Atlanta, una gran serie que no hay que perderse

Te contamos de qué se trata, y quién es el creador de esta comedia que arrasó en los Globos de Oro
Martín Fernández Cruz
(0)
20 de enero de 2017  • 00:14

1. Buscando el éxito

“La necesidad tiene cara de hereje”, ese bien podría ser el leitmotiv de Earn (Donald Glover), el protagonista de Atlanta. Earn vive con su ex novia Van (Zazie Beetz), aunque sería más apropiado decir que más que vivir "con" ella, vive “de” ella, simplemente porque él no tiene un trabajo estable y los números de su cuenta siempre están en rojo, motivo por el que la relación comienza a enfriarse y ambos parecen más amigos que amantes. Incluso tienen una hija pequeña de la que Van debe hacerse cargo constantemente, otro motivo por el que él también le resta puntos a la pareja. Pero decidido a revertir esa situación y a convertirse en un hombre autosuficiente (al menos desde lo económico), decide convertirse en aspirante a manager de su primo, el (también aspirante a) rapero Alfred “Paper Boi” (Brian Tyree Henry), un delincuente de la zona con un inesperado talento para el hip hop. Decididos a hacer millones con la música, ambos primos intentarán armar una carrera profesional mientras deben dejar atrás los vicios y las malas compañías de su vida actual.

2. Donald Glover, el hombre detrás (y delante) del hit

Un largo camino recorrió Donald Glover hasta llegar a Atlanta, su primera gran obra. Desde el 2005 comenzó a guionar distintos cortos, mientras daba también sus primeros pasos profesionales en la actuación. Con un CV abultado pero sin ningún programa prestigioso, logró dar un salto importante cuando es contratado, con menos de 26 años, por la mismísima Tina Fey para escribir varios episodios de la sitcom 30 Rock. A partir de allí, Glover inició una carrera de lo más sólida que lo llevó a actuar en otras importantes series como Girls y Community, mientras en simultáneo y bajo el seudónimo Childish Gambino logró una exitosa trayectoria en el mundo del rap. Su gran oportunidad se presentó cuando en 2013, el canal FX de los Estados Unidos lo contrató para una serie de temática musical que él escribiría, produciría, protagonizaría, musicalizaría y hasta dirigiría (al menos un par de episodios). Y como una especie de Orson Welles televisivo, Glover logró un contrato extraordinario como capitán de su propia ficción. El público debería esperar tres años para que finalmente en septiembre de 2016, Glover estrenara Atlanta, con un resultado positivo tanto de crítica como de audiencia.

3. Una comedia con voz propia

Atlanta tiene un tono muy particular, y eso en buena medida es el motivo de su éxito. Con la excusa de mostrar a un grupo protagónico al borde de la marginalidad, la ficción recorre una geografía poco amable desde una óptica social que si bien pone el acento en el humor, no por eso es necesariamente ligera. En ese sentido, el segundo episodio (titulado Streets on Lock) es uno de los ejemplos más interesantes sobre cómo Glover entiende que debe funcionar la comedia. En ese capítulo, Earn pasa un buen tiempo detenido en la oficina de una comisaría local, y allí el guionista muestra todo tipo de personajes y situaciones, que van desde un humor absurdo hasta una crítica social desaforada que no teme apuntar sus cañones contra la violencia policial. Y allí es donde nace la verdadera identidad de Atlanta: en poder hacer humor sin miedo a bajar línea, logrando hacer comedia para luego virar a un tono mucho más amargo en apenas unos instantes, consiguiendo así una identidad única dentro de la televisión actual.

4. Las desventuras de Earn, Paper Boi y Darius

Otro de los logros de Atlanta es el trío de protagonistas. Earn, Paper Boi y Darius (Keith Stanfield) componen un grupo central perfectamente equilibrado, en el que cada uno desempeña un rol determinado. Paper Boi suele ser el de menos paciencia y más temperamento; Earn el que intenta utilizar la cabeza para encauzar su vida y la de sus compañeros, mientras que Darius es totalmente volátil poniendo en la dinámica de grupo ese ingrediente imposible de predecir. Los tres logran una química que se convierte en uno de los grandes atractivos de la serie y si bien son personajes que viven con un pie puesto en la delincuencia de poca monta y otro puesto en los sueños de salvación económica, no dejan de ser cercanos para cualquier espectador. Son el prototipo del antihéroe querible, ese tipo de personaje al que si bien nadie querría como amigo, tampoco podría decirle que no a tomar una cerveza. Y Glover escribe a un grupo de personajes irremediablemente simpáticos, que se ubican justo en el punto medio en el que podrían ser despreciables para terminar siendo de lo más afables.

5. El futuro de Atlanta

Con dos Globos de Oro bajo el brazo (uno como mejor serie de TV y otro para Glover como mejor actor de comedia), Atlanta tiene el futuro totalmente asegurado. La segunda temporada ya está confirmada y será estrenada en algún momento de 2017, mientras que Donald tiene por delante varios proyectos interesantes. Por un lado, estará en la nueva película de Spider-Man (aunque no en el rol de Peter Parker, a pesar de haber tenido a sus espaldas una masiva campaña en Twitter que lo propuso como el actor ideal) y, por otra parte, formará parte de la esperada película de Star Wars centrada en la juventud de Han Solo. En ese film, Glover interpretará a un joven Lando Calrissian, otro personaje ícono de la mitología creada por George Lucas. De esta forma, Glover (que dicho sea de paso, no es hijo de Danny Glover, aunque muchos supongan lo contrario) se consolida como un gran actor y también debido a su trabajo en Atlanta, como uno de los autores televisivos más prometedores de su generación.

¿Cuándo verla? Los primeros cinco capítulos se podrán ver hoy, a partir de las 23, por FOX Comedy y los últimos cinco desde el viernes próximo, en el mismo horario. Además, está disponible en la app de Fox.

temas en esta nota

0 Comentarios Ver

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.