Suscriptor digital

Eric Trump: "La Argentina es percibida como un país más abierto"

Eric Trump:

04:06
Video
El hijo del presidente electo de EE.UU. elogió las políticas que impulsó Macri y señaló que ayudarán a atraer inversiones
Loreley Gaffoglio
(0)
6 de enero de 2017  

PUNTA DEL ESTE.- Dos robustos guardias del Servicio secreto lo siguen a sol y a sombra. Inspeccionan cada centímetro del showroom de la Trump Tower en Punta del Este, que se construye gracias a un franchising de la marca, sobre el mar de La Brava. Afuera y en el Gran Hotel, donde Eric Trump (32 años), hijo del presidente electo de Estados Unidos, se hospedó durante los tres días que demandó su promocional incursión esteña, esperan cuatro agentes más. Se camuflan sin éxito entre gente del real estate. Anteanoche, Eric, el tercer hijo de Donald Trump , tuvo una jornada por demás movida. Junto con los compradores -en su mayoría argentinos, pero también brasileños y europeos-, celebró con una fiesta para 250 invitados la buena estrella del emprendimiento, cuyas 154 unidades se vendieron en un 60%.

Entre selfies y halagos -según contaron testigos-, Trump saludó y conversó con todos los que se le acercaron. Hubo muchas más restricciones para hablar con la prensa: los temas políticos estuvieron vedados de antemano y la charla tuvo también una limitación de tiempo: 11 minutos, interrumpidos abruptamente cuando la conversación asomaba tímidamente por el sendero político. Formado en negocios en la Universidad de Georgetown, Eric Trump podría ser la contracara de su padre. Es cordial, suele sonreír y no ahorra halagos para describir "esta parte del mundo", que lo maravilla y que ya visitó por sexta vez consecutiva.

Los pormenores de la entrevista con Eric Trump

05:37
Video

-¿Cómo impacta en la marca Trump que su padre sea el futuro presidente norteamericano?

-Nuestra marca tiene hoy una popularidad inédita en todo el mundo. Pero no nos apoyamos en eso ni en la política, sino en hacer los mejores proyectos. Y eso es lo que nos hace exitosos en real estate. Que alguien sea famoso no quiere decir que podrá vender lo que hace. Lo vendés porque tenés el mejor edificio, que es lo que la gente quiere. Es verdad que tenemos ahora el mayor reconocimiento mundial de marca, que es aspiracional, se ubica en una forma de vida única. Y voy a continuar perpetuando esos valores en la compañía los próximos cuatro años.

-¿El reconocimiento es la única connotación fuerte de la marca?

-Siempre nos ha ido excelentemente bien en todo el mundo, incluso antes de que nuestro apellido entrara en política. Y continuará yéndonos muy bien por la apuesta a la calidad.

-¿Cuánto cree que influyó el cambio de rumbo económico del gobierno de Mauricio Macri para que la Trump Tower esté vendida en un 60%?

-No hablo sobre política, no es mi mundo. Soy un hombre de negocios. Pero Macri se abrió al mundo muchísimo y eso ayudó. Desde donde yo estoy, la Argentina es percibida internacionalmente como un país mucho más abierto y amigable para los negocios. Eso traerá inversiones y creo que ayudará al desarrollo del país. La gente quiere ver estabilidad en su país y ver llegar las inversiones de otros países. Cuantas más lleguen, mejor les irá en lo económico.

-¿Qué impresión tuvo de Macri cuando lo conoció?

-En realidad, no lo conocí. Pero él estuvo en Nueva York por muchos años. Mi padre lo conoció de joven, tenían desarrollos inmobiliarios en Nueva York y tuvieron una buena relación. Esperemos que la relación entre la Argentina y Estados Unidos se fortalezca como nunca antes. Eso se lo dejo a ellos. Aunque sería lindo ver una relación increíble entre los dos países. Entre los tres, porque hay que incluir a Uruguay. Son lugares increíbles; Estados Unidos, también. Y por eso estamos acá.

-¿Cómo cree que cambiará su vida dentro de dos semanas, cuando su padre asuma el poder?

-Tendré una vida muy interesante, será un desafío. Pero me quedaré en Nueva York con mi hermano haciendo crecer la empresa. Es mi padre el que se irá a Washington para transformar el país junto con la gente más capacitada del mundo. Ni mi hermano ni yo nos involucraremos en política. Y mi padre tampoco se involucrará en los negocios. Seré su mayor defensor, porque él es un hombre increíble, que logró cosas más increíbles aún. No puedo estar más que orgulloso de él. El "viaje" de los últimos 18 meses es algo que muchos libros analizarán. Será estudiado durante años. Él hará un gran trabajo para el país y nosotros haremos otro gran trabajo con su legado, que tiene los mejores hoteles, edificios y canchas de golf del mundo.

