Con una tímida convocatoria, comenzó la 52° edición del festival de Jesús María

Doma, Folklore y polémica. Patricia Sosa fue la figura central que abrió la primera de las once jornadas del encuentro cordobés
Gabriela Origlia
(0)
7 de enero de 2017  

Patricia Sosa, el número fuerte de la primera noche de festival
Patricia Sosa, el número fuerte de la primera noche de festival Crédito: CANAL 12 TV

JESÚS MARÍA, Córdoba.- Una hora y 40 minutos llevaba la doma y el folklore en esta ciudad cuando Patricia Sosa tuvo su primera vez en este tradicional escenario. Un video de su nuevo trabajo, Señales fue la apertura del show. Después, sus éxitos y dos folklóricas, las tradicionales "Juana Azurduy" y "Alfonsina y el mar".

En segundos puso a la gente de su lado; la hizo cantar, abrazarse y bailar. Bromeó con su relación con su marido y productor, Oscar Mediavilla, y con los gritos que su nombre generaron en la platea femenina. Con calza blanca con estampas doradas, remera de brillos y sus infaltables botas, Sosa cumplió con las expectativas de los organizadores que apostaron para la inauguración a una figura del rock y el melódico pero que compartió dos años de escenarios con Ariel Ramírez.

"El mar más grande que hay", "Si bastasen un par de canciones", "La verdad y el amor", "Endúlzame los oídos" y "Eterno amor" fueron algunos de los temas que interpretó. Homenajeó a Pappo con "Mi vieja". Algo más de una hora de complicidad y diversión con la gente.

Esta primera noche, que continuó con Leandro Lovato y Los Izkierdos de La Cueva, había arracado con 1.200 bailarines en el campo de la doma que fueron mezclando gato, zamba, chacarera y tango con payadas. Alguna falta de coordinación y la extensión de los números hicieron tediosa la puesta.

El santiagueño Fran Salido fue el encargado de abrir el espectáculo musical y después de una serie de montas llegaron los Canticuénticos, los santafecinos que suman ritmos del folklore argentino y latinoamericano a la música para chicos y son un fenómeno en YouTube con su "Cumbia del Monstruo".

El público bailó con los carnavalitos jujeños de La Cantada; nadie se quedó sentado cuando sonó "El Pasito de la llama", hit que los convirtió en infaltables de los grandes festivales.

La convocatoria fue mucho menor a la esperada; en las plateas y tribunas había claros importantes. Tal vez por las amenazas de lluvia de toda la jornada o por el perfil de la programación inicial. El anfiteatro estaba semivacío y, en cambio, las calles estaban llenas y con ambiente festivalero. "Estoy viendo, voy a elegir qué noche entrar", era la frase repetida.

Siempre polémica

Los organizadores de Jesús María admiten que eligieron a Sosa siguiendo la línea de los últimos años y en busca de ampliar la convocatoria. Nicolás Tottis, presidente de la comisión, afirmó a LA NACION que polémicas como las que provocaron la presencia de Pedro Aznar y Lali Espósito el año pasado los "fortalece" y los "hace crecer".

Los debates sobre qué perfil de artistas se debe convocar son permanentes desde hace años, pero los cambios no se detienen desde que otra comisión -más conservadora- trajo a Estela Raval y Valeria Lynch.

Aunque nadie discutió la calidad interpretativa de Sosa y la puesta de su show, hay consenso de que no era la figura para abrir el festival. "La Cantata" tiene un repertorio limitado y los "Canticuénticos" es para un segmento reducido. Síntesis: el que paga la entrada espera una propuesta más compacta.

Lo que viene

Esta vez continuarán, de seguro, cuando el próximo viernes Leo Dan y Palito Ortega compartan escenario y se espera que lleguen a su pico el 14 con el rapero y reggaetonero Ozuna, por sus letras "subidas de tono", admite Tottis.

Esta noche Los Rojas (Jorge, Lucio y Alfredo) son la principal atracción, mientras que mañana Los Nocheros celebran sus 30 años de trayectoria artística; también estará Luciano Pereyra. Son de los nombres más convocantes del festival.

Los números

Precios de entradas, costos de producción y hasta un "boliche"

  • La entrada general de las 11 noches promedia los 300 pesos (menores, 80 pesos y jubilados, 150 pesos). Para ver el cuarteto de Ulises Bueno y Chipote, al rapero portorriqueño Ozuna, a la boy band CNCO y al DJ Fede Flores, hay que pagar 250 pesos. El costo de esta edición ronda los 27 millones de pesos.
  • Desde siempre Jesús María -que abre la temporada de festivales en el país- es espacio fértil para la visita de políticos en campaña o ya elegidos. Este año será una excepción, el gobernador cordobés Juan Schiaretti estuvo el jueves y dejó un aporte en publicidad de 2,5 millones de pesos y desde la Rosada plantearon que difícilmente el presidente Mauricio Macri pueda asistir. Dejaron abierta la posibilidad para miércoles o jueves.
  • En una temporada en la que hay polémica por los precios de la gastronomía en lugares turísticos, los organizadores de Jesús María establecieron una lista de precios oficiales que rige en el estadio. En plan "gasolero", por 80 pesos se puede comer un pancho y una coca. Una parrillada cuesta 190 pesos y, si aun con temperaturas cercanas a los 40 grados, alguien se anima a un locro, la porción sale 80 pesos.
  • Por primera vez en su historia, el anfiteatro alberga un boliche; está pegado al escenario. "Terrazas del festival" funciona como bar de bebidas y comidas rápidas en la previa y, cuando termina el show del artista principal (alrededor de las 2) arranca la música. Cierra a las 6. El ingreso es con la misma entrada del festival.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?