accedió LA NACIÓN, hay hoy 26.498 radiobases para comunicaciones móviles, de las cuales 5359 son 2G, 8566 operan simultáneamente en 2G y 3G, 2658 son 3G y el resto 4G (37% del total). El 59,4% de las radiobases de tecnología 4G están instaladas en el área metropolitana de Buenos Aires (AMBA) y el resto en las provincias. En total, el 4G y alcanza a 960 localidades del país -en el que hay aproximadamente unas 2000 poblaciones-, muy por encima de los compromisos asumidos. Para el director nacional de Control y Fiscalización de Enacom, Raúl Parodi, estos números indican que "el pliego técnico de la licitación estuvo mal hecho" y que entre las operadoras primó el objetivo de "captar mercado rápidamente con productos de más velocidad y otro modelo de cobro". En los próximos cuatro meses, el área que conduce Parodi se dedicará a la medición de la calidad del servicio (serán 650 horas de mediciones en las tres regiones en las que se divide el país, Norte, Sur y AMBA para evaluar "accesibilidad" y "retenebilidad" del servicio).

El proceso de despliegue del 4G comenzó a principios de 2015 tras la subasta de espectro realizada por el gobierno kirchnerista a finales de 2014. El despliegue está previsto en cinco etapas, la primera de las cuales -que acaba de vencer- se extendió durante 18 meses en los que las compañías móviles (o "celcos", como se las conoce en el sector) tuvieron que llevar la conectividad de cuarta generación al AMBA, todas las capitales provinciales y las ciudades de Rosario, Mar del Plata y Bahía Blanca, además de 13 corredores viales que en total suman 5.343 km. El operador entrante (ganó las frecuencias Arlink, una firma del grupo Manzano-Vila pero nunca pagó el precio ofrecido, le fueron retiradas y actualmente están judicializadas) tenía 24 meses de plazo. La segunda etapa, para la cual tendrán hasta 18 meses más abarca las localidades con más de 50.000 habitantes y once corredores más que suman 4.607 km. En tres años más, todo el país debería tener cobertura 4G.

LA NACION pidió a las tres principales operadoras su propio balance sobre el final de la primera etapa. "El 2016 fue un año de grandes logros: a dos años del lanzamiento de LTE en el país la compañía cuenta hoy con la red más grande de la Argentina, con más de 4,4 millones de clientes y más de 3600 radiobases instaladas; la cobertura 4G llegó a todas las capitales de provincia y más de 500 ciudades en todo el país, la Ciudad de Buenos Aires y su red de subterráneos. Recientemente, instalamos 4G en la base Marambio, convirtiéndonos en la primera operadora del mundo en llevar esta tecnología a la Antártida", destacó Adrián Di Meo, director de Red de Telefónica de Argentina. Para el técnico -que participó en despliegues similares en varios mercados europeos-, "si bien somos uno de los últimos países en lanzar 4G, hemos logrado valores de calidad de red y cobertura similares a los que Telefónica dispone en Reino Unido o España y lo hemos logrando en mucho menos tiempo gracias al compromiso inversor de Telefónica y al trabajo diario de cada uno de los empleados de la compañía". Di Meo destacó las pruebas de servicios innovadores como llamadas de voz y video en alta resolución a través de VOLTE (voz sobre LTE) y ViLTE (video sobre LTE).

En Claro (filial local de la mexicana América Móvil), destacaron que la empresa "continúa con el despliegue de acuerdo a lo pautado en la licitación de espectro. Además, se continúa incrementando la capacidad de la actual red 3G, expandiendo el tendido de fibra óptica y desplegando 4G LTE, para ampliar la cobertura y la capacidad de voz, SMS y datos móviles". Para la empresa, "el contexto del 2016 estuvo marcado por la calidad del servicio ante un usuario que ha cambiado sus hábitos de consumo, por transformaciones caracterizadas por el consumo mobile de todo tipo de contenidos (principalmente datos, música y video vía streaming), y una demanda creciente en el acceso a mejores velocidades de conexión".

Por su parte, fuentes de Personal afirmaron: "A dos años del encendido y despliegue de la red 4G LTE, Personal llevó adelante su implementación a un ritmo de ejecución sin precedentes, alcanzando 5 millones de nuestros clientes 4G en más de 700 localidades del país incluidas todas las capitales de provincias y la Ciudad Autónoma de Buenos Aires. Para tomar dimensión del nivel de incorporación de esta nueva tecnología por parte de nuestros clientes, sólo durante el último año, cerca de 10.000 clientes por día se sumaron a nuestra red 4G". En la empresa -controlada por el Fintech Advisory- sostienen que "a la hora de hacer el balance es necesario ponderar que una parte de la totalidad del espectro licitado (puntualmente la banda de 700 MHz) no fue entregada a los operadores en el tiempo previsto y, una vez asignado, hasta la actualidad no cumple con los requisitos técnicos exigidos y acordados para su utilización, ya que se encuentra en parte ocupada por otros servicios que interfieren con la telefonía móvil". Y también marcaron la necesidad de "seguir concientizando a la sociedad en general y las autoridades gubernamentables y municipales que para continuar con el despliegue de red 4G y la mejora de la infraestructura sobre nuestras redes 2G y 3G es necesario continuar instalando antenas que garanticen la cobertura y calidad de los servicios que ponemos a disposición de nuestros clientes".

"El acceso a Internet móvil con 4G, el despliegue de Arsat con la llegada a nuevas localidades del país y los subsidios a cooperativas y pymes forman parte del plan del gobierno para universalizar el acceso a banda ancha", resumió a La Nación el presidente del Enacom, Miguel de Godoy.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?