-¿Estaría dispuesto a renunciar a los negocios si su padre le pidiera que lo acompañara en política? Usted fue uno de sus asesores durante la campaña...

-Nuestra compañía es muy grande, pero el centro de la empresa es nuestra familia. Él estará muy ocupado gobernando el país, rodeado de gente muy capacitada y hará un trabajo increíble. Y yo haré eso mismo con la compañía.

Crédito: Santiago Hafford

-¿Qué cree que esperan los norteamericanos de usted?

-El mío será un rol interesante, distinto. Siempre nos hemos conducido de manera muy correcta y seguiremos así. Seguiremos haciendo negocios cada día como emprendedores y ésa es la fibra que ha hecho grande a Estados Unidos. Pero, de vuelta, no estaré inmiscuido en la vida gubernamental. Estuvimos en el ojo de la vida pública por mucho tiempo, por nuestro negocio, por El aprendiz [el reality show de su padre] y por nuestra familia. Pero haremos que nuestro padre esté muy orgulloso de nosotros. Él es conocido por ser uno de los mayores desarrolladores del mundo. Y en los últimos 11 años, [sus hermanos] Donnie, Ivanka y yo expandimos esa marca internacionalmente. Pero mi trabajo es que él esté orgulloso de nosotros. Seguramente, estará mirando y al final lo estará.

-¿Cuál es su respuesta cuando le preguntan sobre el conflicto de intereses entre sus negocios y la investidura de su padre?

-Es un tema que tomamos muy seriamente. Pero no habrá conflictos de intereses porque habrá una separación entre "Iglesia y Estado". Eso es muy importante para mí. Él tiene el trabajo más grande del mundo como comandante en jefe y yo tengo otro grande manejando una compañía en la que estoy desde hace mucho tiempo. Esas dos cosas estarán indefectiblemente separadas. Obviamente, observaré con mucha curiosidad lo que él haga desde lo público. Pero no compartiremos funciones.

-¿Hay definida una estrategia para mitigar cualquier posible conflicto de intereses?

-Sí, como dije, lo tomamos muy en serio. La semana que viene, en Nueva York, daremos una conferencia de prensa sobre eso. Habrá muchísimas medidas y muy significativas.

-Como hombre de negocios, ¿le molesta no tener el campo allanado para expandirse sin limitaciones?

-No necesariamente, porque al mismo tiempo todos somos patriotas, amamos nuestro país. Él será el hombre más poderoso del mundo y los intereses de Estados Unidos están por encima de todo. Estuvimos ahí para apoyarlo y seguiremos haciéndolo. Y si hay sacrificios, lidiaremos con ellos. Estoy seguro de que los habrá. Pero está bien, porque amamos nuestro país. Cuando la política se termine, siempre podremos volver sin limitaciones.

-¿Enfrentar esas limitaciones es su mayor desafío?

-Será interesante, divertido, estimulante. Definitivamente, es una nueva frontera. Nuestra vida, por cualquiera que sea la razón, siempre ha sido intensa. Y, muchas veces, un poco loca. Pero amamos eso y como familia nos divertimos mucho siendo parte de todo esto.

-¿Existe alguna posibilidad de que la marca Trump desembarque en Rusia?

-En los últimos años intentamos hacer algunos negocios en Rusia y nunca nos sentimos cómodos con el tipo de negocios que vimos. Es una posibilidad que en los próximos 20 o 30 años terminemos en Rusia. Absolutamente. ¿Está bien hacerlo ahora? Probablemente, no. Hoy no tenemos negocios ni intereses en Rusia. No hemos invertido tiempo allí, para nada.

El magnate ahora ataca a Toyota

El presidente electo de Estados Unidos, Donald Trump, volvió a embestir contra otro gigante de la industria automotriz, Toyota, al que amenazó con imponerle aranceles aduaneros si el fabricante japonés construye una nueva planta en territorio mexicano.

"Toyota Motors dice que construirá una nueva planta en Baja California, México, para fabricar automóviles Corolla para Estados Unidos. ¡De ninguna manera! Construyan la planta en Estados Unidos o paguen un gran arancel aduanero", escribió Trump en la red social Twitter.

Tras el mensaje de Trump, las acciones de la firma nipona en la Bolsa de Nueva York cayeron un 0,5%, a 120,45 dólares por acción.

Toyota es el tercer fabricante de automóviles, después de General Motors y Ford, al que Trump ha amenazado con la imposición de aranceles aduaneros por producir en México -donde los salarios son más bajos- e importar después los vehículos a Estados Unidos.

Ford canceló el martes una inversión de 1600 millones de dólares en el país vecino para construir una nueva planta en San Luis Potosí. Y anunció, al mismo tiempo, una inversión de 700 millones de dólares en el estado norteamericano de Michigan, donde creará 700 nuevos puestos de trabajo.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?