Mario Soares: el líder que devolvió a Portugal a la democracia

(0)
8 de enero de 2017  

LISBOA.- Era conocido como "el padre de la democracia portuguesa", tras la Revolución de los Claveles de los años 70, y fue el artífice también del ingreso de su país en la Unión Europea (UE). Mario Soares fue un socialista al que hasta sus opositores llamaban con afecto "O rei" en sus apariciones que en los últimos años se hicieron cada vez menos frecuentes, hasta su muerte, ayer, a los 92 años.

Soares fue primer ministro de 1976 a 1978 y entre 1983 y 1985, y después ocupó la jefatura de Estado durante dos mandatos, entre 1986 y 1996. "Fue inmensamente importante para Portugal no sólo tras 1974, sino ya antes de la Revolución de los Claveles", afirmó hace meses el ex presidente portugués Antonio Ramalho Eanes. Soares empezó a combatir la dictadura de Antonio Salazar en 1942, cuando era un estudiante de sólo 18 años. Más tarde, ya como abogado, defendió a opositores al régimen y él mismo estuvo en prisión en varias ocasiones.

En 1968 fue desterrado a la isla africana de Santo Tomé y Príncipe -entonces colonia portuguesa- y en 1970 se exilió en París.

Un año más tarde, la dictadura más antigua de Europa occidental fue arrasada por un golpe militar prácticamente incruento y el 25 de abril de 1974 los portugueses colocaron claveles en los fusiles de los soldados. Soares llegó días más tarde a Lisboa y se ocupó de que la influencia de los radicales en los militares de la revolución fuera cada vez menor.

Después de esa época turbulenta, en la que fue ministro de Exteriores y premier, en 1986 se convirtió en el primer civil que llegó a la jefatura de Estado.

Agencias DPA y EFE

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.